Con mucha frecuencia se lee (y se escucha hablar) de TDAH, es decir, del Trastorno de Déficit de Atención con Hiperactividad. Sin embargo, es también muy frecuente encontrar papás que asumen que su hijo posee este trastorno, cuando la realidad es que solo se trata de un niño inquieto o que tiende a ser estar en constante movimiento. Por tal razón, es importante aclarar que se trata de dos situaciones distintas, y destacar estas diferencias para evitar confusiones.




Diferencias entre ser inquieto y tener TDAH 

1.Falta de concentración constante
Se distraen constantemente. No pueden concentrarse en ningún momento, ya que su cerebro presta atención a todos los estímulos que recibe a la vez, por lo que se les dificulta sobremanera prestar atención a un solo tema.

Un niño inquieto, en cambio, podrá prestar atención en determinados momentos, aunque en otros no lo haga. Esto también dependerá de la edad del niño, pues uno pequeño tendrá menores lapsos de atención que uno de más edad.

Lee también ¿Existe o no el TDAH?

2.Impulsividad e hiperactividad
Por otra parte, los niños con TDAH no pueden controlar su impulsividad y su necesidad de estar en constante movimiento.

En cambio, un niño inquieto realizará algunas actividades que requieran desgaste energético pero luego se calmará para volver a comenzar.

3.Evaluación durante un cierto período
Otra de las recomendaciones para poder diferenciar a un niño con TDAH de un niño inquieto es su evaluación durante cierto período de tiempo.

Generalmente, el niño con TDAH presenta hiperactividad desde la primera infancia, puesto que se trata de un trastorno neurológico. En cambio, un niño inquieto puede presentar hiperactividad en un lapso corto de tiempo (2 meses, por ejemplo) por estar viéndose afectado por un problema emocional, físico o psicológico. En tal caso, es importante indagar un poco más sobre el entorno del niño.

4.Diagnóstico adecuado
Por último, no está de más aclarar que todo niño con TDAH debe estar diagnosticado por un especialista que lleve el caso y, en ciertas ocasiones, se puede sugerir la medicación.

Fuente: www.educapeques.com

Notas relacionadas