Dale a tu hijo las herramientas para ser un líder

Dale a tu hijo las herramientas para ser un líder

Patricia de la Fuente Diversos estudios neurológicos han revelado que, en los primeros meses de vida, el cerebro tiene mayor capacidad para reorganizarse y modificar funciones, siendo ésta la etapa idónea para la formación de habilidades sociales e ir desarrollando actitudes de liderazgo que podrán ganar mucha relevancia en el futuro. Entre las principales cualidades de un líder (mismas que pueden forjarse desde la primera infancia), están: La actitud de servicio Capacidad de sentir empatía Capacidad de influir en los demás Visión a futuro Motivación Disponibilidad para trabajar en equipo Disposición a asumir riesgos A su vez, existen ciertos factores que podemos considerar como pilares del liderazgo: Hábitos Valores Inteligencia emocional Inteligencia social Disciplina Para el pediatra y neonatólogo Alfredo Morayta Ramírez Corona, tener un ambiente estructurado con disciplina sana, confianza, límites claros, consistentes y adecuados, son vitales para el desarrollo de la personalidad del niño. “Reforzar la autoconfianza y  mejorar sus debilidades hará que sea un líder”, señala. El especialista comenta, además, que todos los niños tienen fortalezas y debilidades, mismas que se pueden observar desde los primeros años de vida, por lo que sugiere exaltar sus aptitudes y enfocar las carencias como áreas de oportunidad no como impedimentos. Estos son algunos aspectos a tomar en cuenta para desarrollar sus habilidades sociales desde los primeros meses de vida: La

leer más

;

Deja que se vista como quiera

Deja que se vista como quiera

Todos tenemos la necesidad y el derecho de expresarnos y los niños no tienen por qué ser la excepción. Además, esto para ellos representa un aprendizaje importantísimo y una forma de reforzar su autoestima. Partiendo de lo anterior, ¿por qué no dejarlos decidir sobre su propia imagen? Dejarlos decidir qué ropa ponerse, por ejemplo, les ayuda a expresar su individualidad y a hacerse responsables de su cuerpo y de su cuidado personal. Claro… como adultos, es importante que supervisemos sus elecciones y les expliquemos algunas normas sociales a las que sería conveniente ajustarse, además de guiarlos en cuanto a las condiciones climáticas. Pero, más allá de esto, la verdad es que no habría ningún problema con que ellos decidan qué ponerse, sino al contrario. Niños más seguros y más responsables Un gesto tan sencillo como éste hará que se sientan más seguros y contentos, además de que no sentirán con tanta intensidad la necesidad de rebelarse en la adolescencia, pues ya habrán crecido con la tranquilidad de que pueden decidir sobre su propia imagen. Esto, además, los haría más responsables respecto a su ropa y al cuidado de la misma, favoreciendo el entendimiento de ciertas reglas, como el hecho de tener que guardar las cosas o llevar al cesto de la ropa sucia la que necesita ser lavada. De compras También es importante que

leer más

;

Ayúdalo a manejar su frustración

Ayúdalo a manejar su frustración

Cuando los niños inician su camino hacia la independencia y autonomía es inevitable que se encuentren con paredes que les impidan seguir avanzando, lo que muy frecuentemente los lleva a la frustración. ¿Qué pueden hacer los papás para que esto no afecte a sus hijos? Elimina el “ahora ya” Una buena práctica para aumentar la tolerancia a la frustración es eliminar de nuestras acciones el “ahora ya”, es decir, aprender a priorizar. Cuando un niño no consigue lo que quiere de forma inmediata es común que reaccione con enojo y grite para demostrar que no está conforme. Enseñarles que sus necesidades no siempre son primordiales puede ser muy útil para que poco a poco comiencen a reestructurar sus peticiones, sabiendo que no siempre podrán conseguirlo. Mientras más largo el camino, mejor es el resultado Desde pequeños, los niños buscan acelerar los procesos para conseguir sus metas cuanto antes, por lo que suelen olvidar algunos pasos o se desilusionan cuando no logran lo esperado. Para que esto no ocurra recuérdale que mientras más se esfuerza en una actividad, más grande será la recompensa. Dale la misión de plantar una semilla o de observar mientras una oruga se transforma en mariposa, en ambos casos se dará cuenta que vale la pena esperar por lo que se desea de verdad. Elimina la burbuja

leer más

;

¿Qué es la "mamitis aguda" y qué hacer ante ella?

¿Qué es la "mamitis aguda" y qué hacer ante ella?

La “mamitis aguda”, como se le llama comúnmente, es una fase en la que los hijos se sienten especialmente apegados a sus mamás, lloran al separarse de ellas y nadie logra consolarlos. Sienten que solo la mamá les da la seguridad que necesitan y no quieren a nadie más, ni siquiera a papá. Esto ocurre cuando tienen alrededor de dos años y, aunque se trata de una fase pasajera, puede llegar a ser muy agotadora para las mamás, por lo que deben afrontarla con paciencia y utilizar ciertas estrategias para aumentar la confianza de sus pequeños. Cuando los pequeños atraviesan por la fase de “mamitis aguda”, no debemos pensar que están rechazando a papá. Su conducta no es de rechazo, ya que en ese momento evolutivo, el niño aún no es capaz de ponerse en el lugar del otro. Cuando solo quiere a mamá, lo único que el niño está haciendo es una búsqueda de confianza que puede haber perdido por algún motivo, como puede ser alguna enfermedad reciente. Recordemos que mamá es su figura de apego desde que nació. El apego, es decir, los lazos afectivos que se crean entre madres e hijos, se desarrolla incluso antes de su nacimiento. El bebé aprende que en brazos de mamá se siente seguro, confortable y querido, y que nada le va

leer más

;

La personalidad de cada hijo según el orden en que nació

La personalidad de cada hijo según el orden en que nació

Supón que estás a punto de salir de viaje con tus hermanos… ¿con cuál de estos escenarios te sientes más identificado? Llevas semanas planeándolo: hiciste reservaciones en hoteles y restaurantes, llevaste el auto al taller, compraste un mapa de las carreteras y elaboraste una lista de lo que no puede faltar en el viaje. Has corrido todo el día intentando no dejar cosas pendientes para poder irte tranquilo. Desde muy temprano traes en la camisa una mancha de café que te echaste encima debido a las prisas. A última hora recuerdas que el auto trae poca gasolina… no importa, podrás cargar el tanque ya de salida. La idea de un viaje familiar te parece divertida. Nunca sueles planear mucho las cosas y este viaje no es la excepción. Como siempre, serás quien más aporte haga bromas y reviva anécdotas. Por la comida para el camino ni te preocupas, saber que tu hermano mayor llevará algo para todos. Si la opción que te parece más familiar es la primera, es muy probable que seas el mayor. Si sientes una mayor identificación con la segunda, bien podrías ser el de en medio. Pero si la tercera descripción es la que mejor va contigo, todo apunta a que eres el menor. La personalidad de cada hijo De acuerdo con algunas investigaciones, ser el primero,

leer más

;