Niños que golpean

Niños que golpean

Merab Govea Conforme nuestros hijos crecen, aprenden, reconocen y canalizan sus emociones es importante saber qué es lo que hacen con lo que van experimentando frente a las diversas situaciones del día a día. Así como hay niños que socializan fácilmente, cantando, bailando y haciendo cosas graciosas para expresarse, existen niños que se enojan, avientan, gritan, insultan y pegan para mostrar lo que sienten, de acuerdo con su edad y experiencia. Si bien es cierto que no existen emociones “buenas” y “malas”, como papás debemos reconocer cuando algo en nuestro niño se está saliendo de control y está siendo agresivo con otros niños. Nuestros hijos pueden mostrar actitudes agresivas por distintas razones: imitar al compañerito de clase, la violencia intrafamiliar a la que están expuestos, programas de televisión, películas, videojuegos, etcétera. Honestamente, aunque quisiéramos, nosotros los papás no podemos filtrar por ellos los mensajes agresivos que los rodean, pero sí podemos ayudarles a expresarse de mejor manera y evitar que la agresión se vuelva la base de sus reacciones y se conviertan en niños que golpean. Revisemos nuestro comportamiento y la manera en la que expresamos lo que sentimos y pensamos  Enseñemos que la agresión no es la forma correcta para conseguir lo que quieren. Evitemos reforzar de manera positiva sus conductas agresivas y eliminemos el castigo físico Resolvamos los

leer más

;

Padres víctimas de bullying

Padres víctimas de bullying

Hasta hace algunos años, era impensable que los padres fueran “bulleados” por sus hijos; hoy, sin embargo, se ha vuelto más común de lo deseable toparse con niños que manipulan a sus padres, llegando incluso a burlarse de ellos o insultarlos. Que los niños aprendan a manipular a sus papás, sabiendo que pueden obtener lo que quieran de ellos al agredirlos, es un problema grave, pues significa que cada vez irán ganando más autoridad. Además, su agresividad irá en  aumento mientras sus padres sigan cediendo a sus demandas. Tal vez lo más importante de entender en estos casos, es que son los mismos hijos las principales víctimas (por más que parezca lo contrario), pues alterar de tal manera los roles familiares les impedirá contar con una formación idónea, que los llevará a enfrentar un sinnúmero de situaciones por demás complicadas.   ¿Quiénes son los padres más susceptibles a sufrir bullying por parte de sus hijos? En primer lugar, aquellos que de niños fueron maltratados por sus propios padres, tal vez haciendo cumplir una disciplina excesivamente estricta. En consecuencia, hoy que se han convertido en padres, son demasiado permisivos por querer darles a sus hijos lo que siempre añoraron de pequeños. Otro caso es el de aquellos que de niños padecieron una ausencia por parte de los padres, y hoy en

leer más

;

Alto al bullying

Alto al bullying

De un tiempo a la fecha hemos leído y escuchado mucho sobre el ya famoso bullying, es decir, el acoso entre niños y adolescentes, que generalmente deriva en agresiones físicas o psicológicas. De acuerdo con un estudio llevado a cabo por la Secretaría de Educación del DF, un 77% de los estudiantes de primaria y secundaria de esta ciudad señaló ser víctima, agresor o testigo de acciones violentas entre sus compañeros.De acuerdo con Dan Olveus, considerado uno de los primeros psicólogos en investigar sobre este tipo de conductas entre estudiantes, para hablar de bullying hay que tener en cuenta al menos estos tres criterios: Implica una conducta negativa en la que puede advertirse maldad Se da de manera constante Tiene lugar en una relación desequilibrada en términos de fuerza. Por otro lado, reconoce dos formas distintas de acoso: Directo Se refiere a agresiones físicas y es la que se presenta con mayor frecuencia. Indirecto Su principal característica es que provoca el aislamiento social de la víctima, a partir de distintos tipos de agresiones, como burlas en público, chismes, amenazas o chantajes. Por lo general, estas conductas ocurren cuando no hay adultos presentes, algo que hace más difícil su detección. Sin embargo, el apoyo de los profesores y padres de familia resulta muy importante para dar con una solución a este tipo

leer más

;