Evita que tu hijo tenga miedo a fracasar

Evita que tu hijo tenga miedo a fracasar

El fracaso es una percepción subjetiva, que aparece como resultado de una experiencia que no resultó como deseábamos. Pero… no obtener los resultados esperados no tiene por qué ser un fracaso. La vida es aprendizaje continuo y no hay aprendizaje sin error. Los errores son inherentes al aprendizaje, como los fracasos lo son a la vida. El error nos permite aprender, nos va haciendo sabios poco a poco y nos ayuda a madurar emocional y psicológicamente. Los fracasos no son negativos en sí mismos; lo negativo es la forma de interpretar ese resultado fallido, y el miedo generado al mismo. Es importante cambiar nuestra forma de ver el fracaso, elaborar representaciones mentales positivas y más realistas, generando así un estado emocional más positivo y liberándonos de los miedos que no nos permiten ser, que nos impiden desarrollarnos, hacernos sabios y avanzar en nuestro aprendizaje. El temor al fracaso provoca emociones negativas que impiden a los niños y niñas ser ellos mismos. Así, el miedo se convierte en el mayor enemigo de su desarrollo y crecimiento sano y feliz. El miedo a fracasar se produce porque los pequeños, basándose en experiencias previas, temen los resultados negativos. Realizan interpretaciones exageradas y poco realistas de las consecuencias. Claro que a nadie le gusta fracasar pero no debemos temer al fracaso, ya que ese temor solo será un impedimento para poder

leer más

;

Enséñale a tu hija a amar su cuerpo

Enséñale a tu hija a amar su cuerpo

Vivimos una época en la que se nos ha formado una consciencia sobre nuestra imagen, muy distinta a lo que realmente es la consciencia corporal. Hombres y mujeres, casi sin excepción, vivimos pendientes de nuestra apariencia y, sobre todo, de cómo perciben los demás esa apariencia. Adornamos y modificamos nuestros cuerpos para agradar a los demás y no para estar saludables y contentos en nuestra piel. Ya sabemos que “niño ve, niño hace” y, como ahora me voy a referir a nuestras hijas, podemos decir que “niña ve, niña hace”. Esto significa que debemos estar bien conscientes de lo que hacemos y decimos frente a nuestras hijas, no solo las propias, sino cualquier niña que nos pueda estar observando. Amar nuestro cuerpo debería ser una regla de práctica espiritual. Cuidarlo, apapacharlo para conservarlo sano, funcional y bello; estar conscientes de nuestra corporalidad como lo que nos permite ser funcionales y lograr muchas actividades en el día a día. No adorarlo en términos solo de textura, peso o talla, sino al nivel en que nuestros pensamientos, emociones y sentimientos afectan nuestra salud y rescatan o deterioran la imagen que tenemos de nosotras mismos. Claro que habrá detalles pequeños o mayores de nuestro cuerpo que quisiéramos mejorar, pero eso no nos lleva al amor propio, no nos hace ser felices en nuestra

leer más

;

El silencio de Orlando

El silencio de Orlando

“Algún día salvarás a los humanos de los monstruos del crepúsculo y serás el rey de los loros”, le dijo su mamá cuando era todavía muy pequeño y ni siquiera había aprendido a volar. Orlando, aunque escuchó a su madre con atención, no dio crédito a sus palabras, simple y sencillamente porque no podía ni imaginar cómo podría ser capaz de semejante proeza. Después de vivir un sinfín de aventuras fuera de su hábitat, conociendo diferentes tipos de seres humanos, este hermoso perico de frente anaranjada, corona azul y alas azulinas, se verá ante la posibilidad de hacer algo muy importante por su comunidad y salvar a miles de loros de una amenaza terrible. El silencio de Orlando es una historia maravillosa, escrita de una manera fascinante, en la que los niños podrán descubrir que, para llegar a ser un héroe, primero es necesario hacer frente a todo tipo de adversidades, y que son justamente los problemas los que nos ayudan a crecer y prepararnos para poder hacer grandes cosas en la vida. Recomendable para niños de 10 años en adelante, especialmente si son tímidos, introvertidos o tienen poca confianza en sí mismos. Si te interesa este libro, puedes comprarlo aquí. Notas relacionadas ¿Podemos garantizar la felicidad de nuestros hijos… Ati, el dragón de las estrellas Escéptica

5 sencillas acciones para mejorar su autoestima

5 sencillas acciones para mejorar su autoestima

La autoestima infantil es la imagen que el niño tiene sobre sí mismo y se va formando desde que empieza a tener autoconciencia. Una autoestima positiva o negativa depende del resultado de la ecuación entre el carácter del niño y el ambiente social que le rodea. Un niño con una buena autoestima será capaz de mostrar seguridad en sí mismo, además de aceptar sus errores y logros de forma positiva. Cómo fomentar la autoestima de los niños Los padres somos el primer espejo en el que se miran los hijos para empezar a construir su autoimagen. Para ayudarles a potenciar una autoestima sólida podemos:  Reconocer sus fortalezas Cuando demuestre cualidades o virtudes reconóceselas verbalmente, destacando el comportamiento concreto: “¡Qué buen hermano eres! Gracias por ayudar”. “Qué bien pintas, me encanta este dibujo”. De acuerdo con el libro ¿Cómo formar hijos emocionalmente sanos?, ayudar a tu hijo a desarrollar sus fortalezas, así como a contrarrestar sus debilidades, resulta fundamental para que construya una imagen positiva de sí mismo. Reconocer sus esfuerzos Más allá de los logros, felicítalo por sus esfuerzos independientemente del resultado, así le ayudarás a desarrollar la perseverancia y tolerancia a la frustración. Cuidar nuestra actitud ante sus errores Muestra naturalidad ante los mismos.  Enséñale  que es normal equivocarse cuando estamos aprendiendo y anímale a seguir practicando o intentar formas diferentes para conseguirlo.

leer más

;

¿Qué es el cutting y por qué, como papás, hay que estar atentos?

¿Qué es el cutting y por qué, como papás, hay que estar atentos?

Lamentablemente, cada día escuchamos y leemos más sobre esta práctica a la que recurren los adolescentes buscando escapar de la realidad y liberar ansiedad, estrés, tristeza o sentimiento de soledad. El cutting consiste en cortarse la piel, principalmente de brazos y muñecas, con navajas u otros objetos punzocortantes.  Tal vez lo más preocupante de esta práctica es que sea silenciosa, ya que suelen esconder las heridas debajo de la ropa. Sin embargo, las escuelas cada vez reportan más casos de cutting entre los alumnos, razón por la cual muchos psicólogos se han dedicado a estudiar esta práctica. Entre las conclusiones a las que han llegado está que, dentro de los principales propósitos de quien lo hace, están: llamar la atención, manipular a otros y expresar dolor emocional. De acuerdo con la psicóloga Sandra Posadas Pedraza, maestra en psicoanálisis de la Clínica de Atención Integral del Niño Maltratado del Instituto Nacional de Pediatría, en México, el cutting es cada vez más común en niños y niñas que llegan a la etapa de la adolescencia. ¿Qué motiva a un adolescente a autolastimarse? Muchas veces, los niños o jóvenes se cortan cuando se sienten tristes, disgustados, impotentes o preocupados alguna situación familiar, como el divorcio de sus padres, la muerte de un ser querido, violencia intrafamiliar o problemas económicos. Si a esto le sumamos que

leer más

;