No eres un mal padre cuando…

No eres un mal padre cuando…

Muchas veces se habla, y con razón, de que nadie recibe un manual sobre cómo ser buenos padres cuando tiene un hijo. Es la propia naturaleza, el sentido común y a veces el consejo, ya sea de alguien en quien tenemos plena confianza o de algún especialista, lo que nos va dando las respuestas que buscamos para llevar a cabo lo mejor posible la maravillosa tarea de criar hijos responsables y emocionalmente sanos. Sin embargo, es importante entender que no se trata de querer ser perfectos. Nadie lo es en ningún terreno. Educar a un niño significa, básicamente, estar junto a él en cada paso que dé, apoyándolo y alentando su autonomía y su felicidad. Algo que también es muy importante que tengamos presente es que educar no significa darle al niño todo lo que pida, sino lo que realmente necesita. En otras palabras, como papás debemos prepararnos para saber decir “no” en muchas ocasiones, aun  cuando nuestro hijo no esté de acuerdo con ello, pues es necesario saber poner límites y no sentirnos mal por ello. Partiendo de lo anterior, es importante decir que no eres un mal padre cuando… Lo ignoras cuando hace un berrinche Darle a tu hijo lo que te exige a través de una rabieta es transmitir un mensaje erróneo: “Cada vez que quieras algo,

leer más

;

6 errores que reducen las oportunidades de éxito de nuestros hijos

6 errores que reducen las oportunidades de éxito de nuestros hijos

Para Tim Elmore, experto en liderazgo y autor de varios bestsellers sobre Psicología, hay seis errores de crianza típicos en los padres, que suelen afectar la seguridad en los niños y reducir sus oportunidades de éxito, tanto a nivel personal como profesional. No dejar que asuman riesgos Nadie pone en duda que la vida de cualquier persona está llena de riesgos, y que éstos suelen ser mayores en el caso de un niño. Obviamente, como papás nos corresponde estar al tanto de nuestros hijos e intentar protegerlos a través de todos los medios que estén a nuestra disposición. Sin embargo, se han realizado diversos estudios a través de los cuales se ha podido observar que si un niño nunca se ha caído y raspado las rodillas, es mucho más probable que se convierta en un adulto lleno de fobias. En cierto sentido, es necesario que un niño tropiece varias veces para que entienda que eso es algo normal.Querer eliminar todo tipo de riesgos en la vida de nuestros hijos puede repercutir de una manera negativa, pues podríamos estar contribuyendo a que, de adultos, se convirtieran en personas llenas de inseguridad y de baja autoestima. Brindarles ayuda antes de lo conveniente Esto depende de la situación, por supuesto, pero si no se trata de algo serio, ir a ayudar a nuestros hijos antes de tiempo y

leer más

;

Enseña a tu hijo a evitar riesgos con extraños (primera parte)

Enseña a tu hijo a evitar riesgos con extraños (primera parte)

Los niños se topan con gente desconocida todo el tiempo y en cualquier lugar: en la calle, en las tiendas, en el parque… En la mayoría de los casos puede tratarse de personas agradables, sin embargo también existe la posibilidad de que se encuentre con algunas que no lo sean. Por eso es muy importante que tu hijo sepa reconocer personas y situaciones que pueden implicar riesgos con extraños. ¿Quién es extraño y quién no? El hecho de que una persona sea ajena para un niño no significa que sea peligrosa para él, así que es importante que los niños cuenten con ciertos elementos para diferenciar entre personas desconocidas a las que es mejor evitar y personas de las cuales no tienen por qué dudar. Es importante tomar en cuenta que, en un momento dado, nuestros hijos pueden encontrarse en una situación en la que necesiten recurrir a la ayuda de un desconocido, como sería en caso de que se encuentre extraviado, por ejemplo. ¿En qué tipo de extraños puede confiar? En caso de que tu niño se encuentre en aprietos y necesite ayuda, ¿a quién debe acudir? Indícale que, en primer lugar, busque a alguien que porte uniforme, de preferencia algún policía, un guardia o un empleado de alguna tienda. En caso de no ver a nadie con uniforme, lo mejor

leer más

;

Amor: clave en el desarrollo de nuestros hijos

Amor: clave en el desarrollo de nuestros hijos

Existen muchas investigaciones sobre cuánto y de qué manera influye el amor de los padres en el desarrollo de un niño. Una de tantas, llevada a cabo en la Washington University School of Medicine, en la ciudad de San Luis, arrojó interesantes evidencias de que los niños que son objeto de más atenciones y afecto logran desarrollar mejor el hipocampo, una parte del cerebro con funciones esenciales en el aprendizaje y en la capacidad para manejar el estrés. De acuerdo con la revista Proceedings, de la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos, donde se publicaron los resultados de este estudio, para llegar a tales hallazgos, los especialistas analizaron lo que ocurría en dos grupos distintos, ambos formados por uno de los padres (en la mayoría de los casos la madre) y un hijo de entre seis meses y seis años de edad: en uno de ellos estaban los padres que se caracterizaban por responder de manera solícita ante cualquier problema cotidiano que enfrentara su hijo. El otro estaba formado por padres que solían ignorar a sus hijos ante este tipo de situaciones. Lo interesante vino después de varios años, cuando, a través de una resonancia magnética, los investigadores comprobaron que los niños que habían sido tratados cariñosamente tenían hipocampos más grandes (tenemos uno en cada hemisferio del cerebro) en

leer más

;