¿Te gustó? Compártelo

Xóchitl González Muñoz

Mucho se ha hablado sobre los inconvenientes de que un niño pase demasiado tiempo frente a algún dispositivo electrónico, sea tableta, teléfono celular o computadora, sobre todo si es menor de 12 años.

Entre las principales consecuencias a las que se hace referencia están: posible retraso en el desarrollo, déficit de atención y de memoria, problemas cognitivos, disminución de la capacidad para autorregularse, depresión, trastornos de vinculación y propensión a problemas de sobrepeso; además, por supuesto, de que puede convertirse en una adicción, como cualquier comportamiento que se lleve a cabo de manera compulsiva.




Si tienes hijos pequeños, te recomiendo investigar sobre este asunto para que puedas tomar la mejor decisión respecto a las reglas que consideres establecer en cuanto al uso de estos dispositivos. Ten por seguro que esta información te resultará útil, no solo para asumir una postura con tus hijos, sino contigo mismo y la forma en que estás haciendo uso de estas herramientas.

Lee también ¿Por qué como adulto no debes participar en el Cheese Challenge?

Momo Challenge
Pero, aun cuando no quería dejar de mencionar estos riesgos, esta vez quiero enfocarme, específicamente, en algo que de un tiempo para acá se ha vuelto particularmente preocupante: los ya famosos retos que se han vuelto tendencia y consisten, básicamente, en provocar a la gente a hacer cosas que ponen en riesgo su integridad, su reputación o la vida propia o de alguien más.

Uno de los retos más recientes –y escalofriantes–, es el Momo Challenge (Reto Momo), que, según se ha dicho, incita a los niños a realizar actos de bullying y, en casos extremos, a atentar contra su propia vida o la de alguien más.

Si alguna vez has visto una foto de este personaje, sabrás que puede ser bastante aterradora, sobre todo para los niños. Pero… ¿sabes de dónde salió?




Momo es una escultura del artista japonés, Keisuke Aisawa, llamada originalmente “Mother Bird”, que representa a una mujer con patas de ave, y se dio a conocer en Vanilla Gallery, un museo de Tokio, en el año 2016. ¿A quién se le ocurrió crear el Momo Challenge y utilizar esta imagen para hacerlo más terrorífico? Hasta donde sé, esa información no se ha hecho pública.

Lo que sí se ha dado a conocer es que hay indicios para pensar que este reto podría haber terminado con la vida de niños en Argentina, India y Estados Unidos. Se sabe también que se difunde a través de WhatsApp, vía por la que las posibles víctimas reciben un mensaje en el que se les solicita guardar el número emisor (+1 423 301 1674). Al hacerlo, el usuario automáticamente permite la instalación de un programa malicioso (malware) que da acceso a su información personal, permitiéndole a quien está detrás de todo esto, estudiar a la víctima para luego chantajearla y pedirle que realice actos contra otras personas o contra sí mismas.

Como verás, es algo preocupante que nos exige tomar algunas medidas de precaución. Por eso, si tienes hijos pequeños, te invito a tomar en cuenta estas cuatro recomendaciones: 

  1. Define permisos según su edad y madurez

Internet es una representación de la realidad. Esto significa que, además de darnos acceso a todo tipo de información valiosa, y a muchas formas distintas de entretenimiento, entre muchas otras cosas, también puede llevarnos hacia información engañosa o ponernos en distintas situaciones de riesgo. Y si esto aplica con cualquier persona, cuando nos referirnos específicamente a niños, todo es mucho más delicado.

Lee también ¿Cómo formar hijos emocionalmente sanos?

Por lo anterior, y pensando en la seguridad de tu hijo, es fundamental que establezcas las condiciones en que le vas a permitir acceso a internet, según su edad y madurez, así como asegurarte de que éstas se cumplan.

No le permitas navegar por internet sin tu supervisión. Asegúrate de estar al tanto de los sitios que visita y de los contenidos por los que se interesa, y no dejes de revisar el historial. Finalmente, busca alguna herramienta de control parental que sea efectiva y reduzca al mínimo los riesgos.




  1. Anticipa los hechos

Si crees que no es necesario hacer nada hasta que tu hijo se vea involucrado directamente en un problema de este tipo, ten en cuenta que si esto llega a ocurrir, la reacción podría venir demasiado tarde. Además, estos temas se vuelven de dominio público de un momento a otro, así que tu hijo podría verse afectado con el solo hecho de que le llegue la noticia en forma de rumor, ya que podría generarle miedo y ansiedad. 

  1. Infórmate y explícale

Abordar el tema con tu hijo te va a permitir:
+ Darle la información necesaria para que no desarrolle miedos infundados. Desmiente cualquier idea errónea que pueda tener sobre el tema, y explícale cómo funciona el reto. Así podrá tener la seguridad de que, con lo que sabe, no caería en el engaño.
+ Transmitirle la seguridad de que estás ahí para apoyarlo y que cuenta con el amor que le das. Esto le dará la confianza que necesita, no solo para poder estar tranquilo, sino para recurrir a ti ante cualquier problema que le toque enfrentar en el futuro. 

  1. Busca formar redes de apoyo

Ponte en contacto con otros padres de familia y con autoridades de la escuela para proponerles crear una red de apoyo y abrir espacios para aclarar dudas y dar a los niños el acompañamiento emocional que necesitan. Se trata de reforzar este mensaje: “nada malo va a pasar si todos estamos aquí para apoyarnos”.

Por último, toma en cuenta que los niños más susceptibles a este tipo de retos, tienden a presentar las siguientes características:  

  • Tienen problemas de autoestima
  • Poseen pocas habilidades sociales y de vinculación
  • Reciben poca atención y supervisión de sus padres

Sobre la autora
Xóchitl González Muñoz es directora y fundadora de Psicología para Niños desde 2006. Desde 2002 ha diseñado e implementado diplomados, talleres y conferencias para padres, maestros y profesionales de la salud sobre temas como inteligencia emocional, manejo conductual y pautas de la evaluación diagnóstica, entre otros. Es autora de dos libros digitales: ¿Cómo formar hijos emocionalmente sanos? y ¿Por qué mi hijo no me hace caso? Además, ha colaborado con artículos sobre psicología infantil en diversas publicaciones.

 

 

¿Te gustó? Compártelo