¿Cómo la inteligencia emocional puede hacer de tu hijo un niño exitoso?

¿Cómo la inteligencia emocional puede hacer de tu hijo un niño exitoso?

Patricia Fernández Briz. Psicopedagoga Estadísticas de un conjunto de más de cien estudios ha comparado a estudiantes que han recibido aprendizaje social y emocional con otros que no lo recibieron. Los datos demuestran unas mejoras sustanciales en el comportamiento de los estudiantes que sí lo recibieron dentro y fuera del aula. No solo dominaron habilidades como tranquilizarse y desenvolverse mejor, sino que también aprendían con más eficacia; sus notas mejoraron y, en pruebas de logros académicos, sus calificaciones fueron 14 puntos porcentuales más altas que las de estudiantes que no recibieron programas de aprendizaje social y emocional. De ello se desprende que ayudar a los niños a dominar las emociones y sus relaciones les hace ser mejores estudiantes. A lo largo de la vida resultan esenciales una mayor autoconciencia, una mayor capacidad para dominar las emociones perturbadoras, una mayor sensibilidad frente a las emociones de los demás y una mejor habilidad interpersonal; pero los cimientos de estas aptitudes se construyen en la infancia. Lee también ¿Cómo formar hijos emocionalmente sanos? La neurociencia nos enseña que el cerebro del niño experimenta un enorme crecimiento y no se detiene hasta la mitad de la veintena. Los científicos lo denominan neuroplasticidad y significa que el modelado de los circuitos cerebrales durante este periodo de crecimiento depende, en gran medida, de las experiencias diarias del

leer más

;

¿Mi hijo se está quedando atrás?

¿Mi hijo se está quedando atrás?

Álvaro Bilbao, autor de El cerebro del niño explicado a los padres   Ser padre a veces es un poco difícil. Es cansado, caro, esclavizante… pero también es difícil porque la relación con otros padres a veces nos pone en situaciones complicadas. Para mí, una de las más incómodas es cuando escucho eso de… “Mi hijo hace… ¿el tuyo no?”.  Desde que nació mi primer hijo he venido escuchando eso de… “¿Tu hijo no…?”, y experimentando esa sensación de “Y si los demás niños lo hacen… ¿se estarán quedando atrás los míos?”. Y, aunque soy neuropsicólogo y hay muchas cosas que me hacen tener clara la respuesta y lo mejor para mis hijos, no puedo evitar hacerme la pregunta. – ¿No les llevas a clases de inglés? – Pues no… tiene solo 9 meses. – Teresa ya toca un poco el violín. Tu hija tocará algún instrumento, ¿no? – Pues no… por lo menos que nosotros sepamos. – Javier está yendo ya a clases de Taekwondo. Deberíais apuntar al vuestro. – Es que los Bilbao siempre hemos sido más de pelea de bar que de artes marciales, la verdad. No creo que sea buena idea romper la tradición ahora que Diego acaba de aprender a andar y puede empezar a ir a los bares. – Le hemos comprado a Miguel un patinete motorizado

leer más

;

Menos delincuencia y menos trastornos de salud mental si educamos las emociones

Menos delincuencia y menos trastornos de salud mental si educamos las emociones

Uno de los principales avances de la psicología en las últimas décadas es su interés enfatizado en los efectos a largo plazo de la educación emocional, así como la puesta en marcha de programas centrados en el fortalecimiento de las habilidades para la vida. Es inspirador y muy valioso ver que este interés no solo se mantiene sino que se acentúa con los años, y que existen cada vez más datos a favor de una educación integral. Una de las recopilaciones de información más recientes en relación con los beneficios de los programas de educación social y emocional deriva de un estudio realizado por la Universidad de British Columbia, la Universidad de Illinois en Chicago y la Universidad Loyola. De acuerdo con los resultados publicados en la web Science Daily, los programas enfocados en el aprendizaje de habilidades sociales y emocionales no solo mejoran la salud mental inmediata de los adolescentes, así como sus habilidades para relacionarse con los demás, sino que también genera beneficios que perduran a lo largo de los años. Lee también ¿Por qué es tan importante educar las emociones en casa? Así lo explica Eva Oberle, profesora asistente en el programa de Aprendizaje Humano Temprano de la Universidad de Columbia: “Los programas de aprendizaje socioemocional enseñan las habilidades que los niños necesitan para tener éxito y prosperar

leer más

;

