¿Hasta qué edad puede un niño aprender a esperar su turno?

¿Hasta qué edad puede un niño aprender a esperar su turno?

Una reciente investigación observó que no es sino hasta los 5 años de edad que los niños aprenden a respetar turnos. Los resultados sugieren que los seres humanos están adaptados para pensar estratégicamente de formas que mantengan relaciones cooperativas a largo plazo y que están ausentes en sus parientes más cercanos, los chimpancés. En la investigación, los niños de 5 años adoptaron una estrategia de toma de turnos más efectivamente que sus contrapartes más jóvenes, sugiriendo que la habilidad emerge al madurar las habilidades cognitivas de los niños. La habilidad de tomar turnos para asegurar beneficios futuros es una conducta social fundamental y estratégica que expande el rango de conductas cooperativas exhibidas por los humanos. De acuerdo con Alicia Melis, autora principal de este estudio, publicado en Psychological Science, esto habilita a las personas a cooperar aunque tengan intereses en conflicto, o cuando competirían entre ellos de otra forma, como cuando los padres se turnan para recoger a los niños de la escuela o los conductores hacen lo propio para entrar a una calle o autopista. Lee también No le des la tablet para que se entretenga… ¡juega con él! Para investigar las habilidades para tomar turnos de niños y chimpancés, Melis y sus colegas idearon un experimento que involucró recompensas ubicadas en bandejas especialmente diseñadas. Cada par de participantes tenía que

leer más

;

No le des la tablet para que se entretenga… ¡juega con él!

No le des la tablet para que se entretenga… ¡juega con él!

Xóchitl González Muñoz Una situación con la que nos enfrentamos constantemente en Psicología para Niños, cuando recomendamos a los papás pasar más tiempo con sus hijos, y sobre todo que jueguen con ellos, es que no saben cómo hacerlo. A los papás y mamás de hoy, no solo se les dificulta hacerse un espacio en la agenda para pasar tiempo de calidad con sus hijos, sino que, cuando cuentan con él, no saben cómo aprovecharlo porque se han olvidado de la importancia de saber cómo asumir una actitud lúdica, lo cual es verdaderamente lamentable. Cuando los papás logran asumir esta actitud y ponen de su parte la mejor disposición para jugar, no solo aumenta muchísimo la posibilidad de que padres e hijos pasen un muy buen momento juntos, sino que mejore enormemente su conexión emocional. Además, hay que tomar en cuenta que, al jugar, los niños desarrollan un sinfín de habilidades cognitivas, emocionales y sociales (entre otras), lo cual termina siendo una pieza clave en su desarrollo.   Lee también Tus hijos aprenden jugando. Otro aspecto que es muy importante destacar al hablar del juego entre padres e hijos, es que, para el niño, este tipo de espacios representan una gran oportunidad de ver a sus papás como iguales y mejorar esa relación tú a tú, que es fundamental. En

leer más

;

Orienta a tu hijo para que tenga relaciones sanas y constructivas

Orienta a tu hijo para que tenga relaciones sanas y constructivas

Xóchitl González Muñoz Para la mayoría de los papás, la escuela es el lugar al que sus hijos van a aprender Matemáticas, Biología, idiomas… y sí, claro que son importantes las calificaciones, sin embargo, debes saber que la escuela le aporta a tu peque otras cosas igual  de valiosas, como la posibilidad de empezar a tener su propia vida social. En diciembre de 2015, el psiquiatra Robert Waldinger dio a conocer algunos resultados preliminares de un estudio interesantísimo, auspiciado por la Universidad de Har­vard, cuyo propósito era descubrir qué es lo que más le da felicidad a la gente. ¿Imaginas cuál fue uno de los principales hallazgos? Esta investigación se considera espe­cial porque inició en 1938 y lleva ya más de 75 años de trabajo, durante los cuales se han analizado tres generaciones consecutivas. Y sí, imaginaste bien: hasta ahora, la principal conclusión es que no hay nada más importante para alcanzar la felicidad y tener una vida saludable, que gozar de relaciones humanas sanas y constructivas. ¿Lo sabías? Y, de ser así, ¿qué has hecho para ayudar a tus hijos a que tengan este tipo de relaciones con los demás? Te recomendamos también Quiénes son los niños más populares en la escuela La necesidad de ser aceptados Para Abraham Maslow, uno de los principales exponentes de la psi­cología humanista,

leer más

;

¿Qué es un perro de terapia y por qué puede ser tan efectivo con los niños?

