Evita las peleas entre hermanos

Evita las peleas entre hermanos

Un hermano es un regalo especial que generalmente no se aprecia durante la infancia. Aunque muchas veces son excelentes compañeros de juego, cómplices de travesuras y, ya mayores, mejores amigos y confidentes, las peleas entre hermanos son lo más común que existe. Sin embargo, es importante que como papá reconozcas la personalidad de cada hijo, sus sentimientos y necesidades, y que sepas cómo disipar los conflictos para que toda la familia esté contenta y sana. Entiende por qué se pelean Los hermanos se pelean por diferentes motivos. Es posible que estén buscando llamar tu atención o diferenciarse y separarse uno de otro. A los niños mayores no les gusta que los vean como los responsables, y a los niños menores no les gusta que los comparen con su hermano mayor. Es posible que cada uno esté tratando de expresar estos sentimientos descargando su frustración con el otro. Pon reglas básicas Si bien algunos niños necesitan discutir y resolver sus diferencias, es importante que lo hagan de manera segura y sana. Aunque debes intentar no intervenir demasiado, tus hijos deben saber qué está permitido y qué no. Por ejemplo, bajo ninguna circunstancia pueden pegarse para resolver sus diferencias, o no deben discutir en el auto porque pueden distraer al conductor. Enséñales a relacionarse positivamente Lo principal para disminuir las peleas entre tus

leer más

;

Alimentos que influyen en la conducta de tu hijo

Alimentos que influyen en la conducta de tu hijo

por Anaid Jiménez del Río Nuestra comida ha cambiado drásticamente en las últimas décadas. Hoy en día, los pasillos del supermercado están llenos de alimentos procesados, que, muy probablemente, nuestros bisabuelos ni siquiera podrían identificar. Sin duda, un aspecto que como papá o mamá debes tomar muy en cuenta, es que existen muchos de esos alimentos que pueden influir en la conducta de tus hijos. Por ejemplo, ¿has observado cómo se comporta tu niño después de comer el pastel y dulces en una fiesta? Hiperactividad, irritabilidad, falta de concentración… ¿te son familiares este tipo de conductas? Quizás hayas pensado que se trata simplemente del azúcar, lo cual tiene algo de cierto, pero debes saber que existen otros componentes de la comida que también pueden ser causa de estos efectos. Resulta revelador, por ejemplo, cómo han crecido, de manera paralela, la cantidad de niños con diagnóstico de Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad (TDAH), y la cantidad de alimentos que contienen ingredientes procesados. Entre los principales alimentos que pueden afectar la conducta de tu hijo, están los siguientes: Intolerancias y alergias Es importante que investigues si tu hijo tiene alguna intolerancia o alergia alimenticia, ya que esto también puede estar influyendo en su conducta. Por ejemplo, la intolerancia al gluten se relaciona con la falta de concentración y afecta el

leer más

;

Hijos caprichosos

Hijos caprichosos

Si sientes que tu hijo ha empezado a exigir desmedida y continuamente juguetes, dulces o cualquier otra cosa que se le antoje, es hora de poner un límite y evitar que las peticiones se vuelvan exigencias por capricho. ¿Cómo identificar si tu hijo es caprichoso? Es demasiado egocéntrico Ésta es una característica común en cualquier niño, incluso algo normal como parte de su desarrollo; sin embargo, es importante que identifiques si este rasgo ha llegado a ser un exceso en tu hijo, al grado de no mostrar ningún interés por los demás. Son intolerantes a la frustración Si algo no resulta como querían, pueden llegar a hacer un escándalo en el intento de salirse con la suya: gritan, lloran, patalean… todo con tal de que los padres accedan a su capricho. No muestra aprecio por sus cosas Al percatarse de que es muy fácil conseguir lo que quiera deja de valorar lo que tiene, así que se vuelve descuidado y poco agradecido.    No están contentos con nada Las dos principales razones por la que los hijos se vuelven caprichosos son dos situaciones contrapuestas que viven con sus padres: o no les prestan suficiente  atención o les prestan demasiada. El problema es que, por una u otra causa, el resultado es la infelicidad e insatisfacción del niño. Aquí la sugerencia es,

leer más

;

Poner límites en casa

Poner límites en casa

No es raro encontrar casos en los que son los niños quienes ponen las reglas de la casa. De hecho, es frecuente encontrar papás esmerándose por cumplir al pie de la letra lo que sus hijos les indican.  Ojo: es importante poner límites para mantener el control. Papá y mamá deben tener muy claro que ellos son los adultos y, por lo tanto, a quienes les corresponde establecer las normas que sean necesarias para favorecer la convivencia familiar. Es importante poner mucha atención con este tipo de situaciones, ya que, si los padres pierden el control, los hijos podrán terminar por imponer su voluntad, manipulando emocionalmente a sus papás, y provocando situaciones incómodas con malas conductas, berrinches e incluso amenazas, insultos y hasta agresiones físicas, con tal de lograr su objetivo. Para mantener la armonía en casa es fundamental hacerle ver al niño que no puede (porque no es sano) manejar a su antojo a sus padres, sino al contrario: son ellos quienes deben establecer las reglas, aun cuando esto no sea de su agrado. Conforme van creciendo es normal que los niños busquen su autonomía. Sin embargo, mientras están en ese proceso, lo más probable es que se encuentren con modelos de conducta, tanto en el hogar como en la escuela, que no sean los más adecuados, y esta

leer más

;