Tipos de evaluación

Después de llevar a cabo una entrevista inicial, en la que los papás del niño exponen la situación por la cual están acudiendo al psicólogo, el especialista determinará si es necesario realizar algún tipo de evaluación psicológica para encontrar el origen del problema.



De acuerdo con el resultado de la evaluación se genera un diagnóstico y se diseña un tratamiento a seguir, que puede llevarse a cabo a través de sesiones de terapia individual, en las que el niño aprenderá a obtener una mejor versión de sí mismo mediante un trabajo personal, o de terapia grupal, que representa una especie de “pequeño mundo”, en el que los niños tienen la posibilidad de aprender nuevas formas de comportamiento observando las conductas de los demás.

Evaluación emocionales
Cuando las dificultades que se estén presentando no tengan relación con aspectos cognitivos y de aprendizaje, se puede recurrir a este tipo de evaluaciones, enfocadas a conocer el estado emocional en el que se encuentra el niño, saber cómo está percibiendo su realidad y cómo ésta impacta en su desarrollo.

Asesoría para padres
Según las necesidades de cada caso, se determinará si es necesario que los padres cuenten con un espacio propio, para recibir asesoría personalizada que se complemente con el aprendizaje de su hijo en terapia.

Evaluación psicodiagnóstica
Este tipo de evaluaciones arroja información sobre: nivel de inteligencia, estado emocional y conductual, fortalezas y debilidades de personalidad, destrezas académicas y procesos cognitivos.