Cómo establecer límites a un niño eficazmente

Cómo establecer límites a un niño eficazmente

Xóchitl González Muñoz Nos encontramos en una etapa de transición, en la que poco a poco han ido perdiendo vigencia los modelos utilizados por la generación de nuestros padres y de nuestros abuelos, que se basaban en la imposición y el ejercicio de la autoridad, bajo el entendido de que así, y solo así, se podría educar hijos obedientes. Sin embargo, y por fortuna, cada vez hay mayor conciencia respecto a los inconvenientes de estos métodos agresivos, y más información sobre las verdaderas alternativas que existen para, a través de una crianza respetuosa, hacer de nuestros hijos personas responsables, empáticas y, sobre todo, emocionalmente sanas. Un aspecto clave en este sentido es el establecimiento de límites de manera oportuna, asertiva y congruente. Sin embargo, es usual que cuando hablo con los papás sobre este tema surjan muchas dudas; éstas son algunas de las más frecuentes: ¿Cuáles son los beneficios de los límites en los niños? El establecimiento de límites es fundamental para que los niños se sientan seguros y protegidos. Cuando existen límites claros en casa, los niños saben que son sus papás los que están al mando, y confían en que serán responsables al momento de decidir qué es lo mejor para ellos. En cambio, cuando no hay límites, ¿se imaginan lo que pueden llegar a sentir al darse cuenta

leer más

;

Cómo poner límites y evitar disgustos en casa

Cómo poner límites y evitar disgustos en casa

Cuando establecemos límites claros, firmes y constantes en casa, le estamos facilitando a nuestros hijos su adaptación a la sociedad, ya que esto les permite saber qué es lo que pueden o no pueden hacer, así como lo que se espera del ellos. Los límites se establecen de acuerdo con la edad de desarrollo de tus hijos. No puedes ser muy exigente cuando aún no logran comprender todas las cosas que hacen, ni tampoco puedes ser tan flexible y condescendiente si ya logran identificar lo que está bien y lo que está mal. Pero atención: es muy importante no confundir firmeza con agresividad ni violencia. Para formar hijos emocionalmente sanos debes evitar a toda costa los gritos y los golpes.   Lo que tú debes hacer es mostrar una actitud firme pero a la vez tranquila. No olvides automonitorearte constantemente para evitar engancharte con el enojo de tu hijo y que se convierta en una situación tensa y de conflicto.Marcar límites y cumplir las consecuencias por una conducta le ayuda al niño a hacerse responsable de las consecuencias de sus actos y a autorregularse y tolerar la frustración. Cuando dejan de funcionar los límites En el momento en el que los límites son poco claros o van de acuerdo con el estado emocional en el que se encuentran los padres dejan de

leer más

;

Si ganas tú, tu hijo pierde

Si ganas tú, tu hijo pierde

Suena feo, ¿verdad?  Pues no solo suena mal sino que es lo que ocurre cuando entramos en una lucha de poderes con nuestros hijos. ¿Cuándo hacemos esto? Cuando intentamos imponer que hagan algo: que recojan su cuarto, que hagan la tarea, que se estén quietos… profundicemos un poco en lo que significa esta lucha de poderes ¿Cómo nos hace sentir? Cansados/as, hartos/as, frustrados/as, desesperados/as, impotentes, enojados/as… ¿Cuál es nuestro objetivo cuando lo hacemos?  Conseguir que mi hijo/a haga lo que le pido a toda costa. Empiezo pidiéndoselo tranquilamente y elevo el tono si no hace caso, hasta que termino con una amenaza o un castigo. El objetivo es salirme con la mía. Tengo que ganar porque si no lo consigo significa que no sé controlar a mi hijo y estoy dejando que se salga con la suya, es decir, significa que no lo estoy educando bien. ¿Cómo se siente tu hijo/a cuando lo haces?  En inferioridad de condiciones, resentido/a, resignado/a, enojado/a, con ganas de vengarse, alejado/a de ti emocionalmente. ¿Crees que se siente enormemente agradecido/a contigo por haberle enseñado algo a la fuerza? ¿Crees que se siente más motivado/a para superarse y hacer las cosas de un modo mejor? ¿Crees que se siente querido/a mientras le haces pagar por lo que no hace bien? Con todo esto, creo que podemos

leer más

;

Establecer límites sin agredir

Establecer límites sin agredir

Para muchos papás, formar niños respetuosos y disciplinados sigue siendo sinónimo de aplicar mano dura. En algunos casos, incluso, justifican las agresiones físicas o psicológicas, pensando que solo así un niño será capaz de reconocer la autoridad y entender una lección.  Sin embargo, lo que en realidad les estamos enseñando a nuestros hijos cuando recurrimos a un golpe es precisamente eso: que en la vida, las cosas deben solucionarse a golpes.  Por tal motivo, les sugerimos ver el siguiente video sobre la importancia de establecer límites sin agresiones, no solo para hacer valer la disciplina, sino para hacer que nuestros hijos se sientan seguros y protegidos.  Notas relacionadas Ignorarlos o ponerlos en ridículo, igual que golpe… Amor: clave en el desarrollo de nuestros hijos Mi mejor aliada: la intuición

¿Demasiado tiempo frente a la pantalla?

¿Demasiado tiempo frente a la pantalla?

Octubre de 1995 A mi papá siempre le ha gustado escuchar una estación muy famosa que toca solo canciones en inglés. Aunque mis hermanos y yo estudiamos ese idioma, nuestro nivel aún no es tan avanzado como para entender lo que dice la letra. La dinámica propuesta por mi papá siempre es la misma: “Le doy un premio a quien adivine la canción”, dice mientras le sube al radio. Mis hermanos y yo  intercambiamos miradas de complicidad e intentamos cachar una palabra, algo para adivinar la melodía. SI la canción está por terminar y no hemos adivinado papá nos ayuda con una pista. A veces sabemos la respuesta, otras simplemente le atinamos, pero en todos los casos nos divertimos diciendo lo primero que se nos viene a la mente. Así son los trayectos de regreso a casa; es una manera de jugar con papá. Octubre actual Papá sube al volante y sintoniza la misma estación que hace 20 años. “Le doy un premio a quien adivine la canción y me diga quién la canta”, dice. Mi hermana pequeña saca su celular, lo pasa por el aire y, voilà, aparece en la pantalla el nombre de la canción, el cantante, el álbum al que pertenece y el año en que salió a la venta. ¡Wow! No solo la pregunta de papá

leer más

;