Cuando un niño logra adueñarse de su aprendizaje, encontrando un vínculo entre sus descubrimientos y su entorno, logra desarrollar de mejor manera diversas habilidades, actitudes y valores. Además, el juego también fomenta la colaboración entre pares, favorece el pensamiento crítico, la resolución de problemas y la creatividad.

Por eso es tan importante que, como maestro, tomes en cuenta lo siguiente:

  1. Utiliza el juego como herramienta de aprendizaje en el salón de clases
  2. Fomenta la exploración y el descubrimiento
  3. Sonríe y mantén el buen humor
  4. Implementa estrategias creativas que estimulen a tus alumnos
  5. Busca siempre momentos para sorprenderlos
  6. Aprende a identificar qué es lo que quieren tus alumnos, cómo se sienten y cómo puedes mantenerlos motivados
  7. Promueve la integración y las buenas relaciones interpersonales
  8. Participa activamente en las actividades de tus alumnos
  9. Valora el libre aprendizaje y las experiencias educativas que se dan fuera del salón de clase.

Las recomendaciones anteriores forman parte de una interesante propuesta pedagógica elaborada por Papalote Museo del Niño, en colaboración con McGraw Hill Education, en la que invitan a los maestros a utilizar los recursos educativos que propone el Museo para enriquecer la experiencia en el aula, a partir de la vinculación curricular SEP- PAPALOTE que pueden encontrar en sus exhibiciones.

El programa está tan bien hecho y es tan amigable, que el maestro solo debe seleccionar el nivel educativo, el grado y la asignatura en la que desea trabajar, y obtendrá toda la información que necesita: las distintas exhibiciones que puede escoger, los objetivos a cumplir, algunas sugerencias de actividades a realizar, las competencias a favorecer, así como el aprendizaje que se busca desarrollar, entre otras cosas.

Para saber más sobre las ventajas que ofrece este programa, da clic aquí.

Notas relacionadas