El juguete ideal

El juguete ideal

Cuántas veces te has preguntado si sería conveniente comprarle a tu pequeño ese juguete que quiere porque está de moda. ¿Será el juguete adecuado? Para responder a esta pregunta debes tomar en cuenta la edad de desarrollo que tiene tu niño, ya que, según su edad irá modificando gustos y necesidades. Durante los primeros años considera comprarle juguetes que estimulen sus sentidos a través de texturas, sonidos, colores y formas; juguetes para lanzar, montar o golpear, ya que le ayudarán a desarrollar su coordinación. A  partir de los tres años, los niños empiezan a mostrar más interés por los juguetes que les permitan imitar, comunicar y estar en movimiento. Una vez que cumplen seis años, se empieza a interesar más por juegos en los que pueda relacionarse con otros niños, como juegos para construir, de experimentos o electrónicos. Para la etapa próxima a la adolescencia muestran mayor interés por juegos tecnológicos, en donde los videojuegos ya son de su mayor interés. Al igual que con el resto de los juguetes, debes tener en cuenta la edad pero principalmente el contenido, ya que muchas veces por tratar de darle gusto se pierde de vista que son videojuegos que contienen demasiada violencia y agresión. Fuente: El manual de niñera al rescate Notas relacionadas Tu hijo aprende socializando Ayúdalo a entender las diferencias Diferentes tipos

leer más

;

Aumenta su autoestima

Aumenta su autoestima

Tener buena autoestima es fundamental para el sano desarrollo de un niño, pues refuerza la confianza que tiene en sí mismo. “La autoestima proviene de sentir que uno es aceptado, que es capaz, y de saber que nuestras contribuciones son valiosas y valen la pena”, dice Jane Nelsen, terapeuta familiar. Asegúrate de que tu hijo se sienta orgulloso de sí mismo y confíe en su capacidad para enfrentar los retos de la vida. Para ello te sugerimos tomar en cuenta las siguientes recomendaciones: Dale amor incondicional La autoestima de un niño se fortalece con el amor que le den sus padres, por eso es de suma importancia que aceptes a tu hijo tal como es, independientemente de cuáles sean sus fortalezas, sus dificultades y su carácter. Nunca dejes de decirle que lo quieres y cuando sea necesario corregirlo, déjale claro que lo inaceptable es su comportamiento, no él. Bríndale atención Siempre date tiempo para estar con tu hijo, eso le ayudará a sentir que es valioso e importante para ti. No tiene que ser mucho tiempo, pero sí de calidad: evita hacer otras cosas, como ver la televisión o tu teléfono mientras hablas o juegas con él. Es muy importante que sepa que le estás poniendo atención. Establece límites Sé claro, coherente y consistente al momento de establecer y hacer

leer más

;

Menos castigos menos mentiras

Menos castigos menos mentiras

Para que tu hijo diga la verdad, es mejor no castigarlo ni amenazarlo cuando mienta. Esto fue lo que se descubrió en un experimento reciente, dirigido por la profesora Victoria Talwar, del Departamento de Educación y Asesoramiento Psicológico en la Universidad de McGill, en el que participaron 372 niños de entre 4 y 8 años. El experimento fue así: un investigador entró con cada niño a una habitación en la que había una cámara oculta. Le dijo que a sus espaldas había un juguete, pero no debía voltear durante el minuto que él estuviera afuera. Al regresar, los investigadores preguntaron a los niños si habían obedecido las instrucciones. Los resultados fueron los siguientes: poco más de dos tercios del total voltearon a ver el juguete (251 niños de los 372, es decir, un 67.5%), siendo los de mayor edad los que menos lo hicieron. Cuando se les preguntó si habían obedecido las instrucciones, 167 de los 251 niños que no hicieron caso dijeron que sí (lo que equivale al 66.5%). Lo que resultó más interesante para los investigadores fue que los niños mostraron menor propensión a decir la verdad cuando sentían miedo a ser castigados. En cambio, cuando se les pedía decir la verdad simplemente por complacer a los adultos, o porque eso era lo correcto, los niños se mostraron más

leer más

;

Música para leer mejor

Música para leer mejor

Desde hace mucho tiempo, los profesionales de la educación han observado que los estudiantes que tocan algún instrumento musical potencializan sus habilidades académicas. Por ejemplo, Nina Kraus, directora del laboratorio de Neurociencias de la Audición en la Universidad de Northwestern, ha estudiado los efectos de la música sobre la plasticidad cerebral y su relación con la mejoría de habilidades lectoras en los estudiantes. Según sus propias palabras, la llamada “ventaja del músico” ha resultado difícil de estudiar, ya que, por lo general, las clases de música se imparten de  manera particular, y a niños o jóvenes de nivel socioeconómico alto, lo que ha dificultado la detección de la verdadera causa del éxito académico. ¿Es consecuencia del entrenamiento musical o del elevado nivel socioeconómico? Con todo y todo, Kraus sigue pensando que el aprendizaje de la música trae consigo efectos positivos importantes. “La música y el lenguaje tienen como base el procesamiento auditivo”, señala. La lectura se asocia con la audición en la identificación de sonidos y con su correcta correspondencia ortográfica, por lo que muchos aspectos del procesamiento auditivo que son deficientes en niños o jóvenes con problemas de lenguaje y aprendizaje, se ven favorecidos en aquellos que reciben entrenamiento musical, mejorando su capacidad lectora. Para comprobarlo, Krauss reclutó a estudiantes de bachillerato y evaluó sus habilidades lectoras, su  coeficiente intelectual

leer más

;