Deja a tu hijo experimentar todas las emociones

Deja a tu hijo experimentar todas las emociones

El ser humano es emocional por naturaleza y esto no es algo malo. Sin embargo, muchas veces dejamos que dichas emociones se apoderen de nosotros y nos controlen o, lo que es peor, llegamos a bloquearlas hasta límites insospechados. Hoy en día, además, tiende a hablarse mucho de las emociones positivas y de cómo hemos de potenciarlas para una vida mejor, olvidándonos de que las emociones negativas también son necesarias muchas veces para tener un equilibro emocional. El valor de las emociones negativas queda por tanto desplazado, llegándose casi a demonizar. La importancia de las emociones en la comunicación La manifestación y el reconocimiento de las emociones nos sirven para comunicarnos y expresarnos en el mundo. Son tan importantes para nuestra vida, que es bueno aprender a aprovecharlas, a manejarlas, a predecirlas y a encaminarlas en función de las circunstancias. De esta forma se ponen en valor tanto las emociones positivas, como las negativas. Lee también ¿Cómo la inteligencia emocional puede hacer de tu hijo un niño exitoso? ¿Es posible estar siempre feliz? Lamentablemente la respuesta es que no. Aunque tratemos de estar siempre felices la vida siempre estará marcada por acontecimientos que tal vez no lo sean tanto, y es necesario también amoldarse a este tipo de situaciones para luego avanzar y superarlas. La vida es una montaña rusa, con sus altos y

leer más

;

Cómo actuar ante los juegos sexuales de nuestros hijos

Cómo actuar ante los juegos sexuales de nuestros hijos

Pedro, de 6 años, se acerca a su amigo Luis, que tiene la misma edad, y le dice: “Vamos a sacarnos los weenies”. Luis pregunta: “¿Qué es eso?” y Pedro le contesta: “Tu pilín”; entonces ambos ríen con complicidad. Cuando empiezan a bajarse el pantalón comparten una pequeña carcajada y cada quien muestra su pene, moviéndolo y haciendo caras chistosas. En ese momento, Pedro le dice a Luis, sosteniendo su pene con ambas manos: “Ahora chúpalo”. En ese momento entra la mamá de Pedro y, al escuchar la frase y observar que ambos están con el pantalón abajo, grita: “¡¿Qué hacen?!”. Su cara demuestra susto, enojo, confusión y vergüenza. Ellos se suben el pantalón inmediatamente y se voltean a ver; las risas de juego se esfuman en un instante y se quedan congelados observando a la mamá. ¡Pero yo lo vi! ¿O no? La mamá de Pedro no pregunta qué hacen para estar informada, sino para dejarles claro que no está de acuerdo con lo que vio. Está interpretando la escena desde su mundo adulto. Si hiciera la pregunta con auténtica curiosidad, ellos responderían algo como “estamos enseñando y jugando con nuestros penes y como parecen unas salchichas, le dije que lo mordiera”. Evidentemente, no es el escenario porque los niños leyeron el lenguaje no verbal de la mamá y se dieron cuenta

leer más

;

Mejor no apliques la ley del hielo

Mejor no apliques la ley del hielo

El silencio a veces cumple la función de castigo. Dejar de hablar a alguien es una salida a la que muchas personas acuden para “expresar” su enojo, su inconformidad o sus reproches. ¿Qué tan eficaz es este método para superar un problema o lograr que alguien cambie? ¿Qué significa la decisión de evitar las palabras cuando hay un rencor que arde? Establecer un diálogo con alguien no es fácil, en especial si hay un conflicto que no parece tener vías de solución. Pero si en lugar de abordar el tema directamente lo que se hace es dejar de hablar al otro, lo único que se logra es agregar una tensión adicional. A la disputa no resuelta se suma un limbo que puede llegar a ser una verdadera incubadora de veneno. Muchos, sin embargo, en el fondo no tienen interés en resolver el conflicto mediante el diálogo. Lo que desean es que el otro se someta a su propio punto de vista. Entonces utilizan el silencio como castigo, para que el otro se doblegue. Finalmente, se trata de una actitud infantil y lo peor es que no resuelve nada. Eso sí, proporciona una gratificación egoísta. Lee también ¿Cuándo es momento de ir con el psicólogo? Las razones para castigar con el silencio Hay todo tipo de argumentos para defender la idea

leer más

;

