Si crees que debes prohibirle esto a tu hijo, estás en un error

Si crees que debes prohibirle esto a tu hijo, estás en un error

Establecer límites y poner normas a los niños es uno de los pilares de la educación. Los necesitan para estar en armonía, para aprender y para relacionarse con su entorno de forma saludable. Sin embargo, debes tener cuidado con el exceso de normas. Podrá parecerte extraño, pero hay cosas que los papás suelen prohibir a sus hijos y no deberían hacerlo, ya que hay ciertas restricciones que pueden provocar que un niño se sienta tan inseguro, que podría afectar su aprendizaje. 10 cosas que no debes prohibir a tu hijo Cometer errores ¿A ti te gusta que te griten y te regañen cuando te equivocas? A un niño tampoco, sobre todo porque está en pleno proceso de aprendizaje y todavía se le dificultan varias cosas, como abrocharse las cintas de los zapatos, tender bien su cama o guardar cada juguete en su lugar. Lo importante es que le ayudes a mejorar día a día y darle el tiempo necesario para que vaya aprendiendo poco a poco a hacer tareas que a ti te pueden parecer sencillas, pero para él pueden ser muy complicadas. Llorar Frases como “ya no llores” o “te ves muy feo llorando” enseñan a los niños que llorar es malo. Si cada vez que tu hijo llora le gritas y lo regañas, comenzará a reprimir sus emociones, intentará no

leer más

;

Tú también puedes educar sin golpes

Tú también puedes educar sin golpes

Por Patricia de la Fuente A lo largo de la historia se había creído que los padres deben ejercer autoridad sobre los hijos para obtener resultados traducidos en obediencia y buen comportamiento. Sin embargo, la Disciplina Positiva es un método educativo que propone tratar a los niños con respeto y amor. Actitudes que parecieran simples en el trato con los niños pueden traerles grandes beneficios relacionados con sus habilidades sociales, y también tienen que ver con valores. Referirse a ellos con respeto y amor se vera reflejado en aspectos como: Autoestima sana Seguridad Respeto a los demás Estos son algunos aspectos clave de esta herramienta, también conocida como “crianza respetuosa”, y que todos los papás pueden llevar a cabo: El eje rector de la disciplina positiva son los valores. Educar a un pequeño consciente del respeto a los demás lo facultará para comprender que sus padres buscan su bienestar y para entender que al educarlo buscan lo mejor para él. En la Disciplina Positiva se ofrecen al niño opciones para decidir sobre las diferentes circunstancias a las que se enfrenta. De esta forma, él será consciente de que es responsable de sus actos y decisiones. Además, este tipo de acciones contribuye a que sean seguros de sí mismos. Al ofrecer distintas opciones a los pequeños, es necesario hacerles saber las

leer más

;

Creer que tus hijos son perfectos, y otros errores comunes en la paternidad

Creer que tus hijos son perfectos, y otros errores comunes en la paternidad

1. Vivir a través de nuestros hijos Es común que los padres nos sintamos orgullosos de nuestros hijos, e incluso que nos den más felicidad sus logros que los propios. Sin embargo, hay que tener en cuenta que si nos involucramos demasiado en sus vidas podrá llegar un momento en que nos resulte complicado ver dónde acaban ellos y dónde empezamos nosotros. Si nuestros hijos se convierten en una extensión de nosotros, podríamos empezar a verlos como una segunda oportunidad y esto sería un error grave, ya que no se trata de nuestra autorrealización sino de la suya.  2. Creer que nuestros hijos son perfectos Algo que oigo frecuentemente de profesionales que trabajan con niños (orientadores o maestros) es que los padres de hoy no quieren oír nada negativo sobre sus hijos. La verdad a veces duele, pero solo cuando escuchamos con la mente y el corazón abiertos estamos en posibilidad de actuar antes de que la situación se nos vaya de las manos. Una psiquiatra del centro médico Children’s of Alabama me contó que es mucho más fácil solucionar cualquier situación en niños que en adultos, ya que cuando el problema persiste por años se incorpora como parte de la identidad de la persona. 3. Tratar de ser el mejor amigo de nuestro hijo Como todo mundo, quiero que

leer más

;

¿Cuál es el verdadero efecto de los gritos en el cerebro de tu hijo?

