6 errores que reducen las oportunidades de éxito de nuestros hijos

6 errores que reducen las oportunidades de éxito de nuestros hijos

Para Tim Elmore, experto en liderazgo y autor de varios bestsellers sobre Psicología, hay seis errores de crianza típicos en los padres, que suelen afectar la seguridad en los niños y reducir sus oportunidades de éxito, tanto a nivel personal como profesional. No dejar que asuman riesgos Nadie pone en duda que la vida de cualquier persona está llena de riesgos, y que éstos suelen ser mayores en el caso de un niño. Obviamente, como papás nos corresponde estar al tanto de nuestros hijos e intentar protegerlos a través de todos los medios que estén a nuestra disposición. Sin embargo, se han realizado diversos estudios a través de los cuales se ha podido observar que si un niño nunca se ha caído y raspado las rodillas, es mucho más probable que se convierta en un adulto lleno de fobias. En cierto sentido, es necesario que un niño tropiece varias veces para que entienda que eso es algo normal.Querer eliminar todo tipo de riesgos en la vida de nuestros hijos puede repercutir de una manera negativa, pues podríamos estar contribuyendo a que, de adultos, se convirtieran en personas llenas de inseguridad y de baja autoestima. Brindarles ayuda antes de lo conveniente Esto depende de la situación, por supuesto, pero si no se trata de algo serio, ir a ayudar a nuestros hijos antes de tiempo y

leer más

;

Lo que los niños más disfrutan hacer con sus padres

Lo que los niños más disfrutan hacer con sus padres

Cada año, una maestra, que durante dieciséis años se dedicó a dar clases en diferentes países del mundo, acostumbraba poner a sus alumnos un mismo ejercicio. La tarea consistía en lo siguiente: todos debían pensar en las actividades que más disfrutaban hacer con sus papás, es decir, aquellas con las que se sentían felices y amados, para luego anotarlas en su cuaderno. En comparación con lo que ocurría cuando les encargaba cualquier otra tarea, los alumnos guardaban absoluto silencio para dedicarse a escribir lo que les habían pedido. Según cuenta la maestra, conforme los niños hacían sus anotaciones, ella se deleitaba viéndolos sonreír, contentos con el solo hecho de recordar todas esas experiencias que les habían resultado tan agradables. Lo interesante de esta anécdota es que, año con año, la maestra volvía a darse cuenta de que las respuestas de los niños eran prácticamente las mismas, independientemente del país en el que había sido llevado a cabo el ejercicio. Esto la llevó a una clara conclusión: para los niños, las actividades que realizan en compañía de sus padres, que más valiosas y memorables resultan, son aquellas que se pueden llevan a cabo un día cualquiera, y cuya principal característica es la sencillez. La maestra nos compartió una lista con las diez respuestas más frecuentes derivadas de ese ejercicio, realizado en diferentes

leer más

;

Las diez actividades más memorables para un niño

Las diez actividades más memorables para un niño

Que vengan a mi habitación por la noche, me arropen y me canten una canción. También que me cuenten historias de cuando era más pequeño Que me den besos y abrazos, se sienten y hablen conmigo en privado Que pasen tiempo solo conmigo, sin que estén mis hermanos Que me den alimentos nutritivos para que pueda crecer sano Que hablemos durante la comida de lo que podríamos hacer juntos el fin de semana Que por la noche hablen conmigo sobre cualquier cosa: amor, escuela, familia, etcétera Que me dejen jugar mucho afuera Meternos bajo una cobija y ver juntos nuestro programa de televisión favorito Que me exijan disciplina, me hace sentir importante para él/ella Que me dejen mensajes especiales en mi escritorio o dentro de mi lonchera ¿Qué te pareció la lista? ¿Coincide con la tuya? Sea como sea, a nosotros nos encantó lo que podríamos considerar la moraleja de este cuento: lo que más hace feliz a un niño son los pequeños detalles. ¡Tómalo en cuenta!  Notas relacionadas Enséñale a superar la frustración paso a paso ¿Problemas con las matemáticas? La mayor felicidad de los niños está en su familia…