10 cosas que un hijo varón necesita de su papá antes de los 10 años

10 cosas que un hijo varón necesita de su papá antes de los 10 años

Muchas veces hemos señalado que los niños no necesitan padres perfectos, sino ejemplares. ¿Y esto qué significa? Que haya congruencia entre lo que le piden (exigen) a sus hijos y el comportamiento que muestran frente a ellos. Esta vez, queremos compartir contigo este decálogo sobre lo que todo papá debería hacer con su hijo antes de los 10 años: No le compres todo lo que tú deseaste tener y te hizo falta de niño, mejor enséñale todo lo tú deseaste saber y que a ti te hizo falta aprender de niño. Abrázalo, llénalo de besos, caricias y juegos; no solo de palabras afectivas. Los niños también necesitan contacto físico, eso les da mucha fortaleza. Enséñale a ser suficientemente fuerte para nunca dejarse pisotear, suficientemente listo para saber reconocer cuando necesita ayuda y suficientemente valiente para pedirla. Hazle saber que aunque él no creció dentro de tu vientre, creció dentro de tu corazón. Enséñale que cuando se trata de amor, no se apresure, que espere por esa persona por la que no pueda vivir sin ella, como tú lo hiciste con su madre. Escúchalo y nunca dejes de preguntarle. Pregúntale cómo le fue en la escuela, cómo va con sus amigos, qué le preocupa. Escúchalo con toda la atención, apaga la tele y deja aparte el celular. Recuerda que tu hijo algún día será el

leer más

;

¿Cómo formar hijos emocionalmente sanos?

¿Cómo formar hijos emocionalmente sanos?

Si has dado clic a esta nota es porque te interesa la salud emocional de tu hijo y eso es para celebrar. ¿Por qué? Por varias razones. En primer lugar, es importante hacer conciencia sobre algo muy importante: “si algo le hace falta al mundo hoy por hoy, es gente emocionalmente sana: maestros emocionalmente sanos, padres de familia emocionalmente sanos, políticos emocionalmente sanos, líderes de todo tipo emocionalmente sanos”, como dice Xóchitl González Muñoz, directora de Psicología para Niños y autora de este libro digital. ¿Y sabes qué? La mejor manera de empezar a trabajar en ello es hacerlo desde casa, con la mayor parte de la atención puesta en los hijos. Esa fue una de las principales razones por las que fue hecha esta guía para los papás.  Otra razón de peso es que la mayoría de los problemas infantiles tienen que ver con un mal manejo de sus emociones. ¿Lo hubieras imaginado? Ante esta situación, sería conveniente que respondieras a la siguiente pregunta: ¿qué estás haciendo tú para ayudarle a tu hijo a desarrollar su inteligencia y salud emocional? Más que un libro, ¿Cómo formar hijos emocionalmente sanos? es un paquete formado por tres archivos digitales que recibirás por mail: 1. Guía de once pasos para formar hijos emocionalmente sanos 2. Cuaderno de trabajo con actividades para realizar en casa con tus

leer más

;

El desarrollo de las emociones entre los 0 y los 6 años

El desarrollo de las emociones entre los 0 y los 6 años

Se conoce como desarrollo emocional al conjunto de conductas que se adquieren conforme una persona crece e interactúa con su entorno. Las etapas del desarrollo emocional no siempre son fáciles de identificar, ya que no se sabe a ciencia cierta cuándo termina una y empieza la otra. Lo que sí se sabe es que es durante la edad más temprana cuando se sientan las bases, y que éstas condicionan en una buena medida el resto de aptitudes y habilidades que se tendrán en la etapa adulta. Dado que las emociones tienen un papel fundamental en la vida, el correcto desarrollo debe potenciarse con sumo cuidado. Desde que nacemos tenemos determinadas capacidades para responder emotivamente a nuestro entorno, pero los estímulos a los que nos exponemos determinarán la capacidad de mostrar sentimientos en determinadas situaciones cuando vamos creciendo. La primera de estas etapas va desde el nacimiento hasta los 6 años, aproximadamente. A su vez, el desarrollo emocional de un niño entre los 0 y los 6 años suele estar fragmentado en tres partes: Durante los primeros 2 años, el desarrollo afectivo y la confianza en los demás se hace patente. El bebé aprende a jugar e interactuar con el resto de las personas, empieza a reconocer las caras de sus familiares y a identificar a quienes no conoce. Cuando las primeras palabras empiezan a aparecer,

leer más

;

¿Cómo reducir el impacto del divorcio?

¿Cómo reducir el impacto del divorcio?

Xóchitl González Muñoz Entre las principales razones por las que una pareja se resiste a la separación están los hijos y el daño que ésta podría causarles. Sin embargo, hay casos en que la relación es tan complicada, que permanecer juntos traería mayores consecuencias para todos. ¿Cuáles son los principales puntos a tomar en cuenta, ante una separación, con respecto a los hijos? El primer paso es definir entre ambos cómo lo van a comunicar, sobre todo si los hijos aún son pequeños. El ambiente y la dinámica familiar están a punto de cambiar radicalmente, y la forma en que los papás den esta información a sus hijos puede ayudarlos (o no) a procesar los hechos de mejor manera. Los papás deben prepararse bien para comunicar este mensaje, pues probablemente éste sea un momento que los hijos recuerden toda su vida. ¿Cuál es la mejor forma de comunicar la decisión? Lo ideal es hacerlo juntos, en casa, con la mayor serenidad posible y preparados emocionalmente para responder preguntas. Si alguno aún no se siente fuerte para hablar con sus hijos, conviene que busque ayuda profesional para poder hacerlo de la mejor manera. Otro aspecto importante es darles certezas sobre lo que va a suceder. En principio, debes tener claro que no podrás evitar el sufrimiento de la separación, pero sí

leer más

;

Crea un ambiente de armonía en casa

Crea un ambiente de armonía en casa

Crear un ambiente de armonía en casa tiene que ver mucho con establecer rutinas para los niños, ya que son fundamentales para un desarrollo saludable. De hecho, la construcción de las rutinas permite que el niño interiorice el esquema diario y, por lo tanto, sepa qué debe esperar en su futuro próximo. De este modo se reduce considerablemente la ansiedad, ya que permite que el niño se desarrolle en un ambiente que le ofrece certezas y constancia, asumiendo que sus necesidades serán satisfechas. Podría pensarse que de esta forma el niño se vuelve dependiente de la rutina y que ésta representa un límite para su autonomía, pero no: la realidad es que las rutinas se convierten en puntos de referencia claros y fijos, permitiendo que el niño aprenda a moverse de forma cada vez más independiente. Los niños aprenden a “utilizar” el esquema del día que ha aprendido con los padres en el hogar y, con el tiempo, comienzan a aplicarlo a diferentes contextos, adaptándolo a las características de cada ambiente. Así que no representa una estrategia limitante, sino al contrario: ofrece los instrumentos que permitirán al niño adaptarse de forma eficaz a todos los ambientes. El hogar se ha considerado desde siempre un refugio, un espacio en el que transcurre la mayor parte de nuestra vida y donde podemos

leer más

;