Xóchitl González Muñoz

Llevo casi 15 años desempeñándome como psicóloga infantil y, junto con el tema de los berrinches y la conducta en general, el del sexo es uno de los que más inquietudes generan en los papás. Y es que, para muchos, éste sigue siendo un tema tabú sobre el que les da pena hablar. Éstas son algunas de las preguntas sobre sexualidad que con mayor frecuencia me han venido haciendo los papás:

¿Cuándo y cómo debo empezar a hablar sobre sexo con mi hijo?
Generalmente, mi respuesta va en el sentido de que siempre será buen momento para hablar sobre este tema, sobre todo si entendemos que la sexualidad no solo está en los genitales, ni siquiera en el cuerpo, sino en la manera en que nos sentimos siendo hombres o mujeres, y en la manera en que nos comportamos desde nuestra feminidad o masculinidad. Cuando papá o mamá hablan con su hijo sobre cómo se sienten portando cierta ropa o utilizando determinado juguete, por mencionar solo un par de ejemplos, están, de alguna manera, hablando sobre asuntos relacionados con su sexualidad. Entender el tema con tal amplitud puede ser más importante de lo que parece si intentamos ser una buena guía para nuestros hijos en lo que a educación sexual se refiere, ya que hablar sobre sexo con nuestros hijos no es apartar una o dos horas, en un momento dado, para intentar darles una explicación que vaya de principio a fin. Además, esta forma de actuar puede generar tensión en ambas partes. En realidad, de lo que se trata es de estar ahí, cerca, para hablar sobre el tema en cualquier momento que sea necesario.




Otra importante recomendación es no dejar preguntas sin responder, y hacerlo en el momento, preferentemente. De otra manera, lo más probable es que el niño busque por otro lado la información que nosotros no le estamos dando, lo que implica un claro riesgo de que encuentre respuestas incorrectas o inapropiadas para su edad. Si tu hijo te hace una pregunta sobre el tema, ese es el momento de hablar con él; no después.

Descarga el libro ¿Cómo formar hijos emocionalmente sanos?, una herramienta de gran ayuda en la crianza.

¿Cómo puedo iniciar una conversación sobre sexualidad?
Una buena manera de empezar, es sondear qué tanta información tiene nuestro hijo, e invitarlo a que él mismo exprese lo que sabe, cree saber o quisiera saber. Preguntas como: “¿a qué te refieres con…?” o “¿por qué dices que…?”, pueden ser muy útiles para identificar nuestro punto de partida. También es importante que hables con naturalidad, nombrando cada cosa por su nombre, para que tu hijo te sienta cómodo hablando del tema. 

¿Es mejor que los papás hablen con los niños y las mamás con las niñas?
No, es igual. De hecho, lo ideal sería mejor que ambos padres tocaran el tema. Si por alguna razón esto no es posible, el criterio para decidir quién empieza podría estar en función de quien se sienta más seguro y con mayor confianza para ello. Esto puede servir para abrir camino a quien se le dificulte un poquito más. 

Y si nunca hablo sobre sexualidad con mi hijo, ¿qué puede pasar?
El principal riesgo es que los niños carezcan de un acompañamiento emocional en el tema y no logren integrar adecuadamente la información que de cualquier manera van a recibir.

Los niños están expuestos a este tema desde muy pequeños, principalmente en estos tiempos en los que cuentan con acceso ilimitado a internet (o a amigos que lo tienen). Es cierto que también la escuela les da información al respecto, pero es importante entender que aquí se está cumpliendo con otra función, pues se trata de una educación formal. Insisto: son los papás los responsables de dar un acompañamiento emocional a sus hijos, de darles la certeza de que ellos, como papás, son la fuente más confiable, no solo de información, sino de apoyo. Recuerden: este es un trabajo que se realiza día con día, no “el gran día”, como era común anteriormente. 

Y si no hablé oportunamente con mis hijos sobre sexo, ¿qué puedo hacer?
Intenta hacerlo ahora, es mejor “tarde” que nunca. Recuerda cómo hiciste para tratar otro tipo de temas: así como le enseñaste a comportarse en la mesa, en casa de la abuela o con sus amigos, puedes enseñarle y acompañarlo en su educación sexual.  

Lee también Masturbación en niños… como hurgarse la nariz

9 consejos prácticos para hablar sobre sexo con tus hijos
1. Infórmate con tiempo para poder tratar el tema adecuadamente llegado el momento

2. Cuando toques el tema llama a los genitales por su nombre y con toda naturalidad, como haces con cualquier otra parte del cuerpo
3. Antes de responder cualquier duda que tenga tu hijo, explora qué quiere saber exactamente, con preguntas como: “¿Y tú qué piensas?” “¿Por qué crees que sea así?”. Eso te ayudará a entender mejor sus necesidades y su nivel de información.
4. Dale confianza para que se acerque a ti ante cualquier duda y no busque respuestas con personas que no sean las indicadas.
5. Usa palabras sencillas y evita ser sarcástico, evadir el tema, ponerles apodos a los genitales, caer en nerviosismo (es muy importante transmitir seguridad) y mentir.
6. No te espantes: es normal que los niños toquen sus partes íntimas y lo disfruten. Enséñale que no es malo pero debe hacerlo en privado y cuidando la higiene.
7. Adecúa la información según su edad. Lo que necesita saber un niño de 5 años es distinto a lo que necesita saber uno de 10.
8. No solo hay que hablarles sobre la etapa por la que están pasando sino por la que van a pasar en un futuro inmediato para que estén preparados.
9. Puedes usar material didáctico con ilustraciones que complementen la información pero asegurarte de que vaya acorde con su edad y nivel de comprensión.


Sobre la autora
Xóchitl González Muñoz es directora y fundadora de Psicología para Niños desde 2006. Desde 2002 ha diseñado e implementado talleres y conferencias para padres, maestros y profesionales de la salud sobre temas como inteligencia emocional, manejo conductual y pautas de la evaluación diagnóstica, entre otros. Es autora del libro ¿Cómo formar hijos emocionalmente sanos?, y ha colaborado con artículos de opinión en diversas publicaciones. Escribe mensualmente sobre paternidad y crianza para la Revista del Consumidor.

Notas relacionadas