Inspira a tu hijo a ser mejor después de la contingencia

Inspira a tu hijo a ser mejor después de la contingencia

Xóchitl González Muñoz Los rituales y los pensamientos positivos nos ayudan a lograr cosas, como poder visualizar una meta, por ejemplo. En los niños, estas herramientas son mucho más poderosas, ya que no tienen tantos bloqueos mentales como nosotros los adultos. Ellos se dejan ir más fácilmente, creen, tienen fe, lo ven posible… ¡aprovecha esta virtud en tu hijo y ayúdalo a ser una mejor versión de sí mismo!  Por eso te comparto este pequeño ritual, que tiene como base algunos lineamientos de arteterapia y de psicología positiva. Los niños lo integran muy bien y lo disfrutan mucho.  Busca un buen momento para que estén tranquilos.  Toca el tema de la pandemia, explicándole que se trata de un momento que va a quedar atrás. Cuando eso suceda, volveremos a poner el reloj en ceros, es decir, será un nuevo comienzo, y eso nos da la oportunidad de dejar en el pasado aquello que no nos gustó o que nos puso tristes. Lo más importante: ¡tenemos la oportunidad de reinventarnos y convertirnos en una mejor versión de nosotros mismos!  Pregúntale si le gustaría ser mejor o más feliz de lo que fue antes de la contingencia; si le gusta tener la oportunidad de empezar de nuevo y reinventarse.  Pídele, de acuerdo con su edad, que escriba o dibuje (lo ideal es

leer más

;

Qué comer para cuidar tu salud mental y la de tus hijos

Qué comer para cuidar tu salud mental y la de tus hijos

Jessica Lozano Martínez La depresión es un trastorno frecuente que puede afectar muy seriamente nuestro estado de ánimo y salud mental. Tristeza, apatía, baja autoestima, sentimientos de culpa, trastornos del sueño y pensamientos suicidas. Actualmente, es considerada entre las principales causas discapacidad laboral en el mundo. Múltiples factores contribuyen al desarrollo de la depresión: la genética, los estresores ambientales, alteraciones hormonales y en la biología, la función de los neurotransmisores (sustancias que se producen y liberan para la comunicación de células nerviosas) y la nutrición, entre otros. Por consiguiente, el tratamiento para este trastorno heterogéneo depende de cuál sea su origen. En este sentido, es indispensable que el profesional tome en cuenta la individualidad de cada paciente. Lee también Postres saludables para tus hijos. Una de las teorías principales del desarrollo de esta enfermedad es que se puede dar por una deficiencia de neurotransmisores (serotonina, dopamina y noradrenalina) o por una alteración de los receptores de estos neurotransmisores en el sistema nervioso central. De hecho, la mayoría de los fármacos para tratar la depresión responden a esta teoría. Pero ¿cómo afecta lo que comemos en nuestra salud mental?  Favorecen o interfieren el desarrollo normal del encéfalo y del sistema nervioso central Sirven como precursores de neurotransmisores Influyen en la transcripción genética Contribuyen al estado de ánimo y sensación de bienestar

leer más

;

Las dudas más frecuentes sobre el coronavirus y tu familia

Las dudas más frecuentes sobre el coronavirus y tu familia

Desde hace unas semanas parece que no se habla de otra cosa que no sea el COVID-19 (“el coronavirus”): en los medios, en las calles, en las familias… como resultado de ello, muchos niños y niñas están nerviosos por lo que perciben a su alrededor y necesitan expresarse. ¿Cómo podemos afrontar esta situación? Empecemos por enfocar el tema de tal manera que podamos proteger los derechos de los niños y niñas de los que somos responsables. En este caso, especialmente sus derechos a la protección y a la salud. ¿Cómo explicar lo que significa una epidemia a los más pequeños? Todas las recomendaciones que vienen a continuación se refieren a niños y niñas en etapa de educación infantil temprana (hasta los 6 años, aproximadamente, dependiendo del grado de madurez). En otras edades hay que dar un enfoque adecuado a su nivel de competencia, que permita a cada niño aprender y desarrollarse según su edad. Los medios de comunicación y la alarma social a veces precipitan el trabajo de familias y educadores obligándonos a explicar cosas de las que nunca creíamos que necesitaríamos tener que hablar con los más pequeños. No es el fin del mundo: solo hay que tener muy claras las prioridades. ¿Afecta a niños, niñas y adolescentes? Se trata de un nuevo virus y aún no se dispone

leer más

;

¿Qué debes hacer si tu hijo presenta síntomas del COVID-19?

¿Qué debes hacer si tu hijo presenta síntomas del COVID-19?

Aunque los síntomas del COVID-19 son muy similares a los de la gripe o resfriado común (tos, fiebre y malestar general, principalmente), lo mejor es buscar asistencia médica cuanto antes para saber con qué se están enfrentando. Es muy importante mantener las prácticas de higiene que se han estado recomendado, como el lavado de manos frecuente, taparse la boca y la nariz al toser o estornudar –además de hacerlo con el codo flexionado o utilizando un pañuelo– y no tocarse ojos, boca ni nariz sin haber lavado previamente sus manos. También es fundamental que tengas al día su expediente de vacunas; de esta manera tu hijo contará con la protección necesaria frente a otros virus y bacterias que pudieran dañarlo. Sea cual sea la infección respiratoria que pudiera tener, evita llevarlo a lugares públicos. Esa es la razón por las que en varios países se ha tomado la decisión de suspender clases; no cometas el error de tomar estos días como vacaciones, y opta por quedarte en casa en la medida en que te sea posible. Fomenta en tus hijos el lavado de manos frecuente. Enséñale que si en algún momento no tuviera a la mano agua y jabón, puede utilizar un desinfectante. Puedes darle uno para que lo traiga consigo, solo debes asegurarte de que contenga al menos un

leer más

;

¿A qué le tienen miedo los niños?

¿A qué le tienen miedo los niños?

¿Tu hijo ha manifestado temor ante diferentes elementos o situaciones? No te preocupes, ya que esto es completamente normal y, aunque existen muchas variantes sobre la manera en que cada niño vive sus miedos, según su personalidad, su carácter y experiencias de vida, los miedos de los niños son más o menos los mismos. La etapa en que suelen aparecer es durante el primer año de vida, acentuándose entre los 4 y 6 años de edad, periodo en el que es común que los niños desarrollen miedo a la oscuridad, a animales e insectos, a la muerte, a gente desconocida y a las tormentas. A la gente que no conocen Definitivamente es muy importante que comentes con tu hijo los riesgos de hablar con extraños, pero te sugerimos hacerlo con prudencia, cuidando que esto no sea motivo para acrecentar sus miedos. Dale consejos para reducir los riesgos, como no aceptar regalos ni hacer cosas a escondidas, pero al mismo tiempo transmítele seguridad y confianza.  A la oscuridad Generalmente este temor se asocia con alguna historia sobre espantos que escuchó o vio en la televisión, o bien, con alguna pesadilla o suceso que resultó impactante para él, como haber cambiado de escuela o presenciar una discusión entre sus padres. Si para que esté tranquilo es necesario dejar una luz encendida mientras se

leer más

;