Padres depresivos, hijos depresivos

Padres depresivos, hijos depresivos

La depresión infantil obedece a diversos factores: genético, psiquiátrico, psicológico, social… sin embargo los menores que tienen un núcleo familiar con tendencia hacia la depresión, pueden estar predispuestos a padecerla desde muy temprana edad y son candidatos a ser adultos con depresión crónica: “Cuando los psicólogos realizamos la historia clínica de los pacientes con depresión infantil, descubrimos que casi siempre la madre, el padre o ambos también padecen este trastorno. Sabemos entonces que el comportamiento del niño se presenta por una reacción de lo que vive en su entorno familiar. Se trata de una conducta aprendida, en casi la mitad de los casos”, sostuvo la doctora Claudia Sotelo Arias, directora del Centro de Especialización de Estudios Psicológicos en la Infancia (CEEPI). La especialista explicó que otro factor que lleva a los menores a padecer depresión es el maltrato al que son expuestos, física, pero sobre todo emocionalmente: “Los papás con depresión suelen estar irritables y pueden agredir a sus hijos de diversas formas. Además tienen una autoestima muy baja y por ello exponen de forma reiterada a los menores a mensajes negativos, incluso catastróficos. Entonces los niños, que perciben el mundo con los ojos de sus padres, comienzan a desarrollar desde muy pequeños una visión pesimista del mundo, lo cual puede conllevar a la depresión”. Lee también ¿Cómo formar hijos emocionalmente

leer más

;

Protege a tu bebé cuidando tu salud emocional durante el embarazo

Protege a tu bebé cuidando tu salud emocional durante el embarazo

Cuando una mujer está a punto de traer al mundo a una nueva criatura siempre trata de cuidarse físicamente: se alimenta lo mejor posible, toma vitaminas y todo lo necesario para que el desarrollo del bebé sea óptimo, pero en ocasiones olvida aspectos que son igual de importantes. En la actualidad se han realizado estudios que comprueban que el bienestar físico de la madre es de tanta importancia como su salud emocional. La estabilidad mental y tener un embarazo libre de estrés, en el que las emociones sean en su mayoría positivas, se traduce en mejor desarrollo del bebé dentro y fuera del útero.  Muchas teorías recientes apuntan que los estados depresivos, la tristeza y el estrés pueden ser aprendidos desde el vientre materno. ¿Cómo afectan al bebé los sentimientos de la madre? Estos son algunos puntos que hay que tomar en cuenta durante la gestación, ya que pueden influir positiva o negativamente por el resto de su vida. 1. La depresión afecta el coeficiente intelectual del niño Aunque la placenta actúa como capa que protege al feto de diversas hormonas como el cortisol –la cual se produce tras un estado de estrés prolongado–, “si la madre se siente constantemente sometida a actividades que le causen estrés, tristeza, o si padece trastornos depresivos, el cortisol puede penetrar la placenta y

leer más

;

15 necesidades emocionales de tu hijo en las que debes poner toda tu atención

15 necesidades emocionales de tu hijo en las que debes poner toda tu atención

Rafael Guerrero El ser humano tiene la enorme facilidad de convertir deseos (lo que quiero) en necesidades (lo que necesito). No es nada infrecuente escuchar comentarios del tipo “necesito casarme para ser feliz”, “es imprescindible para mí poder hacer un viaje a India” o “sin mi café de la mañana no soy nadie”. Aunque nos cueste creerlo, todo esto son cosas de las que disfrutamos pero que no son necesarias para la supervivencia del ser humano. Es por ello por lo que es importante que entendamos la diferencia que existe entre necesidades y deseos. Podemos decir que las necesidades son básicas para la supervivencia de cualquier ser humano. Las necesidades se ubican en la base de la famosa pirámide que describió Abraham Maslow, donde encontramos, además de las necesidades fisiológicas como la alimentación, la hidratación y el descanso, las necesidades emocionales o afectivas. De este tipo de necesidades hablaremos con detenimiento más adelante. Por otro lado, los deseos no son necesarios para nuestra supervivencia. Pueden ser cosas que ansiamos o nos motivan, pero su no consecución no pone en riesgo nuestra vida. Veamos un ejemplo. Yo puedo desear fervientemente que me toque la lotería. Es más, puedo fantasear o imaginar qué haría con ese dinero. Pero el hecho de que no me toque la lotería no implica que mi supervivencia esté en riesgo. En

leer más

;

7 acciones clave para la felicidad de nuestros hijos

7 acciones clave para la felicidad de nuestros hijos

Katie Hurley, escritora y psicoterapeuta de niños y adolescentes, colaboradora en Practical Parenting, Moonfrye, Clomid and Cabernet y allParenting, identifica 7 acciones clave para la felicidad de nuestros hijos que queremos compartir con ustedes. Establece (y respeta) una hora para comer Puede no parecer tan importante a simple vista, pero cuando un niño tiene hambre y no puede hacer nada para saciarla, puede llegar a sentirse muy mal y reflejarlo en su conducta. Las rutinas hacen que los niños se sientan seguros y tranquilos. Además, mantener un ritmo en sus comidas es importante para su desarrollo. Ayúdalo a que duerma bien Como papás puede ser que nos guste desvelarnos. Tal vez tengamos esa costumbre desde tiempo atrás, incluso. Sin embargo, es muy importante respetar los ciclos de sueño de nuestros hijos, ya que ellos necesitan descansar en forma adecuada y contar con la energía necesaria para tener un buen rendimiento escolar y llevar a cabo sus demás actividades. Que tus hijos duerman bien o no es determinante en el humor de toda la familia. Fomenta el juego creativo y espontáneo Los niños siempre se han caracterizado por su imaginación y gran capacidad de asombro. Esto les permite convertir un sillón en una nave espacial cuando se trata de divertirse. Favorece en tus hijos estas virtudes, comunes a todos los niños, dejándolo resolver por sí

leer más

;

Abraza a tu bebé todo lo que puedas

Abraza a tu bebé todo lo que puedas

“¡No lo lleves siembre en brazos, que se malacostumbra!”. ¿Cuántas veces has escuchado esta frase? Pues resulta que no, que no se malacostumbran. Es más: los bebés, necesitan estar en brazos el mayor tiempo posible.  ¿Por qué? Los bebés lloran, eso lo sabemos. Lloran porque tienen hambre, porque quieren que les cambien el pañal, porque tienen sed… o porque necesitan estar cerca del regazo de su madre o de su padre. Y el instinto natural es sostenerle en brazos. Sin embargo, durante mucho tiempo nos han estado diciendo que es un error… que los bebés al final se acostumbran a los brazos y lloran solo y exclusivamente con la intención de que les abracen.  Olvida todo eso. La nueva corriente no solo confirma que esto es mentira, sino que van más allá: los bebés no solo no se malacostumbran a los brazos, sino que además los necesitan. ¿La razón científica? Cuando nacen, los recién nacidos pasan por un proceso de exterogestación. Necesitan acostumbrarse a su nuevo entorno poco a poco. Durante nueve meses estuvieron en un lugar cómodo, caliente y muy pequeño. De repente pasan (de forma traumática) a un lugar frío, inmenso… sienten frío, hambre, sueño, dolor… ¿Qué necesitan en ese momento? Según la teoría de la psicóloga Laura Gutman, sentirse abrigados por los brazos de alguien en quien confían. Así que lo mejor es intentar ofrecerles un ambiente

leer más

;