¿Te gustó? Compártelo

Todos sabemos que existe un método conocido como “Montessori”, y que hay escuelas que lo adoptan en menor o mayor medida. Sin embargo, pocos saben realmente en qué consiste y por qué podría ser una buena opción en la educación de los hijos. Para que conozcas un poco más sobre esta filosofía, te compartimos estos once puntos esenciales, de acuerdo con una mamá Montessori.   




1. Se basa en las enseñanzas de María Montessori (1870-1952)
Médica, profesora, filósofa y antropóloga, tenía una visión claramente progresista sobre la infancia, lo que la hace destacar como una mujer adelantada a su tiempo. Por lo mismo, sus libros siguen vigentes y tienen una gran relevancia hasta nuestros días. Si quieres leer algo sobre ella, aquí puedes descargar El niño: el secreto de la infancia, una buena lectura para empezar a conocer su filosofía.

2. Parte de respetar el ritmo de aprendizaje y desarrollo de cada niño
De acuerdo con la filosofía Montessori, cada niño tiene diferentes necesidades y habilidades, independientemente de su edad. Los maestros y papás Montessori estudian la teoría del desarrollo infantil (por ejemplo, períodos sensibles) y se aseguran de que en casa o en el aula existan actividades y expectativas acordes a su nivel de desarrollo.

3. Hay mucha observación
Para María Montessori, un niño tiene mucho que enseñarnos sobre los procesos de aprendizaje. Al observar de cerca, es posible modificar las lecciones y materiales que se están utilizando, con el fin de que correspondan mejor a las características particulares de cada niño. Se intenta anticipar lo que el niño va a necesitar a continuación y asegurarse de que tal experiencia esté disponible para cuando el niño esté listo para explorar el tema o la habilidad. A esto se le conoce como “seguir al niño”.




4. El ambiente en sí es el mejor maestro
Por eso se pone especial atención en crear atmósferas óptimas. En vez de determinar qué y cuándo debe aprender un niño, se diseñan las aulas (o el espacio en casa) de manera que se ajuste a las necesidades del niño, que propicie experiencias ricas, en las que exista una combinación de belleza y orden. Aunque esto muchas veces requiere de un gran esfuerzo, la recompensa aparece cuando el niño realmente encuentra inspiración para aprender.

5. Se modela la gracia y la cortesía(buenos modales)
La mejor manera de enseñar buenos modales a los niños es tratarlo como se desea ser tratado. Se usan voces tranquilas en el momento de la enseñanza y siempre se habla con respeto, de acuerdo con los sentimientos de los niños. También se emplean movimientos tranquilos y se hace un manejo cuidadoso de los objetos. Por otro lado, se sabe que los niños observan constantemente a sus papás y maestros, para imitar sus conductas y actitudes, incluso cuando no son conscientes de ello.

6. Una lección es una forma de arte
Para llamar la atención de un niño de entre 3 y 6 años, por ejemplo, las maestras procuran hablar muy poco durante la lección, además de cuidar que sus movimientos sean lentos y armónicos. Esto le permite al niño concentrarse en las acciones y recordar detalles que muy probablemente olvidaría si no se pusiera especial cuidado en estos aspectos.

7. Se reconoce a cada niño como individuo único
Esto significa que no todos dominarán los mismos conceptos ni tendrán los mismos intereses, por ejemplo. Se reconoce esta singularidad y se da la oportunidad a cada niño de desarrollarse a su propio ritmo. Además, se actúa de acuerdo con la idea de que el aprendizaje es un proceso natural, que se lleva a cabo de manera espontánea. Cuando se deposita la confianza en un niño, generalmente termina sorprendiendo la cantidad de aprendizaje que tiene lugar a partir de la interacción del niño con su mundo.




8. No usamos recompensas y castigos
De acuerdo con la filosofía Montessori, cada niño está en camino de desarrollar la autodisciplina; por este motivo, las recompensas deben ser intrínsecas, en vez de imponerse externamente. Cuando un niño se porta mal, primero se examinan las razones por las que el niño tiene tal o cual comportamiento: ¿está cansado? ¿Está sobrestimulado? Tal vez solo esté sobrepasando los límites para ver qué pasa (lo que es parte de su aprendizaje). Posteriormente, se analiza si un cambio en el ambiente previamente preparado ayudaría a que cambie su conducta o si sería necesario enseñar ciertas habilidades de problema-resolución para prevenir otro conflicto. Nunca se le avergüenza ni se le humilla frente a compañeros o adultos. Se intenta ayudar al niño a que comprenda el comportamiento apropiado en un contexto social de una manera suave y firme.

9. Los niños aprenden mejor cuando son libres de moverse
Los niños tienen derechos físicos y no deberían estar limitados a escritorios. Se les debe permitir moverse en su entorno, visitar el baño con la frecuencia que deseen y trabajar sentados o de pie, según prefieran. Se pretende enseñar a los niños a respetar sus cuerpos y controlar sus movimientos; esta libertad ayuda a su cerebro a aprender de manera más efectiva. Es importante aclarar que aunque se alienta esta independencia, también se enseña respeto por los demás. La libertad de nadie debe interferir en el derecho de otro a concentrarse.

10. Los materiales(o juguetes) con los que trabaja un niño son fundamentales para su desarrollo
María Montessori desarrolló y seleccionó materiales específicos para el aprendizaje que se consideran clásicos, y esenciales para un aula Montessori. Anímate a echar un vistazo a la torre rosa, el alfabeto móvil o las perlas doradas, como ejemplo de materiales Montessori.

11. Se tiene la convicción de que la educación puede mejorar el mundo
Quienes siguen la filosofía Montessori se asumen como defensores de la paz y consideran a los niños como representantes de una “brillante y nueva esperanza para la humanidad”. Consideran que su trabajo como educadores, guiando a los niños hacia la autosuficiencia y la compasión, será determinante en el futuro del planeta. Cómo sea el trato a los niños desde bebés va a impactar en nuestra civilización una vez que crezcan y sean tomadores de decisiones.

Fuente: www.mammymontessori.com

¿Te gustó? Compártelo