Desde temprana edad, los niños muestran interés por sus iguales y establecen relaciones significativas con ellos. De hecho, en la primera infancia las relaciones entre pares son esenciales para la adaptación psicosocial. Ya sea que se establezcan durante las actividades grupales o por amistades díadicas (entre 2 individuos), este tipo de relaciones juega un papel muy importante en el desarrollo de los niños, ayudándolos a manejar nuevas habilidades sociales y a acceder a las normas sociales y más procesos involucrados en las relaciones interpersonales. Este tema es de particular interés en estos días, ya que un número creciente de niños está expuesto a sus iguales, incluso antes de entrar al colegio, en establecimientos preescolares. A más tardar a los cuatro años, la mayor parte de los niños son capaces de hacer nuevas amistades y saber qué compañeros les agradan o desagradan.




Los niños construyen su identidad a partir de los demás. Buscan figuras positivas a quienes imitar y no siempre conciben a los adultos de su entorno inmediato como ejemplos a seguir.

En una encuesta realizada en 2017 por LEXIA, se preguntó a niños y niñas de entre seis y doce años, qué hace que un niño o niña sea popular en su escuela. Estas fueron las respuestas:

  • Su comportamiento 57%
  • Las cosas que hace 47%
  • Que sea inteligente / aplicado 36%
  • Que esté / vista a la moda 21%
  • Lo que tiene 18%
  • Su apariencia 19%
  • Que practique deportes 14%
  • Por los juguetes que tenga 11%

En general, los niños que son considerados populares son los más amigables, que hacen cosas divertidas, se visten bien y muestran más actitud de ayudar a los demás; que aprueban a los otros, prestan atención y dan cariño a sus compañeros, además de que acceden con gusto a sus peticiones. Los menos populares, en cambio, son los que continuamente se niegan a colaborar, tienden a ignorar a los demás, los ridiculizan o los amenazan. También son impopulares los mandones, los prepotentes, quienes se portan mal, quienes contaminan y quienes no son considerados un buen ejemplo a seguir.

Lee también Orienta a tu hijo para que tenga relaciones sociales sanas y constructivas.

Los iguales juegan un papel importante en la vida de los niños, mucho antes de lo que pudiéramos siquiera imaginar. Los niños que son competentes con sus pares en una edad temprana, y aquéllos que muestran conductas prosociales, son especialmente propensos a ser aceptados por sus iguales. En cambio, los niños agresivos a menudo son rechazados. Sin duda, en la medida en que los niños pasan más tiempo interactuando con sus pares, más tienen oportunidades de socializar, estimulando o eliminando comportamientos específicos, mediante el modelaje o la creación de normas que guíen sus comportamientos.

Para la elaboración de esta nota, contamos con la valiosa colaboración de LEXIA Insights Solutions.

 


Consultoría en mercadotecnia y comunicación, especializada en dar soluciones estratégicas basadas en insights. LEXIA Insights Solutions reúne a profesionales en comunicación, mercadotecnia, antropología y psicología.

 

Notas relacionadas