Todo lo que aprende cuando le enseñas a pedir perdón

Todo lo que aprende cuando le enseñas a pedir perdón

Todos sabemos, por experiencia propia, lo difícil que es pedir perdón y reconocer los errores. Y a medida que nos hacemos mayores, más difícil es. Sin embargo, la persona que sabe perdonar vive más feliz, sin rencores y sin tantas presiones internas; perdonar se convierte así en una herramienta terapéutica para el alma. Y tan necesaria es para los niños como para los adultos. Pedir perdón de manera consciente y voluntaria ayuda a los niños a: Ser responsables de sus actos Ser respetuosos con los demás Reconocer y cambiar comportamientos negativos Desarrollar habilidades cognitivas Tres consejos para enseñar a los niños a reconocer sus errores y disculparse por ellos: A través de tu ejemplo No solo en las cosas que le atañen a él, sino como principio de vida en tu familia. En tu relación con tus hijos y con tu pareja. Con tus amigos, en el supermercado o en el pediatra. Reconocer los errores y disculparte por ellos si es que afectan a los demás debe ser un principio de vida y no solo una estrategia educativa. “Perdona hijo, he llegado tarde a recogerte; lo siento. Intentaré no volver a hacerlo”. Haz que reflexione en vez de obligarlo Tu hijo debe darse cuenta de lo sucedido. No des por sentado que un niño tan pequeño entiende que su amigo llora porque le

leer más

;

Tú también puedes educar sin golpes

Tú también puedes educar sin golpes

Por Patricia de la Fuente A lo largo de la historia se había creído que los padres deben ejercer autoridad sobre los hijos para obtener resultados traducidos en obediencia y buen comportamiento. Sin embargo, la Disciplina Positiva es un método educativo que propone tratar a los niños con respeto y amor. Actitudes que parecieran simples en el trato con los niños pueden traerles grandes beneficios relacionados con sus habilidades sociales, y también tienen que ver con valores. Referirse a ellos con respeto y amor se vera reflejado en aspectos como: Autoestima sana Seguridad Respeto a los demás Estos son algunos aspectos clave de esta herramienta, también conocida como “crianza respetuosa”, y que todos los papás pueden llevar a cabo: El eje rector de la disciplina positiva son los valores. Educar a un pequeño consciente del respeto a los demás lo facultará para comprender que sus padres buscan su bienestar y para entender que al educarlo buscan lo mejor para él. En la Disciplina Positiva se ofrecen al niño opciones para decidir sobre las diferentes circunstancias a las que se enfrenta. De esta forma, él será consciente de que es responsable de sus actos y decisiones. Además, este tipo de acciones contribuye a que sean seguros de sí mismos. Al ofrecer distintas opciones a los pequeños, es necesario hacerles saber las

leer más

;

La edad de las mordidas y la importancia de entender este comportamiento

La edad de las mordidas y la importancia de entender este comportamiento

Por Patricia de la Fuente Cuando nuestros pequeños acuden a la estancia infantil o al preescolar, es común que sufran o protagonicen casos de mordidas a otros pequeños. Para atenderlos y controlarlos es necesario entender en primer lugar a qué se deben. La explicación de las mordidas en los niños depende de su edad, así como de las circunstancias en las que suceden. Cuando se trata de mordidas de bebés o antes de los dos años de vida, esto tiene una explicación relacionada con su desarrollo y crecimiento. En muchas ocasiones, la mordida es el reflejo de buscar el alivio a las molestias de la dentición. Tomemos en cuenta también que, al encontrarse en la etapa oral, exploran a través de la boca; es así como conocen texturas, formas y temperaturas, por lo que la causa de las mordidas puede ser una reacción ante su curiosidad. Los bebés no vinculan la mordida con el dolor ajeno, por lo que, incluso, puede significar una muestra de cariño. Es importante que los papás enseñemos, mediante el ejemplo, a través de besos, caricias y abrazos. A partir del primer año, las mordidas pueden ser utilizadas como una herramienta de comunicación para expresar enojo, frustración e incluso para llamar la atención. En ocasiones es utilizada como señal de dominio sobre otros niños. Es común

leer más

;

¿Por qué en Japón los niños no hacen berrinches?

