Terror a la escuela

Terror a la escuela

El miedo a la escuela va más allá de una simple negativa por parte del niño respecto a asistir a clases. Sus miedos pueden estar relacionados con las habilidades que requiere cada una de las actividades que debe realizar en la escuela, como aprobar un examen, tener que participar frente a su grupo y pensar que no sabrá responder correctamente, sentir que hará el ridículo al momento de leer en clase… es decir, que de alguna u otra forma, fracase. Otras posibilidades son que tenga problemas con alguno de sus maestros o de sus compañeros, o que la escuela le exige un alto nivel académico y él siente que no puede con las exigencias. La fobia escolar provoca altos niveles de ansiedad en el niño, mismas que se manifiestan a través de la negación constante para ir a la escuela, berrinches al momento de llegar, dificultades para entrar a las instalaciones, malestares físicos justo en los días de clases, náuseas o dolores de estómago. Habla con él e intenta que te dé las razones reales por las que no quiere ir a la escuela. Ayúdalo a bajar su nivel de ansiedad y no dramatices sus malestares físicos; tómalos con toda naturalidad y no le permitas que falte a la escuela cada vez que te diga que se siente mal. Ponte en contacto

leer más

;

¿A qué edad debe empezar a ir a la escuela?

¿A qué edad debe empezar a ir a la escuela?

Una pregunta frecuente entre papás es ¿cuál es la mejor edad para que sus pequeños comiencen a ir a la escuela? De acuerdo con los programas educativos en México, la edad indicada para ir a preescolar es la de 5 años, sin embargo, maestros de niños que tienen entre 2 y 3 años reportan que a estas edades suelen mostrar un gran entusiasmo por aprender, habilidades para escuchar y jugar con los demás, además de un claro deseo de ser independientes; y que esto genera una mejor actitud hacia el aprendizaje y un mejor desempeño académico futuro.  Un estudio reportado por el Departamento del Centro Nacional de Educación de Estadísticas de Educación (NCES, por sus siglas en inglés) arrojó que los niños que asisten al jardín de niños desarrollan una amplia gama de habilidades, conocimientos y comportamientos que les da cierta ventaja sobre los niños que ingresan directamente a preescolar. Especialistas de dicho departamento realizaron un estudio con 18,000 estudiantes y revelaron que lo aprendido en el jardín de niños les da ventajas, sobre todo en el área de lectura y matemáticas.  Una buena manera de estimular una actitud positiva frente al aprendizaje y, sobre todo, de crear buenos hábitos de estudio, es enviar a los pequeños a programas de educación temprana de alta calidad. Además, de esta forma nuestro

leer más

;

¿Cómo influye la actitud de los papás en las calificaciones?

¿Cómo influye la actitud de los papás en las calificaciones?

Si bien el rendimiento escolar de los niños depende de muchos factores, como la familia, los profesores, la influencia de los compañeros de clase y el autoconcepto del niño, entre otros, los padres son piezas fundamentales, pues son su ejemplo a seguir y las personas más importantes para cualquier niño.  Lo que papá o mamá comenten sobre su hijo, así como el reconocimiento que hagan de su esfuerzo y logros son aspectos clave para que el niño tenga un buen rendimiento y obtenga grandes resultados. Sin duda, las expectativas de papá y mamá, y lo que le transmiten a su pequeño en este sentido puede beneficiar o perjudicar de manera importante su rendimiento académico.  De acuerdo con un estudio reciente, publicado en Journal of Personality and Social Psychology, los niños suelen tener un buen rendimiento académico cuando las expectativas que papá y mamá tienen sobre ellos son realistas, es decir, las basan en sus aptitudes y habilidades. El investigador Kou Murayama, encontró que el exceso de aspiración por parte de los padres puede ser contraproducente en el rendimiento escolar del niño.   Pero ¡ojo!, esto no significa dejar de exigir un buen resultado, sino tener altas expectativas que sean alcanzables por ellos. Los investigadores encontraron que las altas aspiraciones aumentan los logros académicos de los niños, siempre y cuando no superen las

leer más

;

¿Menos días a la escuela?

¿Menos días a la escuela?

Cuando queremos aprender algo, lo que sea, es necesario que le dediquemos tiempo y empeño. Siempre hemos sabido que los buenos resultados se logran a través de la constancia y trabajo continuo. Sin embargo, también es importante reconocer que en ciertas ocasiones, menos es más. Un estudio realizado en las universidades de Georgia State y Montana State reveló que disminuir de cinco a cuatro los días en que los niños de primaria asisten a la escuela tendría un impacto positivo en su rendimiento académico, especialmente en habilidades matemáticas. Para llegar a esta conclusión, los investigadores formaron dos grupos: en el primero, los niños solo asistieron a la escuela cuatro días a la semana, aunque en total cumplían con las mismas horas de clase que los niños del segundo grupo, quienes asistieron a clase de lunes a viernes. Estadísticamente, los investigadores reportaron que los niños del grupo 1 tuvieron puntajes significativamente mejores en el área de matemáticas, sin afectar sus puntajes de lectura. Pero… ¿por qué asistir un día menos a la escuela podría ser más benéfico? Una posible explicación es que el hecho de acortar los días ayuda a que los niños tengan jornadas más largas (para cumplir con el total de horas), permitiendo que los profesores tengan el tiempo suficiente para explicar el tema de manera didáctica y divertida. Por

leer más

;