Una reciente investigación observó que no es sino hasta los 5 años de edad que los niños aprenden a respetar turnos. Los resultados sugieren que los seres humanos están adaptados para pensar estratégicamente de formas que mantengan relaciones cooperativas a largo plazo y que están ausentes en sus parientes más cercanos, los chimpancés.




En la investigación, los niños de 5 años adoptaron una estrategia de toma de turnos más efectivamente que sus contrapartes más jóvenes, sugiriendo que la habilidad emerge al madurar las habilidades cognitivas de los niños.

La habilidad de tomar turnos para asegurar beneficios futuros es una conducta social fundamental y estratégica que expande el rango de conductas cooperativas exhibidas por los humanos. De acuerdo con Alicia Melis, autora principal de este estudio, publicado en Psychological Science, esto habilita a las personas a cooperar aunque tengan intereses en conflicto, o cuando competirían entre ellos de otra forma, como cuando los padres se turnan para recoger a los niños de la escuela o los conductores hacen lo propio para entrar a una calle o autopista.

Lee también No le des la tablet para que se entretenga… ¡juega con él!

Para investigar las habilidades para tomar turnos de niños y chimpancés, Melis y sus colegas idearon un experimento que involucró recompensas ubicadas en bandejas especialmente diseñadas. Cada par de participantes tenía que trabajar en conjunto para jalar las bandejas y poder alcanzar la recompensa. Es importante resaltar que al jalar una sola bandeja se perdía la recompensa de la otra bandeja.




Los resultados mostraron que los niños de 5 años pudieron acceder a las recompensas un 99.5% de las veces, mientras que los niños de 3.5 años solo tuvieron éxito en un 62.3% de las pruebas. Los niños de 5 años también tomaban turnos con más frecuencia que los de 3.5 años y la frecuencia aumentaba al completar más pruebas.

Los datos muestran que, aunque algunas de las parejas de niños más pequeños desarrollaron estrategias de toma de turnos, les tomó tiempo hacerlo, además de que algunos de ellos nunca resolvieron el conflicto de interés.

Melis concluye: “Aunque los niños pequeños son animados a tomar turnos en diferentes situaciones, incluyendo en interacciones con adultos y cuando comparten recursos con otros niños, nuestros hallazgos muestran que solo a la edad de 5 años adquieren la capacidad de tomar turnos espontáneamente para resolver un conflicto de interés”.

Fuente: Psypost

Notas relacionadas