¿Por qué en Japón los niños no hacen berrinches?

Si piensas en Japón, ¿qué cosas te vienen a la cabeza? Es posible que el sushi, el karaoke, Murakami o las bonitas pagodas que decoran los valles; incluso en su gente, siempre ejemplo de educación y civismo. ¿Te viene a la cabeza la imagen de un niño japonés con una rabieta monumental? ¿O la de un niño tirando el papel de la merienda al suelo? La realidad es que es altamente improbable que lo veas, y todo ello es debido a su educación. ¿Qué hacen los padres y educadores japoneses para conseguir que sus hijos sean tan obedientes y educados? Por qué los niños japoneses son tan educados La educación japonesa ha sido puesta como ejemplo durante años, si bien es cierto que cada vez tiene más detractores. Y es que sus universidades ya no son lo que eran, su nivel educativo de inglés no está a la altura, comienzan a tener problemas de bullying en las aulas y las nuevas generaciones tienden a alejarse de las antiguas tradiciones. Sin embargo, y pese a que ya no es ese milagro educativo de antaño, sigue habiendo una gran diferencia entre la conducta de los niños japoneses y la de los demás. ¿Por qué? Estas son las diferencias: En la escuela no solo se estudian las materias lectivas, hay un espacio importante para aprender sobre las

leer más

;

La importancia de establecer límites a los niños

La importancia de establecer límites a los niños

Los límites y reglas ayudan a establecer un orden para que todos funcionemos mejor, además de regular la vida cotidiana y evitar conflictos. Un niño feliz es un niño que necesita sentirse seguro y protegido, y para ello necesita límites y reglas. La palabra “límite” tiene que ver con el borde, con el término o final de algo; con un “hasta aquí es conveniente”. En cuanto a la educación del niño, establecer límites es decirle hasta dónde puede llegar, qué tiene permitido hacer y qué no. Los límites le dan al niño contención, seguridad y protección para enfrentarse al mundo. Establecer límites y mantener la disciplina no es sinónimo de autoritarismo. No se trata solo de castigar al niño para que haga lo que los adultos quieren, sino que abarcan muchos otros aspectos, ya que se crean capacidades o habilidades respetando sus características individuales; además se fomentan valores como el respeto, la tolerancia y la responsabilidad; por eso los límites y reglas no solo son importantes para la infancia sino para la vida adulta. Estos son algunos ejemplos de momentos en la vida del niño en los que se establecen reglas y límites: Límite de usos En su afán por tocar, probar, mover, tirar, levantar… hay acciones que los papás deben restringir debido al riesgo de que se lastime él

leer más

;

Las 4 C fundamentales para establecer límites con tus hijos

Las 4 C fundamentales para establecer límites con tus hijos

Xóchitl González Muñoz Cuando los papás me preguntan cómo pueden establecer límites, siempre les sugiero empezar por aplicar la regla de las cuatro ces. La llamé así porque resume los componentes básicos para poder establecer límites eficazmente. Primera: claridad   Para establecer límites con tus hijos es fundamental que tengas claras las reglas del juego; que definas bien qué se vale y qué no se vale hacer y decir en casa. Si tú, como mamá, no tienes claras las reglas, ¿te imaginas lo confundido que puede llegar a estar tu hijo? Segunda: comunicación Ya que tengas claras las reglas, lo que sigue es saber cómo comunicárselas a tu hijo. Procura ser amigable, breve, congruente y clara (nuevamente la importancia de la claridad). Cumplir con todas estas condiciones puede no ser tarea fácil, pero ten por seguro que es posible, además de necesaria. Tercera: consecuencias cumplibles Uno de los errores más comunes al querer establecer límites es amenazar con consecuencias que, llegado el momento, les resulta imposible cumplir. Cuando los niños se dan cuenta de esto, terminan por desmotivándose y dejan de esforzarse.  Cuarta: congruencia Ten presente que tu hijo te observa todo el tiempo. Evita hacer todo aquello que le has prohibido hacer por tratarse de algo incorrecto. Esto no solo lo confundiría, sino que te haría perder autoridad moral

leer más

;