Qué comer para cuidar tu salud mental y la de tus hijos

Qué comer para cuidar tu salud mental y la de tus hijos

salud mental Jessica Lozano Martínez La depresión es un trastorno frecuente que puede afectar muy seriamente nuestro estado de ánimo y salud mental. Tristeza, apatía, baja autoestima, sentimientos de culpa, trastornos del sueño y pensamientos suicidas. Actualmente, es considerada entre las principales causas discapacidad laboral en el mundo. salud mental Múltiples factores contribuyen al desarrollo de la depresión: la genética, los estresores ambientales, alteraciones hormonales y en la biología, la función de los neurotransmisores (sustancias que se producen y liberan para la comunicación de células nerviosas) y la nutrición, entre otros. Por consiguiente, el tratamiento para este trastorno heterogéneo depende de cuál sea su origen. En este sentido, es indispensable que el profesional tome en cuenta la individualidad de cada paciente. salud mental Lee también Postres saludables para tus hijos. Una de las teorías principales del desarrollo de esta enfermedad es que se puede dar por una deficiencia de neurotransmisores (serotonina, dopamina y noradrenalina) o por una alteración de los receptores de estos neurotransmisores en el sistema nervioso central. De hecho, la mayoría de los fármacos para tratar la depresión responden a esta teoría. Pero ¿cómo afecta lo que comemos en nuestra salud mental?  Favorecen o interfieren el desarrollo normal del encéfalo y del sistema nervioso central Sirven como precursores de neurotransmisores Influyen en la transcripción genética salud mental Contribuyen

leer más

;

¿A qué le tienen miedo los niños?

¿A qué le tienen miedo los niños?

¿Tu hijo ha manifestado temor ante diferentes elementos o situaciones? No te preocupes, ya que esto es completamente normal y, aunque existen muchas variantes sobre la manera en que cada niño vive sus miedos, según su personalidad, su carácter y experiencias de vida, los miedos de los niños son más o menos los mismos. La etapa en que suelen aparecer es durante el primer año de vida, acentuándose entre los 4 y 6 años de edad, periodo en el que es común que los niños desarrollen miedo a la oscuridad, a animales e insectos, a la muerte, a gente desconocida y a las tormentas. A la gente que no conocen Definitivamente es muy importante que comentes con tu hijo los riesgos de hablar con extraños, pero te sugerimos hacerlo con prudencia, cuidando que esto no sea motivo para acrecentar sus miedos. Dale consejos para reducir los riesgos, como no aceptar regalos ni hacer cosas a escondidas, pero al mismo tiempo transmítele seguridad y confianza.  A la oscuridad Generalmente este temor se asocia con alguna historia sobre espantos que escuchó o vio en la televisión, o bien, con alguna pesadilla o suceso que resultó impactante para él, como haber cambiado de escuela o presenciar una discusión entre sus padres. Si para que esté tranquilo es necesario dejar una luz encendida mientras se

leer más

;

La realidad detrás de un “no estoy traumado”

La realidad detrás de un “no estoy traumado”

no estoy Psicóloga Valery Flórez traumado  “A mí mis papás me pegaban de niño y yo no estoy traumado”, afirmó el hombre denunciado por su ex-pareja por violencia física. “A mi de niño me dejaban llorando solo hasta que me durmiera y tan mal no salí”, señaló el hombre que pasa largas horas trasnochando en redes. sociales. afectando su sueño. no estoy traumado “A mí me castigaban de niño y estoy bien”, dijo el hombre que cada que comete un error se dice a sí mismo palabras de desprecio, como forma de. autocastigo. no estoy traumado “A mí de niña me pusieron mano dura y sufro de un trauma llamado ‘educación’”, afirmó la mujer que sigue sin entender por qué todas sus parejas terminan siendo agresivas. “Cuando yo me ponía de caprichosa siendo niña, mi padre me encerraba en una habitación sola para que aprendiera y hoy se lo agradezco”, dijo la mujer que ha sufrido ataques de ansiedad y no se explica por qué teme tanto estar encerrada en espacios pequeños. “A mi mis padres me decían que me iban a dejar sola o a regalar con un desconocido cuando hacía mis berrinches y no tengo traumas”, dijo la mujer que ha rogado por amor y ha perdonado reiteradas infidelidades a su pareja, con tal de no sentirse abandonada.

leer más

;

Mamás que trabajan fuera de casa: beneficios que no conocías

Mamás que trabajan fuera de casa: beneficios que no conocías

Mamás que trabajan fuera de casa Muchas mamás que trabajan fuera de casa se sienten culpables de hacerlo. Suelen pensar en todo ese tiempo en el que no tienen más opción que alejarse de sus hijos. Sin embargo, no todas son malas noticias para estas mamás que hacen un doble o triple esfuerzo para salir a trabajar sin dejar de estar ahí cuando sus hijos la necesiten. De acuerdo con una investigación realizada en la Escuela de Negocios de Harvard, en la que se analizó información de más de veinte países, las hijas de madres que trabajan: Tienen más probabilidades de ser empleadas en una empresa Mamás que trabajan fuera de casa 33% ocupan puestos de supervisión y ganan más dinero que las hijas de las mujeres que no trabajan fuera del hogar Presentan 4.5% más de probabilidad de ser empleadas por sí mismas Completan más años de educación Ese mismo estudio señala que los esposos de mujeres que trabajan tienden más a contribuir en las tareas del hogar y pasan más tiempo al cuidado de sus familias. Mamás que trabajan fuera de casa Lee también ¿Son los hijos los verdaderos culpables? En 2010, un meta-análisis de 69 estudios de más de 50 años encontró que, en general, los niños cuyas madres trabajaban cuando eran jóvenes: Son de alto rendimiento en

leer más

;

Creer que tus hijos son perfectos, y otros errores comunes en la paternidad

Creer que tus hijos son perfectos, y otros errores comunes en la paternidad

Paternidad 1. Vivir a través de nuestros hijos Es común que los padres nos sintamos orgullosos de nuestros hijos, e incluso que nos den más felicidad sus logros que los propios. Sin embargo, hay que tener en cuenta que si nos involucramos demasiado en sus vidas podrá llegar un momento en que nos resulte complicado ver dónde acaban ellos y dónde empezamos nosotros. Paternidad Si nuestros hijos se convierten en una extensión de nosotros, podríamos empezar a verlos como una segunda oportunidad y esto sería un error grave, ya que no se trata de nuestra autorrealización sino de la suya.  2. Creer que nuestros hijos son perfectos Algo que oigo frecuentemente de profesionales que trabajan con niños (orientadores o maestros) es que los padres de hoy no quieren oír nada negativo sobre sus hijos. La verdad a veces duele, pero solo cuando escuchamos con la mente y el corazón abiertos estamos en posibilidad de actuar antes de que la situación se nos vaya de las manos. Paternidad Una psiquiatra del centro médico Children’s of Alabama me contó que es mucho más fácil solucionar cualquier situación en niños que en adultos, ya que cuando el problema persiste por años se incorpora como parte de la identidad de la persona. 3. Tratar de ser el mejor amigo de nuestro hijo Como todo

leer más

;

Abrir chat