Seis de cada diez padres y madres no dedican ni dos horas a la semana a jugar con sus hijos, aun cuando prácticamente tres de cada cuatro admiten saber lo importante que es y que al menos ocho de cada diez consideran el juego infantil un excelente plan que también les reporta cosas positivas a ellos. Así se desprende del estudio Juega con ellos realizado por la empresa juguetera Famosa para analizar el juego en familia.

Según una encuesta realizada a 500 padres, dos de cada tres son conscientes de que no dedican el tiempo suficiente a jugar con sus hijos. Pero cuando lo hacen, un 54% afirma sentirse más comunicativo con ellos y un 39% afirma sentirse “como un niño nuevo”. Además, cuatro de cada diez encuestados creen que jugar con sus hijos les ayuda a conocerse mejor a ellos mismos y hace que afloren sentimientos positivos, y el 50% afirma que jugando con los niños ha hallado soluciones que luego ha podido aplicar en otros ámbitos de su vida. No obstante, el 18% vive el juego con sus hijos como una obligación, un 4% reconoce sentirse desorientado porque no sabe cómo jugar, un 1.8% admite que se impacienta por terminar, y un 1,4% lo considera aburrido.

La psicóloga Alicia Banderas, que ha colaborado en la iniciativa de Famosa desarrollando el decálogo Juega con ellos, asegura que “los adultos todavía seguimos creyendo que jugar juntos es más importante para los niños que para nosotros como padres, pero nos sorprenderíamos si supiéramos los beneficios que nos aporta jugar”, como mejorar el dominio de las emociones, reducir el estrés, ganar flexibilidad mental y vitalidad… Banderas ofrece una serie de consejos para promover el juego infantil y familiar en casa: re­crear situaciones imaginarias, facilitar el cambio de roles y meterse en la piel de los personajes, dar ideas para usar los juguetes de diferentes maneras, contar historias inventando finales, romper con los juegos estereotipados…

De acuerdo con Xóchitl González Muñoz, directora de Psicología para Niños, otro aspecto que es muy importante destacar al hablar del juego entre padres e hijos, es que, “para el niño, este tipo de espacios representan una gran oportunidad de ver a sus papás como iguales y mejorar esa relación tú a tú, que es fundamental. En muchos otros momentos, a los papás les toca jugar el papel de autoridad o, simplemente, están comportándose como adultos. En cambio, al jugar, el adulto se permite aniñarse, lo que trae consigo un efecto muy benéfico en los niños y en la relación misma”.

Aquí algunas recomendaciones de la psicóloga para aprovechar mejor los momentos de juego:

  • Es importante dar tiempo de calidad, así que… ¡olvídate del celular cuando estés con tu hijo!
  • Permítete expresar emociones y motiva a tu hijo a expresar lo que está sintiendo.
  • Dale reconocimiento lúdico: “Me gustó que hayas ayudado a tu hermano”. “¡Muy bien, esperaste tu turno!”. “Contribuiste a que nadie se sintiera mal, te felicito”.
  • Evita anteponer tus intereses y gustos a los de tu hijo.
  • Si se te dificulta asumir una actitud lúdica para entrar de lleno en el juego, solo observa a tu hijo, él podría ser tu mejor maestro.
  • No te dejes influir por estereotipos: hay niñas a las que les gusta jugar con carritos y niños a los que les gusta jugar con muñecas. Déjalos elegir.
  • Aprovecha para fomentar en él valores como el respeto y la tolerancia a la frustración. Como somos en el juego somos en la vida, así que empieza por poner el ejemplo con tu actitud.
  • Opta por juguetes que no contengan materiales tóxicos y correspondan a la edad y madurez de tu hijo.

Con información de: www.lavanguardia.com

Notas relacionadas