Mantén una buena comunicación con los papás de tus alumnos

Mantén una buena comunicación con los papás de tus alumnos

Xóchitl González Muñoz En Psicología para Niños siempre hemos tenido claro que para ayudar a un paciente, es fundamental contar con el apoyo, no solo de los papás, sino de sus maestros y de los directivos del colegio. Partiendo de que la escuela es una segunda casa para los niños, nos parece indispensable tomarlos en cuenta y hacer entre todos una auténtica red de apoyo.  Bajo esta lógica, siempre hemos sido muy enfáticos al hablar de la importancia de que siempre exista una buena comunicación entre maestros y padres de familia: continua, libre de prejuicios, transparente y lo más saludable posible. Por eso hemos estado recomendando Kidizz, una excelente herramienta para mejorar la comunicación entre papás y maestros, que ha obtenido muy buenos resultados en Europa –la plataforma fue creada en Francia– y hace apenas unos meses llegó a Latinoamérica. Además de ser segura y muy fácil de usar, Kidizz ofrece la posibilidad de compartir imágenes, documentos, videos y calendarios de manera instantánea. Visita kidizz.com para saber más sobre los beneficios de esta plataforma. O, ¡mejor aún! Llena este sencillo formulario (clic aquí) para que alguien de Kidizz se ponga en contacto con los directivos del colegio o jardín de niños en el que trabajas (o al que asiste tu hijo) en las próximas 24 horas. Kidizz ofrece un mes de prueba sin costo para

leer más

;

Educar es difícil, que nadie te diga lo contrario

Educar es difícil, que nadie te diga lo contrario

Educar es difícil, sí, sobre todo si quieres educar bien. Es fácil equivocarse, perder la paciencia o ser víctimas de un mal día. No es fácil estar siempre lleno de energía positiva, y esas fotos tan bonitas que vemos en las revistas de maternidad no tienen nada que ver con lo que ocurre en nuestra casa ¿estás de acuerdo? Que nadie te engañe con esas fotos maravillosas de familias blancas viviendo en constante armonía. La realidad es otra, lo sabemos bien. La realidad del día a día es distinta, los niños no obedecen a la primera, no se comen las verduras que les preparas y convencerlos de que se vayan a la cama a veces es todo un reto. Educar es difícil y exige que estés ahí, a su lado, para guiarlos y acotar lo que pueden o no hacer durante los primeros años. Es de este modo como asentamos los cimientos de unos buenos valores que les acompañarán de por vida. Educar es difícil porque en más de una ocasión tus hijos te retarán y buscarán sobrepasar los límites que les marcas y saltarse las normas establecidas. Es parte de su crecimiento, deben hacerlo. A ti te toca mantenerte en tu rol de madre o padre y saber que lo que haces está bien por más que te cuestiones a diario si eres

leer más

;

Todo mundo me quiere decir cómo ser mamá

Todo mundo me quiere decir cómo ser mamá

Xóchitl González Directora de Psicología para Niños Hace unas semanas recibí en el consultorio a una mamá desesperada y muy confundida respecto a los pasos que tenía que seguir para llegar a ser la mejor madre posible para sus hijos. Se quejaba, entre otras cosas, de que hubiera tanta gente a su alrededor queriendo interferir en la manera en que llevaba su maternidad: su suegra, su mamá, sus tías, sus amigas, una prima, una vecina… y para colmo, me decía, ¡tantas cosas que lee una en internet!   Curiosamente, no es la primera mamá que me dice algo similar; o ni tan curioso, porque es cierto: existe tanta información sobre cómo criar a un hijo, que si haces caso a todo lo que lees o escuchas, lo más probable es que termines sin saber qué hacer, incluso más confundida que antes de empezar a poner atención en todo lo que dice la gente. Lo que suelo responder a las mamás que me piden ayuda ante esta situación puede resumirse en lo siguiente: Toma las cosas de quien vienen Mucha gente cree que si algo aparece publicado en internet debe darlo por cierto, y esto un gran error. Esto aplica igual con cualquier tema, por supuesto, pero hablando específicamente sobre aspectos relacionados con la crianza, llama la atención la cantidad de

leer más

;

¿Realmente pueden ser divertidas las matemáticas?

¿Realmente pueden ser divertidas las matemáticas?

Para un niño, desarrollar habilidades numéricas desde pequeño es clave para que en el futuro pueda comprender problemas matemáticos de mayor complejidad y tener un buen rendimiento académico. Por eso es muy importante ayudarles a nuestros hijos a familiarizarse con los números desde pequeños, y qué mejor que hacerlo desde la perspectiva del juego. Toma en cuenta estas recomendaciones para, según la edad de tu hijo, ayudarle a desarrollar sus habilidades numéricas.     Reconocer los números y leerlos en voz alta Para hacer operaciones matemáticas es básico que los niños reconozcan las cantidades (unidades, decenas y centenas). Un ejercicio fundamental es pedirles que lean las cantidades en voz alta, por ejemplo, el precio de alguna prenda de vestir, el número exterior de una casa o las placas de los coches. Juegos de cartas Los juegos de cartas con números son muy útiles para entender el concepto “mayor que… menor que”, así como para dominar el conteo del 1 al 10. Un buen ejemplo de este tipo de juegos es el Uno, que puede ser divertido, aun sin seguir las reglas como las conocemos. Por ejemplo, puedes decirle a tu hijo que ordene las cartas por colores, de mayor a menor o viceversa. También puedes diseñar tus propias cartas con los símbolos + y -, para luego pedirle que haga algunas

leer más

;

Nada sirve si no somos consistentes

Nada sirve si no somos consistentes

Por Patricia de la Fuente Ante la gran responsabilidad de educar a los hijos, los papás suelen recurrir a diversas herramientas de educación o disciplina, pero no siempre le dan la importancia debida a un aspecto que en realidad debe ser entendido como algo fundamental: la consistencia. Ser consistentes significa que debemos mantenernos en una misma línea en lo que decimos, hacemos y transmitimos a nuestros hijos. Nuestro comportamiento y acciones será la imagen que proyectamos hacia ellos y se reflejará en la percepción que tengan de nosotros. Somos consistentes en la medida en que somos estables y congruentes, de esta forma crecerá la confianza que los niños tienen en nosotros. Por lo anterior, es importantísimo tomar en cuenta que: En cualquier disciplina se necesita consistencia. La mejor herramienta de educación para un niño es el ejemplo. Debemos recordar que durante los primeros años de vida, los niños aprenden de lo que observan y escuchan, suelen imitar nuestras conductas, palabras y actitudes. De ahí la importancia del ejemplo para ser coherentes entre lo que decimos, hacemos y lo que le estamos pidiendo a nuestros hijos que hagan. En ese sentido, ser padres es también una oportunidad para crecer como personas, buscar mejorar en nuestra calidad humana para convertirnos en una referencia para nuestros pequeños, sin que esto signifique que repitan

leer más

;