¿A qué le tienen miedo los niños?

¿A qué le tienen miedo los niños?

¿Tu hijo ha manifestado temor ante diferentes elementos o situaciones? No te preocupes, ya que esto es completamente normal y, aunque existen muchas variantes sobre la manera en que cada niño vive sus miedos, según su personalidad, su carácter y experiencias de vida, los miedos de los niños son más o menos los mismos. La etapa en que suelen aparecer es durante el primer año de vida, acentuándose entre los 4 y 6 años de edad, periodo en el que es común que los niños desarrollen miedo a la oscuridad, a animales e insectos, a la muerte, a gente desconocida y a las tormentas. A la gente que no conocen Definitivamente es muy importante que comentes con tu hijo los riesgos de hablar con extraños, pero te sugerimos hacerlo con prudencia, cuidando que esto no sea motivo para acrecentar sus miedos. Dale consejos para reducir los riesgos, como no aceptar regalos ni hacer cosas a escondidas, pero al mismo tiempo transmítele seguridad y confianza.  A la oscuridad Generalmente este temor se asocia con alguna historia sobre espantos que escuchó o vio en la televisión, o bien, con alguna pesadilla o suceso que resultó impactante para él, como haber cambiado de escuela o presenciar una discusión entre sus padres. Si para que esté tranquilo es necesario dejar una luz encendida mientras se

leer más

;

Aunque llevan cinco años separados, donó un riñón al padre de sus hijos

Aunque llevan cinco años separados, donó un riñón al padre de sus hijos

Muchas veces las cosas dejan de funcionar bien en los matrimonios, al grado de que empiezan a considerar la separación. La situación suele ser más complicada cuando existen hijos de por medio, ya que los padres intentan causarles el menor daño posible con sus problemas y no siempre es fácil distinguir entre la mejor opción. Aunque cada caso es distinto, la realidad es que, en la mayoría de las veces, cuando la pareja ya no puede llevar una buena relación, lo mejor es separarse y tratar de llevar una relación armónica y cordial, no solo por el bien de los hijos, sino de cada uno de los integrantes de la familia. Esto, sin embargo, no es algo que se pueda lograr fácilmente, pues requiere de madurez e inteligencia emocional. Un buen ejemplo de ello que hemos querido dar a conocer, buscando inspirar a más personas, es el de Dan Pyatt y Kelly Hope, quienes viven en Inglaterra y son papás de Jeanie y Billie. En 2007, después de 13 años de noviazgo, Kelly y Dan decidieron casarse y formar una familia. Sin embargo, siete  años más tarde decidieron separarse, dado que la relación no estaba yendo por buen camino. Años después de haberse separado, Dan fue diagnosticado con nefropatía en ambos riñones. Su salud se fue complicando cada vez más

leer más

;

La realidad detrás de un “no estoy traumado”

La realidad detrás de un “no estoy traumado”

 Psicóloga Valery Flórez  “A mí mis papás me pegaban de niño y yo no estoy traumado”, afirmó el hombre denunciado por su ex-pareja por violencia física. “A mi de niño me dejaban llorando solo hasta que me durmiera y tan mal no salí”, señaló el hombre que pasa largas horas trasnochando en redes sociales afectando su sueño. “A mí me castigaban de niño y estoy bien”, dijo el hombre que cada que comete un error se dice a sí mismo palabras de desprecio, como forma de autocastigo. “A mí de niña me pusieron mano dura y sufro de un trauma llamado ‘educación’”, afirmó la mujer que sigue sin entender por qué todas sus parejas terminan siendo agresivas. “Cuando yo me ponía de caprichosa siendo niña, mi padre me encerraba en una habitación sola para que aprendiera y hoy se lo agradezco”, dijo la mujer que ha sufrido ataques de ansiedad y no se explica por qué teme tanto estar encerrada en espacios pequeños. “A mi mis padres me decían que me iban a dejar sola o a regalar con un desconocido cuando hacía mis berrinches y no tengo traumas”, dijo la mujer que ha rogado por amor y ha perdonado reiteradas infidelidades a su pareja, con tal de no sentirse abandonada. “A mí mis padres me controlaban solo con la

leer más

;

