Por Patricia de la Fuente

Lo primero que debemos aclarar es que no es hasta los seis, siete años cuando los niños logran concebir la idea de que la muerte es algo irreversible. Por eso debes ser muy cuidadoso al abordar el tema, ya que un mal manejo del mismo podría generarle temores y llevarlo a un estado de ansiedad innecesario. Ante todo, ten en cuenta que la orientación que le des, debe ser acorde con su edad.

Te comparto algunas recomendaciones para introducir a los pequeños en este tema:

  1. Tomar en cuenta su edad. A pesar de que la muerte es un hecho cotidiano que experimentan a través de la televisión, el internet, los videojuegos o por situaciones de la vida cotidiana, es necesario que, como papás, abordemos el tema con ellos para evitar que tengan ideas erróneas al respecto y aprendan a concebirla como una parte del ciclo de la vida.
  2. El tanatólogo Arturo Albín menciona que el dolor que genera la pérdida de un ser querido es una situación a la que cualquier ser humano se enfrentará tarde o temprano, por lo que “es importante que los niños aprendan que la vida está hecha de todos los sentimientos: alegría, dolor, tristeza”, lo que los prepara para las situaciones de la vida.
  3. La explicación que se les dé debe corresponder también con tus creencias o la religión que practiques. Sin embargo, es importante explicarles con metáforas sencillas de entender. Se pueden utilizar como ejemplo la vida de los animales y las plantas para mencionarles que la muerte se da cuando una persona ha perdido sus funciones vitales.
  4. Una vez que logran procesar la trascendencia de la muerte, a algunos niños suele entristecer o causarles conflicto al preguntarse qué pasa con las personas después de la muerte. Al explicar esto, debes recalcar la idea que a nuestros seres queridos que ya murieron, los recordamos siempre con amor.
  5. Arturo Albín, especialista en superación del dolor emocional, menciona que la comunicación sana ayuda a los niños a normalizar los sentimientos que genera el tema de la muerte. Por lo que es conveniente platicar con ellos y demostrarles que nos los juzgaremos por sus sentimientos, sino que los apoyaremos para superar cualquier miedo o inseguridad.
  6. Cuando los niños son muy pequeños se les puede hablar de los antepasados, los bisabuelos o tatarabuelos que algún día vivieron y fueron los papás de sus abuelos. Explícales que ellos ya no están más aquí porque todas las personas tenemos un tiempo para vivir y el tiempo de ellos se acabó; de ellos nos queda ahora el recuerdo y algunas fotografías.
  7. Asociar la muerte con eufemismos como un sueño puede llegar a confundir a un niño e incluso causarle temores, de ahí que es necesario explicarles que morir es perder toda capacidad de moverse, hablar, comer, caminar, etcétera. Cuando se experimenta la muerte de un ser querido, es importante que sean sus papás quienes le comuniquen y expliquen, pues de esa forma él se sentirá protegido.

La explicación de la muerte a los niños pequeños puede ser complementada con cuentos o películas acordes con su edad. Es importante observar su reacción y no dejarlos con dudas para evitar que se formen ideas erróneas sobre este tema. 


Sobre la autora
Especialista en Desarrollo Infantil con más de 40 años de experiencia. Directora general y fundadora de SEDI, Servicios Educativos para el Desarrollo Infantil. www.sedi.edu.mx

Notas relacionadas