Mantén una buena comunicación con los papás de tus alumnos

Mantén una buena comunicación con los papás de tus alumnos

Xóchitl González Muñoz En Psicología para Niños siempre hemos tenido claro que para ayudar a un paciente, es fundamental contar con el apoyo, no solo de los papás, sino de sus maestros y de los directivos del colegio. Partiendo de que la escuela es una segunda casa para los niños, nos parece indispensable tomarlos en cuenta y hacer entre todos una auténtica red de apoyo.  Bajo esta lógica, siempre hemos sido muy enfáticos al hablar de la importancia de que siempre exista una buena comunicación entre maestros y padres de familia: continua, libre de prejuicios, transparente y lo más saludable posible. Por eso hemos estado recomendando Kidizz, una excelente herramienta para mejorar la comunicación entre papás y maestros, que ha obtenido muy buenos resultados en Europa –la plataforma fue creada en Francia– y hace apenas unos meses llegó a Latinoamérica. Además de ser segura y muy fácil de usar, Kidizz ofrece la posibilidad de compartir imágenes, documentos, videos y calendarios de manera instantánea. Visita kidizz.com para saber más sobre los beneficios de esta plataforma. O, ¡mejor aún! Llena este sencillo formulario (clic aquí) para que alguien de Kidizz se ponga en contacto con los directivos del colegio o jardín de niños en el que trabajas (o al que asiste tu hijo) en las próximas 24 horas. Kidizz ofrece un mes de prueba sin costo para

leer más

;

¡No quiero ir a la escuela!

¡No quiero ir a la escuela!

Aunque es obvio que cada papá es diferente, hay algo que todos (al menos cualquiera que esté emocionalmente sano) tienen algo en común: desean que a sus hijos les vaya bien en la vida, incluyendo aspectos académicos, deportivos, sociales, personales, laborales y sentimentales. Como papás, hacemos todo lo posible por que nuestros hijos desarrollen habilidades en todas las áreas de su vida, pero hay una en específico que los psicólogos educativos ven como pilar: la escuela. Y es que, después de casa, es ahí donde los niños empiezan a socializar, a aprender cosas nuevas, a desarrollar una personalidad y alcanzar sus primeros logros. Pero… ¿qué hacer si nuestro hijo no logra adaptarse al ambiente escolar? Como papás, debemos estar atentos a señales como una baja en su rendimiento académico, problemas de conducta o un franco rechazo a ir a clases, ya que nuestro hijo podría estar enfrentando un problema de consecuencias serias. ¿Cómo puedo saber si mi hijo está enfrentando problemas en la escuela? Los niños pueden tener problemas en la escuela por distintas razones. Entre las más comunes, están: tener dificultades para entender el contenido de la clase, que sus compañeros no se muestren amigables con él y que se aburra o se distraiga con facilidad. Algunas de las señales que suelen mandar cuando algo de esto está ocurriendo, es

leer más

;

¿A qué edad debe empezar a ir a la escuela?

¿A qué edad debe empezar a ir a la escuela?

Una pregunta frecuente entre papás es ¿cuál es la mejor edad para que sus pequeños comiencen a ir a la escuela? De acuerdo con los programas educativos en México, la edad indicada para ir a preescolar es la de 5 años, sin embargo, maestros de niños que tienen entre 2 y 3 años reportan que a estas edades suelen mostrar un gran entusiasmo por aprender, habilidades para escuchar y jugar con los demás, además de un claro deseo de ser independientes; y que esto genera una mejor actitud hacia el aprendizaje y un mejor desempeño académico futuro.  Un estudio reportado por el Departamento del Centro Nacional de Educación de Estadísticas de Educación (NCES, por sus siglas en inglés) arrojó que los niños que asisten al jardín de niños desarrollan una amplia gama de habilidades, conocimientos y comportamientos que les da cierta ventaja sobre los niños que ingresan directamente a preescolar. Especialistas de dicho departamento realizaron un estudio con 18,000 estudiantes y revelaron que lo aprendido en el jardín de niños les da ventajas, sobre todo en el área de lectura y matemáticas.  Una buena manera de estimular una actitud positiva frente al aprendizaje y, sobre todo, de crear buenos hábitos de estudio, es enviar a los pequeños a programas de educación temprana de alta calidad. Además, de esta forma nuestro

leer más

;

¿Cómo influye la actitud de los papás en las calificaciones?

¿Cómo influye la actitud de los papás en las calificaciones?

Si bien el rendimiento escolar de los niños depende de muchos factores, como la familia, los profesores, la influencia de los compañeros de clase y el autoconcepto del niño, entre otros, los padres son piezas fundamentales, pues son su ejemplo a seguir y las personas más importantes para cualquier niño.  Lo que papá o mamá comenten sobre su hijo, así como el reconocimiento que hagan de su esfuerzo y logros son aspectos clave para que el niño tenga un buen rendimiento y obtenga grandes resultados. Sin duda, las expectativas de papá y mamá, y lo que le transmiten a su pequeño en este sentido puede beneficiar o perjudicar de manera importante su rendimiento académico.  De acuerdo con un estudio reciente, publicado en Journal of Personality and Social Psychology, los niños suelen tener un buen rendimiento académico cuando las expectativas que papá y mamá tienen sobre ellos son realistas, es decir, las basan en sus aptitudes y habilidades. El investigador Kou Murayama, encontró que el exceso de aspiración por parte de los padres puede ser contraproducente en el rendimiento escolar del niño.   Pero ¡ojo!, esto no significa dejar de exigir un buen resultado, sino tener altas expectativas que sean alcanzables por ellos. Los investigadores encontraron que las altas aspiraciones aumentan los logros académicos de los niños, siempre y cuando no superen las

leer más

;

Problemas de aprendizaje

Problemas de aprendizaje

Tu hijo come de todo, es inteligente, simpático, tiene salud y es bueno en todos los aspectos, hasta que empieza a ir a la escuela y, de repente, sin saber por qué, comienza a tener problemas. No tiene dificultades para adaptarse ni para portarse bien, su problema es simplemente para aprender. Esto no le impide seguir siendo el niño más maravilloso del mundo, pero el problema por el que atraviesa no es poca cosa y es muy importante que lo ayudes. Cómo afectan los problemas de aprendizaje Un niño con problemas de aprendizaje puede enfrentar dificultades para leer, para aprender ortografía, para escuchar con atención, para expresarse, para entender conceptos y para hacer operaciones matemáticas. Ojo: tener problemas de aprendizaje no significa tener todas estas dificultades. Las áreas de conflicto varían para cada niño. Tampoco quiere decir que los niños con problemas de aprendizaje sean flojos o vagos. Lo que ocurre es que sus cerebros procesan la información de distinta forma. Por lo general, los problemas se empiezan a identificar cuando los niños empiezan a ir a la escuela. Cuando las dificultades para aprender se vuelven una constante es importante solicitar una evaluación por parte del colegio para confirmar si el niño tiene o no un problema de aprendizaje. Generalmente, cuando un niño presenta algún problema de aprendizaje responde a algunas de las siguientes características:

leer más

;