Mamás que trabajan fuera de casa: beneficios que no conocías

Mamás que trabajan fuera de casa: beneficios que no conocías

Muchas mamás que trabajan fuera de casa se sienten culpables de hacerlo, al pensar en todo ese tiempo en el que no tienen más opción que alejarse de sus hijos. Sin embargo, no todas son malas noticias para estas mamás que hacen un doble o triple esfuerzo para salir a trabajar sin dejar de estar ahí cuando sus hijos la necesiten. De acuerdo con una investigación realizada en la Escuela de Negocios de Harvard, en la que se analizó información de más de veinte países, las hijas de madres que trabajan: Tienen más probabilidades de ser empleadas en una empresa 33% ocupan puestos de supervisión y ganan más dinero que las hijas de las mujeres que no trabajan fuera del hogar Presentan 4.5% más de probabilidad de ser empleadas por sí mismas Completan más años de educación Ese mismo estudio señala que los esposos de mujeres que trabajan tienden más a contribuir en las tareas del hogar y pasan más tiempo al cuidado de sus familias. En 2010, un meta-análisis de 69 estudios de más de 50 años encontró que, en general, los niños cuyas madres trabajaban cuando eran jóvenes: Son de alto rendimiento en la escuela Sienten menos depresión y ansiedad Entre otras cosas, una mamá que trabajar les transmite a sus hijos el mensaje de que es autosuficiente y les enseña a ser responsables y trabajadores, además de motivarlos

leer más

;

Si crees que debes prohibirle esto a tu hijo, estás en un error

Si crees que debes prohibirle esto a tu hijo, estás en un error

Establecer límites y poner normas a los niños es uno de los pilares de la educación. Los necesitan para estar en armonía, para aprender y para relacionarse con su entorno de forma saludable. Sin embargo, debes tener cuidado con el exceso de normas. Podrá parecerte extraño, pero hay cosas que los papás suelen prohibir a sus hijos y no deberían hacerlo, ya que hay ciertas restricciones que pueden provocar que un niño se sienta tan inseguro, que podría afectar su aprendizaje. 10 cosas que no debes prohibir a tu hijo Cometer errores ¿A ti te gusta que te griten y te regañen cuando te equivocas? A un niño tampoco, sobre todo porque está en pleno proceso de aprendizaje y todavía se le dificultan varias cosas, como abrocharse las cintas de los zapatos, tender bien su cama o guardar cada juguete en su lugar. Lo importante es que le ayudes a mejorar día a día y darle el tiempo necesario para que vaya aprendiendo poco a poco a hacer tareas que a ti te pueden parecer sencillas, pero para él pueden ser muy complicadas. Llorar Frases como “ya no llores” o “te ves muy feo llorando” enseñan a los niños que llorar es malo. Si cada vez que tu hijo llora le gritas y lo regañas, comenzará a reprimir sus emociones, intentará no

leer más

;

Creer que tus hijos son perfectos, y otros errores comunes en la paternidad

Creer que tus hijos son perfectos, y otros errores comunes en la paternidad

1. Vivir a través de nuestros hijos Es común que los padres nos sintamos orgullosos de nuestros hijos, e incluso que nos den más felicidad sus logros que los propios. Sin embargo, hay que tener en cuenta que si nos involucramos demasiado en sus vidas podrá llegar un momento en que nos resulte complicado ver dónde acaban ellos y dónde empezamos nosotros. Si nuestros hijos se convierten en una extensión de nosotros, podríamos empezar a verlos como una segunda oportunidad y esto sería un error grave, ya que no se trata de nuestra autorrealización sino de la suya.  2. Creer que nuestros hijos son perfectos Algo que oigo frecuentemente de profesionales que trabajan con niños (orientadores o maestros) es que los padres de hoy no quieren oír nada negativo sobre sus hijos. La verdad a veces duele, pero solo cuando escuchamos con la mente y el corazón abiertos estamos en posibilidad de actuar antes de que la situación se nos vaya de las manos. Una psiquiatra del centro médico Children’s of Alabama me contó que es mucho más fácil solucionar cualquier situación en niños que en adultos, ya que cuando el problema persiste por años se incorpora como parte de la identidad de la persona. 3. Tratar de ser el mejor amigo de nuestro hijo Como todo mundo, quiero que

leer más

;