¿Te gustó? Compártelo

No es un secreto que la pandemia ha traído consigo bastantes desafíos, entre los que destaca el traslado de las actividades diarias al ámbito digital. Una de estas actividades es la educación, que se ha mudado a las pantallas en forma de clases virtuales. Han pasado ya varios meses y las escuelas junto con sus aulas se mantienen cerradas. Como consecuencia de ello, los profesores, al igual que los alumnos, junto con sus padres, siguen haciendo un gran esfuerzo para adaptarse a la modalidad en línea. clases virtuales

Ha sido todo un reto trasladar las actividades escolares a las plataformas digitales. Tampoco ha sido sencillo adaptarse a esta nueva forma de enseñanza, pero poco a poco y con insistencia y dedicación se puede continuar aprendiendo desde casa. Quizá una de las preguntas que los padres se hacen con mayor frecuencia es cómo lograr que sus hijos se concentren a la hora de tomar clases. Te compartimos algunos consejos que te pueden llegar a ser útiles:




Sé paciente

Cualquier cambio de rutina puede traer consigo dificultades para adaptarse a la nueva modalidad. Algunos niños y adolescentes se acostumbrarán rápida y fácilmente al aprendizaje a distancia pero otros podrán tardar más tiempo. Quizá haya momentos en los que ni tu mismo entiendas qué está pasando y te desesperes, pero recuerda que los hijos suelen seguir el ejemplo de los padres, así que con tu ayuda, paciencia y disciplina lograrán juntos el objetivo. clases virtuales

Establece rutinas

La cuarentena no es lo mismo que vacaciones. Aunque hayan cambiado algunas circunstancias, la mayoría de las actividades siguen en el mismo horario, por lo que se recomienda establecer una rutina como si tu peque siguiera yendo a la escuela: respetar horarios de sueño y comidas, de descanso y distracción, de tareas y juego, de comunicación con sus compañeros y amigos. Los horarios ayudan a tener un sentido de normalidad. Habrá días en que quizá no tenga el ánimo de seguir la rutina. No temas ser un poco flexible; habrá momentos en que requerirá un descanso extra para despejarse y volver luego a sus actividades.

Elige un buen lugar para el estudio

Es importante adecuar un espacio específico para tomar las clases y realizar sus labores escolares. Procdura que sea un lugar cómodo, con buena luz, poco ruido, sin distractores y con el suficiente espacio para tener al alcance los materiales necesarios. Si hay más de un niño en casa se recomienda que cada uno tenga su propio espacio para evitar distracciones entre ellos. clases virtuales

Revisa que tenga todo lo necesario

Verifica con él que tenga a su alcance todo el material que pueda necesitar. Revisa que todo esté bien con la conexión y con los dispositivos que utilizará en su clase en línea. Apóyalo y aliéntalo con el uso de la tecnología, para que comprenda el correcto uso de cada herramienta y plataforma. Ten cuidado con el uso que haga de internet y enséñale a distinguir sitios no aptos para él.  




Ayúdale a evitar distracciones

Ubica las posibles fuentes de distracción y evita que estén en su zona de estudio. Hay dos tipos de distracciones, las externas y las internas. Las externas son las que están en el ambiente, como ruidos, la presencia de otras personas, otros dispositivos electrónicos, televisión, mascotas, etcétera. Las internas, en cambio, suelen ser sensaciones, como hambre, cansancio, estrés, preocupación o pensamientos. Es más sencillo ubicar las externas que las internas y poder retirarlas; con las internas lo recomendable es respetar los horarios de sueño y comidas para evitar cansancio y apetito. Motívalo a hacerse responsable de su aprendizaje y establece periodos de descanso para evitar cargas excesivas de estrés y preocupación. clases virtuales

Hagan pausas activas

Los periodos de concentración y atención van de los 20 a los 45 minutos o un poco más, según la edad, por lo que es aconsejable disponer de algunas pausas. Las clases irán marcando cierto ritmo y ciertos descansos, ya sea para el lunch, o para activaciones físicas. También se pueden agregar algunas más para activar su concentración, que pueda estirarse, tomar agua, incluso ir al baño cuenta como pausa activa.

Establecer periodos de descanso

Los períodos de ocio y descanso son vitales para que el estudio se desarrolle correctamente. Apagar las pantallas y alejarse de los dispositivos electrónicos por un rato también son formas de descanso. Dale oportunidad de que tenga tiempo para juegos recreativos, de lectura y de contacto con la naturaleza, como observar las nubes, los árboles, cuidar de una planta y otras actividades que disfrute. Cuando regrese a sus actividades escolares, seguro podrá concentrarse mejor.

Fomenta el aprendizaje activo

Hazle notar que puede hacerse responsable de sus actividades escolares y trabajar de manera independiente, que puede tomar sus clases por cuenta propia y hacerse cargo de sus materiales, actividades y tareas. Impúlsalo a explorar posibles soluciones a los problemas que se le puedan presentar, promueve que pregunte y se cuestione cuando las cosas no le sean claras, y anímalo a participar y compartir sus ideas y opiniones.

Estos son solo algunos consejos que pueden servirte, seguramente con la práctica habrás encontrado o encontrarás algunas otras buenas prácticas. Lo más importante es que no pierdas la paciencia y que puedas impulsarlo y motivarlo a disfrutar y a hacerse responsable de su aprendizaje desde casa. clases virtuales




Recuerda que los padres son el ejemplo de los hijos y si tú estás bien y centrado, seguramente él también podrá estarlo. No te olvides de ti, evita el estrés y sé amable contigo, que tú también estás aprendiendo a manejar esta nueva normalidad. Entre más enfocado y tranquilo estés mejor podrás apoyar a tus hijos para que se concentren y aprendan. Los niños requieren atención, cuidado, apoyo y, sobre todo, que sus papás o cuidadores se encuentren bien y enfocados en ellos. No temas pedir ayuda a un especialista en caso de que lo necesites.


Esta nota es una colaboración de Doctoranytime, con participación de Mariela Arenas González, psicóloga egresada del Claustro de Sor Juana, en 2015. También cuenta con una maestría en Teoría Psicoanalítica, concluida en 2019, y cinco años de experiencia en consulta. Se especializa en terapia de corte psicoanalítico y psicoterapia breve, entre otros.

 

Referencias
¿Te gustó? Compártelo
Abrir chat