Por qué es tan bueno que tu hijo quiera ser baterista

Por qué es tan bueno que tu hijo quiera ser baterista

Uno de los instrumentos musicales que más suele llamar la atención de los niños es la batería, lo cual se debe a que es un instrumento de percusión muy versátil con el que se divierten muchísimo mientras ponen a prueba sus habilidades motoras y dan rienda suelta a su creatividad. Sin embargo, tocar la batería no solo es entretenido sino que también reporta muchísimos beneficios para el desarrollo físico, emocional y cognitivo de los niños. 1.Libera las tensiones emocionales Tocar la batería es un ejercicio estupendo para reducir las tensiones emocionales, prevenir el estrés y combatir la ansiedad. Así lo ha demostrado un estudio publicado en la revista Evolutionary Pychology en el que se encontró que tocar la batería aumenta la producción de endorfinas en el cerebro, un tipo de neuropéptido que estimula la sensación de bienestar y promueve la felicidad. Según estos investigadores, tocar la batería, aunque solo sea durante algunos minutos, puede mejorar notablemente el estado de ánimo de los niños. De hecho, se trata de una actividad perfecta para aliviar la ansiedad y liberar el exceso de energía en los pequeños con TDAH. Lee también El significado de la música en los niños 2.Favorece el rendimiento académico Se ha demostrado que tocar la batería con frecuencia también favorece el rendimiento académico de los niños, sobre todo en el área de las matemáticas.

leer más

;

Los riesgos que enfrentan tus hijos al usar internet

Los riesgos que enfrentan tus hijos al usar internet

Hoy los niños, tanto en México como a nivel global, nacen rodeados de tecnología y crecen interactuando con múltiples dispositivos. Tienen una relación muy estrecha con internet al ser grandes consumidores de contenidos en línea, y usuarios de redes sociales y mensajería instantánea. De acuerdo con una encuesta nacional del INEGI sobre Disponibilidad y Uso de Tecnologías de la Información en los Hogares (ENDUTIH), 53.1% de la población entre 6 y 11 años se conecta a internet con cualquier dispositivo, es decir, computadora de escritorio o portátil, teléfono, televisión o consola de videojuegos. Respecto a los usos más recurrentes que niños y niñas de 6 a 11 años hacen de internet, según la ENDUTIH, las actividades de entretenimiento (jugar en línea, descarga de juegos, música, multimedia y videos) presentan la mayor proporción (89.7% para los niños y 86.7% para las niñas), seguidas del acceso a contenidos audiovisuales que no requieren pago. A la par del aumento en la penetración de internet, no solo en zonas urbanas sino en rurales, en México ya se están viviendo diversos escenarios de riesgo. El grooming (adultos que contactan a niños haciéndose pasar por otro niño para pedirles imágenes o actos de contenido sexual) es uno de los principales riesgos. En un estudio realizado por LEXIA Insights Solutions, Guardianes y Netquest: Ser padre/madre en la

leer más

;

Quiénes son los niños más populares en la escuela

Quiénes son los niños más populares en la escuela

Desde temprana edad, los niños muestran interés por sus iguales y establecen relaciones significativas con ellos. De hecho, en la primera infancia las relaciones entre pares son esenciales para la adaptación psicosocial. Ya sea que se establezcan durante las actividades grupales o por amistades díadicas (entre 2 individuos), este tipo de relaciones juega un papel muy importante en el desarrollo de los niños, ayudándolos a manejar nuevas habilidades sociales y a acceder a las normas sociales y más procesos involucrados en las relaciones interpersonales. Este tema es de particular interés en estos días, ya que un número creciente de niños está expuesto a sus iguales, incluso antes de entrar al colegio, en establecimientos preescolares. A más tardar a los cuatro años, la mayor parte de los niños son capaces de hacer nuevas amistades y saber qué compañeros les agradan o desagradan. Los niños construyen su identidad a partir de los demás. Buscan figuras positivas a quienes imitar y no siempre conciben a los adultos de su entorno inmediato como ejemplos a seguir. En una encuesta realizada en 2017 por LEXIA, se preguntó a niños y niñas de entre seis y doce años, qué hace que un niño o niña sea popular en su escuela. Estas fueron las respuestas: Su comportamiento 57% Las cosas que hace 47% Que sea inteligente /

leer más

;