Déjalo vivir a su ritmo cada etapa de su desarrollo

Déjalo vivir a su ritmo cada etapa de su desarrollo

Hace poco platicaba con la mamá de un paciente sobre un tema que me pareció muy interesante para compartir en esta página: la importancia de que los papás le den a cada hijo el tiempo que necesite para alcanzar cada una de las etapas de su desarrollo. Todo empezó porque su hijo menor, que había cumplido el año un par de meses atrás, apenas estaba empezando a caminar. Eso, evidentemente, la ponía muy contenta, sobre todo porque, según me dijo, ya había empezado a preocuparse por el “retraso”. Me dio gusto verla tan emocionada, pero no por eso dejé pasar la oportunidad de aclararle que no se trataba propiamente de un retraso. Aunque los médicos y los psicólogos digamos que hay una edad determinada para que los niños empiecen a hacer tal o cual cosa, la verdad es que estos parámetros pueden llegar a ser muy relativos. Como todo, siempre es conveniente conocer los rangos estándar para que las cosas ocurran, pero también es fundamental saber mantener la calma cuando esta condición no se cumpla; solo así podremos analizar la situación de manera objetiva, y saber si es necesario tomar medidas o solo se trata de esperar pacientemente a que el niño se desarrolle a su propio ritmo.  La conversación con esta mamá me dio la idea de escribir este

leer más

;

Jugar en familia: beneficios para todos

Jugar en familia: beneficios para todos

Además de un placer, jugar con los hijos es una necesidad. Para los padres, porque este tipo de actividades les permite conocer mejor a sus peques, les ayuda a enseñarles valores y formas de actuación, además de reforzar vínculos con ellos. Para los niños, porque así aprenden muchas cosas y desarrollan aptitudes como la tolerancia, el respeto, la resolución de problemas y la imaginación, entre muchas otras. Y, por si fuera poco, porque un rato de diversión compartida es la mejor arma contra el estrés. Para la pedagoga Inma Marín, miembro del Observatorio del Juego Infantil de la Asociación Española de Fabricantes de Juguetes (AEFJ), bastan 10 o 15 minutos diarios de juego familiar para que los niños empiecen a conseguir todos los beneficios que éste proporciona. Sin embargo, un estudio reciente señala que son muy pocos los padres que dedican tiempo suficiente a esta actividad. Para que fomentes más el juego con tus hijos, te compartimos esta lista de beneficios que se obtienen a partir del juego en familia: Jugar con los niños no significa perder el tiempo.El juego familiar crea un escenario de comprensión y comunicación que potencia el aprendizaje espontáneo del niño. Fomenta la autoestima y las relaciones interfamiliares.Con el juego compartido padres e hijos interaccionan de un modo único y ganan en autoestima. Aporta seguridad al

leer más

;

Prepara a tus hijos para la adversidad

Prepara a tus hijos para la adversidad

Conforme nuestros hijos crecen y van descubriendo sus habilidades, nosotros, como papás, nos vamos sorprendiendo de lo que son capaces de hacer por sí mismos. Este sentimiento es de las experiencias más reconfortantes que pueden experimentar los padres, y se presenta con mucha más frecuencia en los primeros años de vida, pues los hijos pasan de ser bebés totalmente dependientes a niños que caminan, comen y dicen sus primeras palabras. Sin embargo, esa felicidad que experimentamos al verlos crecer tiene también un lado que puede no gustarnos tanto, pues aunque nos sentimos orgullosos de cada uno de sus logros, también nos da un poco de miedo no estar a la altura de ciertas circunstancias, como saber reconocer cuando sus alas estén listas para volar, por ejemplo.  Éstas son algunas de las cualidades que te recomendamos inculcar a tu hijo para prepararlo a enfrentar las adversidades de la vida:  Confianza en sí mismo Enséñale a creer en sus capacidades. Impúlsalo a hacer lo que le gusta y a tomar decisiones de acuerdo con lo que quiere. Hazle saber que con esfuerzo es posible alcanzar buenos resultados y, sobre todo, que siempre contará contigo.  Valor y coraje Muchas veces la vida nos pone en situaciones adversas y es necesario hacerles frente con inteligencia y ecuanimidad, pero sobre todo con valor. Por eso es importante

leer más

;

¿Cómo hablar con los niños sobre las malas noticias del mundo?

¿Cómo hablar con los niños sobre las malas noticias del mundo?

Elizabeth Medina Calderón Lamentablemente, de un tiempo para acá hemos visto muchas malas noticias en internet, en los periódicos y en la televisión, y aunque quisiéramos mantener a nuestros hijos en un mundo libre de angustia, miedo, tristeza y cualquier otro tipo de sufrimiento, la realidad es que ellos pueden darse cuenta de lo que ocurre a su alrededor. Por eso es mejor tratar este tipo de temas con ellos, intentando transmitirles calma y seguridad para evitar que se sientan abrumados o desprotegidos. Es cierto que muchas veces no sabemos qué decir, sin embargo debes tomar en cuenta que tu hijo necesita que le ayudes a entender lo que está pasando, que negar los hechos no sirve de nada, pues cabe el riesgo de que saque sus propias conclusiones, sin estar realmente preparado para ello. No hagas el problema más grande de lo que ya es, pero tampoco lo minimices. Pon en orden tus sentimientos Para hablar con los niños sobre malas noticias, lo primero que debes hacer es poner en orden tus emociones. Intenta ser lo más ecuánime posible y hablarle a tu hijo con calma para que puedas transmitirle un mensaje de tranquilidad. Deja que se exprese Dale la oportunidad de expresar lo que siente. No solo es importante que conozcas sus dudas e inquietudes, sino que le

leer más

;

Déjalos vivir su niñez

Déjalos vivir su niñez

Si a una niña se le asignan tareas y responsabilidades de adulto, para las que no está preparada, privándola de disfrutar plenamente su niñez, existe un riesgo importante de afectar su desarrollo, ya que este tipo de cuestiones la obligarán a saltarse pasos importantes del mismo.   A la vuelta de unos años, si esta niña llega a ser madre, es muy probable que repita con sus hijos ese mismo modelo con el que ella fue educada, por no conocer otro ni contar con más información relacionada con el desarrollo del niño. De acuerdo con los resultados de un estudio reciente, para quienes fueron educados de esta manera resulta complicado entender cómo debe ser el desarrollo de un niño una vez que se convierten en padres, por lo que existe una tendencia a criarlos de una manera equivoca, parecido a como ellos fueron criados. Para Amy K. Nuttall, una de las especialistas involucradas en dicho estudio, si la infancia de la madre estuvo marcada por cuidados y responsabilidades excesivos e inapropiados de acuerdo con su edad, es probable que no haya podido desarrollar una identidad propia, lo que puede generarle cierta confusión sobre qué esperar de la conducta, las necesidades y las habilidades de los niños. Por supuesto, si una madre no logra comprender cabalmente las necesidades de sus hijos,

leer más

;