Elizabeth Medina Calderón

Lamentablemente, de un tiempo para acá hemos visto muchas malas noticias en internet, en los periódicos y en la televisión, y aunque quisiéramos mantener a nuestros hijos en un mundo libre de angustia, miedo, tristeza y cualquier otro tipo de sufrimiento, la realidad es que ellos pueden darse cuenta de lo que ocurre a su alrededor.

Por eso es mejor tratar este tipo de temas con ellos, intentando transmitirles calma y seguridad para evitar que se sientan abrumados o desprotegidos. Es cierto que muchas veces no sabemos qué decir, sin embargo debes tomar en cuenta que tu hijo necesita que le ayudes a entender lo que está pasando, que negar los hechos no sirve de nada, pues cabe el riesgo de que saque sus propias conclusiones, sin estar realmente preparado para ello. No hagas el problema más grande de lo que ya es, pero tampoco lo minimices.

Pon en orden tus sentimientos
Para hablar con los niños sobre malas noticias, lo primero que debes hacer es poner en orden tus emociones. Intenta ser lo más ecuánime posible y hablarle a tu hijo con calma para que puedas transmitirle un mensaje de tranquilidad.

Deja que se exprese
Dale la oportunidad de expresar lo que siente. No solo es importante que conozcas sus dudas e inquietudes, sino que le permitas desahogarse, en caso de estar triste o asustado.

Háblale claramente
Tu hijo está en desarrollo, lo que significa que atraviesa por un proceso de adaptación para aprender a vivir en este mundo, y sus papás son su guía para ello. Es importante que le hablen con franqueza, claridad y sencillez; sin mentiras, pues una mala o falsa explicación de las cosas podría generarle mayor confusión.

Actúa con prudencia
Hablarle con sinceridad no significa hacerlo sin tacto. Al explicarle los hechos evita los detalles innecesarios y la información que no esté preparado para procesar. Podría parecerte contradictorio con el punto anterior, pero en realidad se trata de encontrar un punto de equilibrio y no hablar más de lo necesario, ya que el resultado podría ser contraproducente.

Empieza a formar su criterio
Si puedes, apóyate en un mapa para ubicar los hechos. Ayúdalo a desarrollar una perspectiva objetiva, evitando asociar los acontecimientos negativos a un color de piel, nacionalidad o ideología religiosa. Lo más importante es que los niños logren entender lo que pasa a su alrededor desde la empatía y sin prejuicios.

Evita imágenes e información explícita
Ten cuidado con lo que oye y ve en los noticieros. Si va a ver la televisión intenta estar con él para que puedas cambiar de canal si es necesario.  

Si lo requiere, repite la dosis
Si te das cuenta de que tu hijo sigue inquieto con el tema, aun después de haber hablado con él, no dudes en retomar el tema; hazlo cuantas veces sea necesario; lo más importante es ayudarle a tu hijo a quedarse tranquilo con la situación.

Sobre la autora
Estudia Psicología en la Universidad Anáhuac de la Ciudad de México. Como profesional, pretende enfocarse al ámbito educativo y trabajar en conjunto con padres de familia para formar mejores personas en todos los aspectos. Hoy por hoy, forma parte de varios proyectos sociales relacionados con niños.

Notas relacionadas