¿Cuál es el verdadero efecto de los gritos en el cerebro de tu hijo?

Igual que no tiene más razón el que más alza la voz, tampoco conseguirá mejores resultados quien grita. De hecho, lo más probable es que ocurra al contrario. Los gritos pueden tener dos orígenes: la pérdida de la paciencia o creer que dan autoridad y sirven para lograr disciplina. Sin importar el origen, la realidad es que no sirven para nada.  Aquí una explicación, a partir de la ciencia, sobre por qué los gritos no sirven como modelo de educación. Es más: el cerebro del niño, en vez de aprender cuando le gritan, se bloquea. Lee también ¿Cómo puedo ser una mamá más paciente?  5 razones sobre por qué el cerebro del niño no aprende con gritos Los gritos son como lanzas, como dardos envenenados. Tal vez pensemos que el niño reacciona ante ellos porque “aprende la lección”, pero no es así. En realidad, reacciona por miedo, porque se siente herido y no quiere que lo vuelvan a hacer. Pero no aprende. Su cerebro se bloquea.  Podríamos explicar la versión educativa de por qué el niño sólo obedecerá ante los gritos por miedo y no por respeto o empatía. Pero existe una razón más poderosa aún para que decidas eliminar los gritos de tu vida: una razón química. Esta es la explicación y las numerosas razones que la ciencia nos da para que intentemos evitar

leer más

;

¿Cómo lograr que no abusen de tu hijo por ser demasiado bueno?

¿Cómo lograr que no abusen de tu hijo por ser demasiado bueno?

El temperamento viene marcado por los genes desde que nacemos. Así, los niños desde edad muy temprana pueden tender a ser nerviosos, intranquilos, irritables, asustadizos… Es posible que tu hijo sea obediente, tranquilo, callado, ordenado, responsable y protector. Esta manera de comportarse de un modo tan perfecto le puede llegar a definir como un niño extremadamente bueno pero, ¿es posible que esta conducta haga que los demás abusen de ellos? Cómo se comporta un niño “extremadamente bueno” Está dispuesto a atender las necesidades de los demás antes que las suyas, llegando a hacer cosas que no quiere con tal de agradar y de hacerse ver ante los otros. Intenta hacer todo él, de manera autónoma, para que los demás se alegren y no tengan que prestarle ayuda. No manifiesta emociones agresivas. No se enfada ni hace rabietas. Suele relacionarse poco con otros niños y obedece siempre a los adultos. Cede ante los demás, se deja llevar y no sabe defenderse. Cómo proteger a los niños que son muy buenos La mayoría de los papás creen que tener un hijo tan bueno es ideal. Sin embargo, este tipo de niños que pasan desapercibidos, que no fastidian y, por tanto, son dóciles y obedientes, también pueden ser motivo de preocupación para los papás. Aunque el comportamiento de estos niños puede resultar cómodo para su educación,

leer más

;

Protege a tu bebé cuidando tu salud emocional durante el embarazo

Protege a tu bebé cuidando tu salud emocional durante el embarazo

Cuando una mujer está a punto de traer al mundo a una nueva criatura siempre trata de cuidarse físicamente: se alimenta lo mejor posible, toma vitaminas y todo lo necesario para que el desarrollo del bebé sea óptimo, pero en ocasiones olvida aspectos que son igual de importantes. En la actualidad se han realizado estudios que comprueban que el bienestar físico de la madre es de tanta importancia como su salud emocional. La estabilidad mental y tener un embarazo libre de estrés, en el que las emociones sean en su mayoría positivas, se traduce en mejor desarrollo del bebé dentro y fuera del útero.  Muchas teorías recientes apuntan que los estados depresivos, la tristeza y el estrés pueden ser aprendidos desde el vientre materno. ¿Cómo afectan al bebé los sentimientos de la madre? Estos son algunos puntos que hay que tomar en cuenta durante la gestación, ya que pueden influir positiva o negativamente por el resto de su vida. 1. La depresión afecta el coeficiente intelectual del niño Aunque la placenta actúa como capa que protege al feto de diversas hormonas como el cortisol –la cual se produce tras un estado de estrés prolongado–, “si la madre se siente constantemente sometida a actividades que le causen estrés, tristeza, o si padece trastornos depresivos, el cortisol puede penetrar la placenta y

leer más

;