¿Qué es un perro de terapia y por qué puede ser tan efectivo con los niños?

Se le llama así porque es un perro entrenado para integrarse en programas educativos o terapéuticos y fungir como herramienta de apoyo, dado su efecto altamente seductivo, especialmente para los niños. El término adecuado es “facilitador”, ya que ayuda a establecer una buena relación entre el niño (o paciente) y el terapeuta. Para el niño, encontrarse en un ambiente agradable, en el que tiene la oportunidad de interactuar con un perro manso y dispuesto, significa sentirse seguro y con la confianza necesaria para expresar sus emociones, pues vivirá esta experiencia como algo placentero que deseará repetir.   La presencia del perro ayuda al niño a disminuir su resistencia al dolor y al estrés, además de aumentar su tolerancia al esfuerzo y a permanecer en  las actividades. Hay niños que muy pronto quieren salir de una sesión tradicional, pero con la presencia de un perro aumenta el tiempo considerablemente. Un perro también ayuda a desarrollar la empatía, ya que evoca necesidades primarias, como es el hecho de querer cuidar al perro. Además atrae fácilmente la atención del niño y es fácil que lo saque del ensimismamiento o de una situación traumática en la que pueda encontrarse. Este tipo de sesiones tienen un carácter lúdico y produce una excitación positiva en los pacientes.   Un perro de terapia facilita que el niño

leer más

;

Juegos de roles: aprendiendo con la imaginación

Juegos de roles: aprendiendo con la imaginación

Xóchitl González Muñoz Cuando los niños tienen entre tres y seis años de edad, viven una etapa que se caracteriza, entre otras cosas, por el fuerte predominio del pensamiento mágico. ¿Esto qué significa? Que su razonamiento se basa, en buena medida, en lo que dictan sus emociones y su imaginación. Esto ocurre debido a que su cerebro apenas está en proceso de maduración y, aunque muchos rasgos del pensamiento mágico prevalecen en la vida adulta, es durante esta etapa del desarrollo cuando ejercen una mayor influencia en el pensamiento y en la manera de actuar de las personas. Éstas son algunas características del pensamiento mágico, que fácilmente podrías identificar en un niño entre los 3 y 6 años de edad (aunque no solo pueden estar presentes en esta edad, como ya se mencionaba): Las coincidencias suelen ser entendidas como causalidades (“Ganó mi equipo porque me puse mi playera de la suerte”) Se atribuye tal poder a los deseos, que existe la seguridad de que pueden materializarse (“Voy a desear con todas mis fuerzas que a mi papá le vaya bien en el trabajo”) Muchas veces es difícil distinguir entre la realidad y la fantasía (“Me da miedo que haya un monstruo debajo de la cama”) Ya te imaginarás que, como ocurre con cada etapa del desarrollo, ésta tiene sus riesgos,

leer más

;

Tus hijos aprenden jugando

Tus hijos aprenden jugando

A través del juego, los niños expresan muchas de sus necesidades y resuelven sus conflictos, ya que es su mejor forma de comunicarse y de aprender. Además, al jugar imitan el comportamiento de los adultos, lo que les ayuda a desarrollar el lenguaje y otros tipos de comunicación, así como sus habilidades sociales. Piensa en cómo son los juguetes para bebés: generalmente son muy coloridos, a veces emiten sonidos y, obviamente, todos buscan ser divertidos, para que el niño pueda entretenerse horas con él. Y es que, entre más entretenido resulte el juguete, más será el tiempo que el peque juegue con él, propiciando que se dé un  mayor aprendizaje.  Cuando el aprendizaje se da de manera lúdica se promueve el crecimiento y desarrollo del área cognitiva, es decir, la capacidad del niño para tomar conciencia respecto a su entorno. Entre más desarrolle un niño esta capacidad, mejor podrá comprender y resolver diferentes tipos de problemas.  Por lo anterior, los psicólogos especialistas en aprendizaje utilizan la llamada terapia de juego para que el niño reconozca, experimente, exprese y aprenda, liberando sentimientos y frustraciones, y reduciendo la ansiedad y el estrés. Algunas ventajas de aprender jugando  El juego permite la expresión corporal y de movimiento El primer medio de comunicación que tenemos desde bebés es el contacto físico con mamá y papá. Es a

leer más

;