¿Sabes qué es la danzaterapia y para qué sirve?

¿Sabes qué es la danzaterapia y para qué sirve?

De acuerdo con la Asociación Americana de Danzaterapia, es un tipo de psicoterapia en la que se utilizan la danza y el movimiento como parte de un proceso para promover la integración emocional, física, social y cognitiva de las personas. Cualquier persona, incluyendo a los niños, puede realizar danzaterapia, ya que el objetivo que persigue no es crear una obra artística o desarrollar una técnica dancística en particular, sino utilizar el movimiento como un medio para crear un diálogo entre el paciente y el terapeuta, o entre los mismos pacientes, y expresar lo que no ha sido posible decir con palabras. En otras palabras, la danzaterapia es una alternativa creativa para la expresión física y emocional. A través de la danza y el movimiento, el mundo interior de las personas se  hace tangible, lo que nos permite darnos cuenta de cómo es nuestra relación con los demás, además de dar significado a los gestos y posturas de nuestros movimientos. Entre los principales beneficios de la danzaterapia están: Genera mayor conciencia corporal Desarrolla la creatividad e imaginación Ayuda al manejo de emociones Favorece y fomenta la socialización e integración Fomenta la relajación Mejora la respiración Crea confianza y seguridad en uno mismo Mejora la coordinación, equilibrio y control de impulsos Estimula la integración sensorial Incremento de aptitudes físicas y motoras Reducción de

leer más

;

7 cosas que podemos (y deberíamos) aprender de los niños

7 cosas que podemos (y deberíamos) aprender de los niños

Como adultos, muchas veces creemos que es necesario actuar tal como dictan las reglas, cumpliendo con ciertos estereotipos. Sin embargo, en algunas ocasiones es conveniente sacar nuestro niño interior y permitirnos ser un poco infantiles. Por ejemplo, está bien pedir ayuda. Los niños dependen de sus padres para todo. No obstante, mientras vamos creciendo, perdemos la capacidad para aceptar cualquier apoyo, ya que creemos que debemos ser capaces de resolver todo por nosotros mismos. Por otra parte, mostrar tu lado vulnerable suele ser de ayuda para hacer amigos. Se ha observado que los niños hacen amigos con más facilidad que los adultos. También son capaces de mostrar sus emociones. Como adultos, es común que no expresemos lo que sentimos por miedo a lo que los demás piensen de nosotros, lo que en algún momento puede generar insatisfacción para relacionarnos con los demás. Otro aspecto que debemos aprender de los niños es que no lo sabemos todo. Es normal que de pequeño tengamos mucha curiosidad por el mundo, pero, conforme crecemos y vamos aprendiendo cosas en la escuela, con la familia, en el trabajo, etcétera, creemos tener todas las respuestas y dejamos de buscar e interesarnos por nuevas cosas. Finalmente, algo importante es que podemos intentar cosas nuevas sin estar totalmente preparados. Aunque los niños se encuentren en desarrollo, les es

leer más

;

Papás felices, hijos felices

Papás felices, hijos felices

Mucho hemos leído, escuchado y platicado acerca de cómo educar a nuestros hijos para que sean felices. Si bien cada generación es diferente, existe una regla esencial y es que hablemos de la época que sea, los ingredientes mágicos son el cariño y la alegría que logramos transmitir a nuestros pequeños. Si te estás preguntando qué hacer para que tus hijos sean más felices, la respuesta es simple: depende de la edad del niño, de su personalidad, de cómo se ha creado el vínculo con sus padres y, sobre todo, de cómo tú, papá, estás haciendo tu labor. Si consideras que como papá no eres muy expresivo, te recomendamos tomar en cuenta estos consejos para empezar a serlo; ahora que si te identificas como un rotundo apapachador, estas mismas recomendaciones podrían servirte para no pasarte de la raya y evitar el riesgo de impedir la autonomía y el control emocional de tu hijo. Practica la felicidad Lo que hace feliz a nuestros hijos puede llegar a sorprendernos, ya que su capacidad de asombro es inmensa. Como papás no podemos regalarles la felicidad pero sí podemos enseñárselas. ¿Cómo? ¡Practicándola! Cuando un papá o una mamá se siente feliz, contento con sus propias actividades, es mucho más fácil que transmita felicidad a quienes lo rodean (empezando por su propia familia). En cambio,

leer más

;

Jugar para aprender

Jugar para aprender

Jugar es una actividad clave en el desarrollo de cualquier niño, pues no solo encuentra diversión en ella, sino una oportunidad de expresar sus emociones, de aprender a hacer estratégicas y respetar reglas, y de iniciar y fortalecer relaciones, entre muchas otras cosas. Por eso es que debemos reconocer la importancia de jugar para aprender. A los niños les gusta jugar porque es divertido, por supuesto, pero al participar en el juego los niños desarrollan un sinfín de aptitudes para la vida, aunque lo hagan sin darse cuenta. Ten presente que cuando tu niño juega, prácticamente a cualquier cosa, está desarrollando habilidades del lenguaje, sociales, coordinación física, madurez emocional y la capacidad de explorar. Por otro lado, para ti como papá es una gran oportunidad de observar su conducta mientras eres parte de sus actividades, lo que significa que puedes obtener información muy valiosa sobre los sentimientos, percepciones y forma de pensar de tu hijo. Estas son algunas de las habilidades que tu hijo desarrolla al jugar: De lenguaje Mientras juegan, los niños de 0 a 3 años empiezan a balbucear y gesticular. Después, poco a poco, comienzan a usar palabras para comunicarse. Los niños entre 3 y 5 años de edad aprovechan el juego para utilizar las palabras que conocen y para aprender nuevas. Para socializar Jugando, los niños también incrementan

leer más

;

7 acciones clave para la felicidad de nuestros hijos

7 acciones clave para la felicidad de nuestros hijos

Katie Hurley, escritora y psicoterapeuta de niños y adolescentes, colaboradora en Practical Parenting, Moonfrye, Clomid and Cabernet y allParenting, identifica 7 acciones clave para la felicidad de nuestros hijos que queremos compartir con ustedes. Establece (y respeta) una hora para comer Puede no parecer tan importante a simple vista, pero cuando un niño tiene hambre y no puede hacer nada para saciarla, puede llegar a sentirse muy mal y reflejarlo en su conducta. Las rutinas hacen que los niños se sientan seguros y tranquilos. Además, mantener un ritmo en sus comidas es importante para su desarrollo. Ayúdalo a que duerma bien Como papás puede ser que nos guste desvelarnos. Tal vez tengamos esa costumbre desde tiempo atrás, incluso. Sin embargo, es muy importante respetar los ciclos de sueño de nuestros hijos, ya que ellos necesitan descansar en forma adecuada y contar con la energía necesaria para tener un buen rendimiento escolar y llevar a cabo sus demás actividades. Que tus hijos duerman bien o no es determinante en el humor de toda la familia. Fomenta el juego creativo y espontáneo Los niños siempre se han caracterizado por su imaginación y gran capacidad de asombro. Esto les permite convertir un sillón en una nave espacial cuando se trata de divertirse. Favorece en tus hijos estas virtudes, comunes a todos los niños, dejándolo resolver por sí

leer más

;