Dale a tu hijo las herramientas para ser un líder

Dale a tu hijo las herramientas para ser un líder

Patricia de la Fuente Diversos estudios neurológicos han revelado que, en los primeros meses de vida, el cerebro tiene mayor capacidad para reorganizarse y modificar funciones, siendo ésta la etapa idónea para la formación de habilidades sociales e ir desarrollando actitudes de liderazgo que podrán ganar mucha relevancia en el futuro. Entre las principales cualidades de un líder (mismas que pueden forjarse desde la primera infancia), están: La actitud de servicio Capacidad de sentir empatía Capacidad de influir en los demás Visión a futuro Motivación Disponibilidad para trabajar en equipo Disposición a asumir riesgos A su vez, existen ciertos factores que podemos considerar como pilares del liderazgo: Hábitos Valores Inteligencia emocional Inteligencia social Disciplina Para el pediatra y neonatólogo Alfredo Morayta Ramírez Corona, tener un ambiente estructurado con disciplina sana, confianza, límites claros, consistentes y adecuados, son vitales para el desarrollo de la personalidad del niño. “Reforzar la autoconfianza y  mejorar sus debilidades hará que sea un líder”, señala. El especialista comenta, además, que todos los niños tienen fortalezas y debilidades, mismas que se pueden observar desde los primeros años de vida, por lo que sugiere exaltar sus aptitudes y enfocar las carencias como áreas de oportunidad no como impedimentos. Estos son algunos aspectos a tomar en cuenta para desarrollar sus habilidades sociales desde los primeros meses de vida: La

leer más

;

Papás felices, hijos felices

Papás felices, hijos felices

Mucho hemos leído, escuchado y platicado acerca de cómo educar a nuestros hijos para que sean felices. Si bien cada generación es diferente, existe una regla esencial y es que hablemos de la época que sea, los ingredientes mágicos son el cariño y la alegría que logramos transmitir a nuestros pequeños. Si te estás preguntando qué hacer para que tus hijos sean más felices, la respuesta es simple: depende de la edad del niño, de su personalidad, de cómo se ha creado el vínculo con sus padres y, sobre todo, de cómo tú, papá, estás haciendo tu labor. Si consideras que como papá no eres muy expresivo, te recomendamos tomar en cuenta estos consejos para empezar a serlo; ahora que si te identificas como un rotundo apapachador, estas mismas recomendaciones podrían servirte para no pasarte de la raya y evitar el riesgo de impedir la autonomía y el control emocional de tu hijo. Practica la felicidad Lo que hace feliz a nuestros hijos puede llegar a sorprendernos, ya que su capacidad de asombro es inmensa. Como papás no podemos regalarles la felicidad pero sí podemos enseñárselas. ¿Cómo? ¡Practicándola! Cuando un papá o una mamá se siente feliz, contento con sus propias actividades, es mucho más fácil que transmita felicidad a quienes lo rodean (empezando por su propia familia). En cambio,

leer más

;

Disciplina sin agresión

Disciplina sin agresión

La tarea de ser papá no es nada fácil, lo sabemos todos. Algunas veces nuestros hijos sacan lo mejor de nosotros, pero otras sacan lo peor. Por momentos podemos perder la paciencia pero debemos ser cuidadosos y no actuar de manera reactiva, ya que, si los agredimos, ya sea con gritos, insultos o maltrato físico, los haremos sentir mal consigo mismos y provocaremos su resentimiento. En cambio, si logramos establecer una buena comunicación con ellos y nos esforzamos por instaurar una disciplina sin agresión, basada en el respeto y de manera afectuosa, les estaremos enseñando a comportarse y a desarrollarse de una forma sana e independiente. Sentirán que son escuchados y valorados. Esos son solo algunos de los principios en los que se basa la crianza positiva, una metodología desarrollada en 1920 por Alfred Adler y Rudolf Dreikurs, enfocada a enseñar a los niños a convertirse en personas responsables y respetuosas. Cuando un hijo se porta mal, tenemos dos opciones como papás: enojarnos con él, gritarle, insultarlo y hasta agredirlo físicamente; o bien, reaccionar con calma, haciendo un esfuerzo por comprender las causas de ese comportamiento e intentando establecer una comunicación efectiva para lograr una disciplina positiva. Este concepto no implica el castigo, sino enseñar a tu hijo a comportarse. Las nalgadas o cualquier otro tipo de golpe pueden traer consigo una

leer más

;

Niños sobreprotegidos

Niños sobreprotegidos

El primer paso para corregir un error es reconocerlo. Por eso queremos compartirte esta información que podría ayudarte a reconocer si estás sobreprotegiendo a tu hijo. ¿Te resultan conductas familiares? Características de los niños sobreprotegidos: Está acostumbrado a que siempre lo atiendan y hagan todo por él No es servicial, así que nunca se preocupa por ayudar a los demás Necesita que alguien lo ayude con sus tareas Comparado con otros niños de su edad, suele ser el más dependiente Nunca tiene presentes sus responsabilidades, por lo que alguien debe estar recordándoselas Se enoja y reclama cada vez que debe hacer un esfuerzo Es temeroso e inseguro Es atenido y pocas veces muestra iniciativa Se queja constantemente de ser maltratado por otros niños Cuando pide algo lo hace lloriqueando Es poco hábil para solventar retos físicos y mentales Se le dificultan las relaciones sociales y suele quejarse de que los demás lo relegan Le es difícil adaptarse a los cambios Suele actuar de manera caprichosa Tiende a ser poco activo y holgazán Es egocéntrico y muestra poca sensibilidad y empatía hacia los demás Si reconoces varias de estas conductas en tu hijo, te sugerimos tomar en cuenta las siguientes recomendaciones:  Motívalo a que se esfuerce para obtener lo que quiere  Si tiene algún problema con un compañero deja que entre ellos mismos arreglen

leer más

;