¿Qué es criar con apego y por qué es tan recomendable?

¿Qué es criar con apego y por qué es tan recomendable?

Por Marcela Mariangeli “Para ser un adulto independiente y seguro, debió de haber sido un bebé dependiente, apegado, sostenido; en pocas palabras, amado”. Sue Gerhardt. La llegada de Dante me encontró desde el día uno acompañada, tanto por la familia y amigos como por las redes sociales. No sabía de la existencia de tantos grupos sobre lactancia, crianza, porteo, movimiento libre, alimentación, ¡y tantas cosas más! Una noche, una amiga me sumó a un grupo de lactancia, y no entendía nada. Fue en el momento justo, cuando lo necesitaba. Empecé a leer, a informarme y aprender sobre este nuevo mundo que desconocía, que nadie me había contado. Leí sobre maternidad, dejando a un costado, por un tiempito, las novelas y libros que leía sobre mi profesión –soy psicóloga– para entrar en este mundo nuevo de crianza. Si bien trabajo con niños, en la maternidad se vive la práctica, y aprovechaba mi pasión por la lectura y mi curiosidad natural para informarme más y más. En este recorrido fui conociendo tribus de mamás, grandes aliadas de sostén, apoyo emocional y contención.  ​Dante tiene ya catorce meses y mi vida cambió. Me cuesta imaginar y recordar cómo era antes. Si bien retomé mi actividad laboral, deje de ser esa psicóloga fulltime que estaba todo el día en el consultorio. Tuve que organizarme

leer más

;

¿Cómo afectan a nuestros hijos las separaciones momentáneas y qué hacer si son inevitables?

¿Cómo afectan a nuestros hijos las separaciones momentáneas y qué hacer si son inevitables?

Como papás, es inevitable que de vez en cuando tengamos que dejar a nuestros hijos al cuidado de alguien más por periodos de tiempo que pueden ir desde un par de días hasta meses. Las razones pueden ser muchas: un viaje de placer o de trabajo, alguna enfermedad que requiera de hospitalización, son solo algunos ejemplos. Pero, ¿sabemos cómo afectan a nuestros hijos este tipo de separaciones? Antes que nada, es importante decir que las separaciones no suelen traer consecuencias graves en un niño si no está implícita una carencia materna o paterna, es decir, que el niño se quede o sea llevado a un medio en el que no exista alguien que sustituya temporalmente al papá o a la mamá (o a ambos), brindándole el afecto y los cuidados correspondientes. Otro escenario en el que se presentan consecuencias es aquel en el que los episodios de separación se presentan con frecuencia. Aquí es importante aclarar que esto no se refiere a padres que se ausentan durante la jornada normal de trabajo, sino a separaciones que pueden ser de solo 2 o 3 días, pero que se presentan de manera constante. Es para destacar que una madre puede estar físicamente muy cerca de su hijo, sin embargo, si esta cercanía no se da también en el plano afectivo, el niño

leer más

;

¿Qué es la "mamitis aguda" y qué hacer ante ella?

¿Qué es la "mamitis aguda" y qué hacer ante ella?

La “mamitis aguda”, como se le llama comúnmente, es una fase en la que los hijos se sienten especialmente apegados a sus mamás, lloran al separarse de ellas y nadie logra consolarlos. Sienten que solo la mamá les da la seguridad que necesitan y no quieren a nadie más, ni siquiera a papá. Esto ocurre cuando tienen alrededor de dos años y, aunque se trata de una fase pasajera, puede llegar a ser muy agotadora para las mamás, por lo que deben afrontarla con paciencia y utilizar ciertas estrategias para aumentar la confianza de sus pequeños. Cuando los pequeños atraviesan por la fase de “mamitis aguda”, no debemos pensar que están rechazando a papá. Su conducta no es de rechazo, ya que en ese momento evolutivo, el niño aún no es capaz de ponerse en el lugar del otro. Cuando solo quiere a mamá, lo único que el niño está haciendo es una búsqueda de confianza que puede haber perdido por algún motivo, como puede ser alguna enfermedad reciente. Recordemos que mamá es su figura de apego desde que nació. El apego, es decir, los lazos afectivos que se crean entre madres e hijos, se desarrolla incluso antes de su nacimiento. El bebé aprende que en brazos de mamá se siente seguro, confortable y querido, y que nada le va

leer más

;

Nunca te vayas sin decir adiós

Nunca te vayas sin decir adiós

Con tal de que sus hijos no lloren, hay papás y mamás que prefieren no despedirse de ellos cuando salen de casa. “¿Espero a que se entretenga y entonces me voy sin que se dé cuenta?” “¿Le digo adiós con la mano desde lejos?” “¿Me acerco y le doy un beso aunque sé que entonces él se va a agarrar de mi pierna y se pondrá a llorar tratando de impedir que me vaya?”. Estas preguntas son frecuentes en papás de niños que han desarrollado demasiado apego hacia ellos. Sin embargo, las respuestas a todas esas preguntas siempre van en la misma dirección: definitivamente es mejor que los papás se despidan de su hijo al salir, aunque llore; de lo contrario, tarde o temprano llegará el momento en que se dé cuenta de que sus papás no están, lo que le generará desconfianza. Para un niño, esta simple acción puede significar que, si sus padres ya desaparecieron una vez, pueden volver a hacerlo en cualquier momento, lo cual le generará inseguridad. Por tal razón, cada vez que vayan a salir y dejar a su hijo encargado con alguien, lo mejor es que se acerquen y le expliquen que tienen que salir, independientemente de cuál vaya a ser su reacción. Procuren que el momento de la despedida sea lo más tranquilo

leer más

;