¿Qué es la resiliencia y por qué es importante inculcársela a tu hijo?

¿Qué es la resiliencia y por qué es importante inculcársela a tu hijo?

La resiliencia es la capacidad que poseen las personas para adaptarse y afrontar los cambios y dificultades de una manera positiva. Aunque algunos niños parece que traen desde su nacimiento cierta capacidad de tolerancia a las frustraciones, los problemas o enfermedades, también es posible aprenderlas. La resiliencia puede verse como una capacidad que ampliada, que podría incluir cualidades como esperanza, tolerancia, resistencia, adaptabilidad, recuperación ante adversidades, facilidad para la solución de problemas e iniciativa. Los niños resilientes suelen responder adecuadamente frente a los problemas cotidianos, son más flexibles y sociables, y tienden a tener una buena capacidad de autorregulación emocional  y autonomía. Podríamos enumerar sus características así: Tienen una buena autoestima Son seguros y saben pedir ayuda si la necesitan Enfrentan constructivamente la competencia y aprenden de los propios errores Tienen mejores y más eficaces estilos de afrontamiento Son optimistas y muestran una mayor tendencia a manifestar sentimientos de esperanza Tienen la capacidad de ver los problemas como retos y abordarlos desde diferentes perspectivas. Son creativos. Son empáticos Tienden a ser solidarios Tienen un buen sentido del humor Estos rasgos y habilidades tienen un componente genético, pero pueden verse reforzados por la influencia positiva del medio familiar en la vida del niño. Factores que favorecen la resiliencia en los niños Apego parental Desarrollo de intereses y vínculos afectivos externos Clima educacional sincero y capaz de

leer más

;

Papás felices, hijos felices

Papás felices, hijos felices

Mucho hemos leído, escuchado y platicado acerca de cómo educar a nuestros hijos para que sean felices. Si bien cada generación es diferente, existe una regla esencial y es que hablemos de la época que sea, los ingredientes mágicos son el cariño y la alegría. que logramos transmitir a nuestros pequeños. Si te estás preguntando qué hacer para que tus hijos sean más felices, la respuesta es simple: depende de la edad del niño, de su personalidad, de cómo se ha creado el vínculo con sus padres y, sobre todo, de cómo tú, papá, estás haciendo tu labor. Si consideras que como papá no eres muy expresivo, te recomendamos tomar en cuenta estos consejos para empezar a serlo; ahora que si te identificas como un rotundo apapachador, estas mismas recomendaciones podrían servirte para no pasarte de la raya y evitar el riesgo de impedir la autonomía y el control emocional de tu hijo. Practica la felicidad Lo que hace feliz a nuestros hijos puede llegar a sorprendernos, ya que su capacidad de asombro es inmensa. Como papás no podemos regalarles la felicidad pero sí podemos enseñárselas. ¿Cómo? ¡Practicándola! Cuando un papá o una mamá se siente feliz, contento con sus propias actividades, es mucho más fácil que transmita felicidad a quienes lo rodean (empezando por su propia familia). En cambio,

leer más

;

Lo que los niños más disfrutan hacer con sus padres

Lo que los niños más disfrutan hacer con sus padres

padres Cada año, una maestra, que durante dieciséis años se dedicó. a dar clases en diferentes países del mundo, acostumbraba poner a sus alumnos un mismo ejercicio. La tarea consistía en que todos debían pensar en las actividades que más disfrutaban hacer con sus papás. Aquellas con las que se sentían felices y amados, para luego anotarlas en su cuaderno. padres En comparación con lo que ocurría cuando les encargaba cualquier otra tarea, los alumnos guardaban absoluto silencio para dedicarse a escribir lo que les habían pedido. Según cuenta la maestra, conforme los niños hacían sus anotaciones, ella se deleitaba viéndolos sonreír, contentos con el solo hecho de recordar todas esas experiencias que les habían resultado tan agradables. padres Lo interesante de esta anécdota es que, año con año, la maestra volvía a darse cuenta de que las respuestas de los niños eran prácticamente las mismas. Independientemente del país en el que había sido llevado a cabo el ejercicio, el resultado era similar. Esto la llevó a una clara conclusión. Para los niños, las actividades que realizan en compañía de sus padres, que más valiosas y memorables resultan, son aquellas que llevan a cabo un día cualquiera, y cuya principal característica es la sencillez. La maestra nos compartió una lista con las diez respuestas más frecuentes derivadas de ese ejercicio,

leer más

;

Las diez actividades más memorables para un niño

Las diez actividades más memorables para un niño

Que vengan a mi habitación por la noche, me arropen y me canten una canción. También que me cuenten historias de cuando era más pequeño Que me den besos y abrazos, se sienten y hablen conmigo en privado Que pasen tiempo solo conmigo, sin que estén mis hermanos Que me den alimentos nutritivos para que pueda crecer sano Que hablemos durante la comida de lo que podríamos hacer juntos el fin de semana Que por la noche hablen conmigo sobre cualquier cosa: amor, escuela, familia, etcétera Que me dejen jugar mucho afuera Meternos bajo una cobija y ver juntos nuestro programa de televisión favorito Que me exijan disciplina, me hace sentir importante para él/ella Que me dejen mensajes especiales en mi escritorio o dentro de mi lonchera ¿Qué te pareció la lista? ¿Coincide con la tuya? Sea como sea, a nosotros nos encantó lo que podríamos considerar la moraleja de este cuento: lo que más hace feliz a un niño son los pequeños detalles. ¡Tómalo en cuenta! 

Abrir chat