¿Te gustó? Compártelo

El pasado 3 de junio, Claudia Sheinbaum, jefa de gobierno de la Ciudad de México, dio a conocer la iniciativa de que en las escuelas de educación básica de la capital mexicana se utilice un uniforme neutro. Esto significa que ahora los niños y niñas tienen la posibilidad de elegir, indistintamente, entre usar pantalón o falda como parte de su uniforme.




Mientras que la jefa de gobierno planteó esta acción como una medida para promover la inclusión y equidad social, lo cual parece algo muy positivo, hubo sectores de la sociedad que se manifestaron inconformes ante este anuncio. Un ejemplo de esto es el caso de la Unión Nacional de Padres de Familia (UNPF). “Nadie llega a la definición plena de su identidad hasta que no alcanza la madurez… entonces, si después de los 18 años se quiere poner falda, adelante, pero no en los niveles de educación básica”, comentó a la prensa el presidente nacional de esta institución, Leonardo García, quien añadió, además, que se trataba de una medida para disfrazar la ideología de género y el día de mañana “tener a niños disfrazados de niñas”.

Consideramos importante citar las palabras de Leonardo García debido a que hemos percibido que muchos papás tienen inquietudes similares. Algunos, incluso, nos han buscado para pedirnos recomendaciones sobre cómo manejar este tema en casa, con sus hijos.

Ante esta situación, decidimos buscar a Ana Isabel Hernández, psicóloga, terapeuta y educadora de la sexualidad, para que nos compartiera su punto de vista. De acuerdo con la especialista, es absolutamente comprensible que a algunos papás les haya causado desconcierto esta noticia, pues implica un cambio de paradigma, y eso siempre provoca este tipo de reacciones. Pero, ¿qué hacer ante ello?




¿Cómo abordar este tema en casa?

1.Lo primero es informarse bien, no solo sobre lo que realmente plantea la iniciativa, sino sobre la realidad de los supuestos riesgos que trae consigo. Para empezar, Ana Isabel nos comparte tres conceptos fundamentales:

Identidad de género
Percepción que cada individuo tiene de sí mismo, sobre su cuerpo y los rasgos físicos que presente. Puede o no corresponder con el sexo determinado al nacer, está más bien vinculada al género (masculino y femenino). Corresponde a cómo se siente cada persona.

Rol sexual
Comportamiento, intereses, actitudes, habilidades y características de acuerdo con el género y lo que la cultura considere apropiado

Expresión de género
Cómo mostramos nuestro género al mundo: a través de nuestro nombre, de cómo nos vestimos, nos comportamos, interactuamos, etcétera.

De acuerdo con la especialista, medidas como la que adoptó el gobierno de la Ciudad de México no tienen un impacto en la identidad de género, como preocupa a muchos papás. Algo similar ocurre con niños que juegan con muñecas o niñas a las que les gusta el futbol, por ejemplo. La cuestión es que hay actividades que tradicional y erróneamente se han asociado con un género en específico, pero que de ninguna manera determinan ni alteran la identidad ni orientación sexual del individuo. En otras palabras, la libertad de elegir cómo entretenerse o cómo vestirse no modifica la percepción que la persona tiene sobre su cuerpo ni su identidad sexual, solo favorece su expresión de género. 

2.Una vez que cuentes con la información suficiente, define una postura frente al tema que no tenga que ver con bandos políticos. Es muy importante que lo hagas desde la empatía y el respeto por quien es, piensa y actúa diferente. Olvídate de lo que hayas visto en la televisión o en internet y enfócate en tu familia. Date cuenta de que tienes una gran oportunidad de fomentar, con tu ejemplo, una cultura de respeto en casa. ¡No la desperdicies!




3.Si tu hijo piensa que de hoy en adelante estará obligado a usar falda, aclárale que esto no es cierto y que es un asunto de elección.

4.Aprovecha la situación para hablar con tu hijo sobre cómo cada persona tiene una forma de pensar propia, y eso está bien. Hazle ver lo importante que es el respeto hacia las distintas maneras de pensar, aunque no sean iguales a la nuestra, para vivir armónicamente en comunidad. Una buena idea para hacer esta reflexión más divertida es contarle que hay países como Grecia, Irlanda, Escocia o Indonesia, en los que los varones han utilizado faldas como parte de su vestimenta, de manera tradicional. Incluso pueden investigar juntos algo de estas culturas para enriquecer la experiencia.

¿Te gustó? Compártelo