15 necesidades emocionales de tu hijo en las que debes poner toda tu atención

15 necesidades emocionales de tu hijo en las que debes poner toda tu atención

Rafael Guerrero El ser humano tiene la enorme facilidad de convertir deseos (lo que quiero) en necesidades (lo que necesito). No es nada infrecuente escuchar comentarios del tipo “necesito casarme para ser feliz”, “es imprescindible para mí poder hacer un viaje a India” o “sin mi café de la mañana no soy nadie”. Aunque nos cueste creerlo, todo esto son cosas de las que disfrutamos pero que no son necesarias para la supervivencia del ser humano. Es por ello por lo que es importante que entendamos la diferencia que existe entre necesidades y deseos. Podemos decir que las necesidades son básicas para la supervivencia de cualquier ser humano. Las necesidades se ubican en la base de la famosa pirámide que describió Abraham Maslow, donde encontramos, además de las necesidades fisiológicas como la alimentación, la hidratación y el descanso, las necesidades emocionales o afectivas. De este tipo de necesidades hablaremos con detenimiento más adelante. Por otro lado, los deseos no son necesarios para nuestra supervivencia. Pueden ser cosas que ansiamos o nos motivan, pero su no consecución no pone en riesgo nuestra vida. Veamos un ejemplo. Yo puedo desear fervientemente que me toque la lotería. Es más, puedo fantasear o imaginar qué haría con ese dinero. Pero el hecho de que no me toque la lotería no implica que mi supervivencia esté en riesgo. En

leer más

;

El lado positivo de los berrinches

El lado positivo de los berrinches

Cuando hablamos de los berrinches o rabietas en los niños, casi siempre es desde su aspecto negativo. Estamos acostumbrados a consultar información y buscar consejos para evitarlas, o bien, para saber cómo reaccionar ante ellas. Sin embargo, pocas veces nos preocupamos por entender las razones de fondo y, por lo tanto, no nos damos la oportunidad de saber que es necesario que nuestros hijos hagan berrinches o rabietas. La parte positiva de los berrinches A partir de los 2 años, los niños entran en una fase de oposición sistemática y terquedad. Es justo a esta edad cuando empiezan los tan temidos berrinches, momento en el cual los padres buscamos rápidamente técnicas para evitar que se produzcan. Sin embargo, más que buscar remedios para evitarlas o minimizar sus efectos, deberíamos empezar por entender por qué se producen y verlas como una oportunidad para educar emocionalmente a nuestros hijos, para que entiendan los límites y desarrollen habilidades sociales que necesitarán en un futuro no muy lejano. Los berrinches son normales, necesarios e indicadores de un correcto desarrollo de nuestros hijos entre los 2 y 5 años, solo es importante tratarlos de un modo diferente según la edad de cada niño. Las rabietas según la edad de los niños En un niño de 2 años, los berrinches son parte de su formación y del desarrollo de su

leer más

;

7 acciones clave para la felicidad de nuestros hijos

7 acciones clave para la felicidad de nuestros hijos

Katie Hurley, escritora y psicoterapeuta de niños y adolescentes, colaboradora en Practical Parenting, Moonfrye, Clomid and Cabernet y allParenting, identifica 7 acciones clave para la felicidad de nuestros hijos que queremos compartir con ustedes. Establece (y respeta) una hora para comer Puede no parecer tan importante a simple vista, pero cuando un niño tiene hambre y no puede hacer nada para saciarla, puede llegar a sentirse muy mal y reflejarlo en su conducta. Las rutinas hacen que los niños se sientan seguros y tranquilos. Además, mantener un ritmo en sus comidas es importante para su desarrollo. Ayúdalo a que duerma bien Como papás puede ser que nos guste desvelarnos. Tal vez tengamos esa costumbre desde tiempo atrás, incluso. Sin embargo, es muy importante respetar los ciclos de sueño de nuestros hijos, ya que ellos necesitan descansar en forma adecuada y contar con la energía necesaria para tener un buen rendimiento escolar y llevar a cabo sus demás actividades. Que tus hijos duerman bien o no es determinante en el humor de toda la familia. Fomenta el juego creativo y espontáneo Los niños siempre se han caracterizado por su imaginación y gran capacidad de asombro. Esto les permite convertir un sillón en una nave espacial cuando se trata de divertirse. Favorece en tus hijos estas virtudes, comunes a todos los niños, dejándolo resolver por sí

leer más

;