Merab Govea

Como papás, casi siempre estamos pensando en infinidad de cosas para hacer de nuestros hijos personas competentes: clases de idiomas, actividades deportivas, educación artística… todo esto con el fin de prepararlos lo mejor posible para lo que venga el día de mañana.




El compromiso que tenemos con nuestros hijos se refleja en su crecimiento personal, profesional y humano, sin embargo, si observamos bien el rompecabezas, la pieza más importante siempre vamos a ser nosotros, los papás. Sin nuestra energía, entrega y ganas, ellos difícilmente podrían salir adelante. Por eso resulta de gran importancia que cuidemos de nosotros mismos, y así poder estar en las mejores condiciones para ayudarlos a crecer sanos física y emocionalmente. Bajo esta perspectiva, te invito a que te hagas las siguientes preguntas: ¿estás cuidando bien de ti mismo? ¿De  tu cuerpo? ¿De tu salud?  

Para disfrutar lo que hacemos y el tiempo que pasamos en familia, es necesario estar libres de estrés, ansiedad y preocupaciones. Si, como adultos, no procuramos nuestro propio bienestar, lo más probable es que terminemos irritándonos fácilmente, e influyamos negativamente en el ambiente de casa, específicamente con nuestros hijos. Por eso, si queremos estar ahí para ellos, primero debemos estar ahí para nosotros mismos.

Adquiere aquí el libro digital ¿Cómo formar hijos emocionalmente sanos?

Muestra interés por ti
Muchas personas creen erróneamente que ponerse en primer lugar es señal de egoísmo, sin embargo, esto no siempre es así. La idea de ponernos en primer lugar tiene como objetivo sentirnos saludables, hacer ejercicio, visitar al doctor para un chequeo general, trabajar en lo que nos gusta, contar con un pasatiempo y todo lo indispensable para sentirnos plenos y, así, poder beneficiar a los que nos rodean. 

Pon en práctica el decir ¡sí!
Es hora de empezar a decir sí a las cosas que realmente queremos hacer, ya sea en pareja, con las amigas o solos. Sal a divertirte de vez en cuando, lee un libro tomando un café, ve la película que te gusta, recorre un museo o lugares que disfrutas. Date permiso de hacer esas cosas que te hacen sentir bien. 

Descansa
Descansar no es una opción, es un requisito indispensable para la buena salud, para liberarnos del mal genio y para evitar explotar por todo cada cinco minutos. Tómate un tiempo para descansar y relajarte, cada persona tiene un significado diferente de lo que es el descanso pero, en lo general, nos referimos a permitirle al cuerpo recuperarse del ajetreo diario.  

Aunque en el día a día parezca difícil encontrar espacio para descansar o hacer lo que tanto nos gusta, dejemos atrás la idea de que entre más ocupados andemos con nuestros hijos, mejores papás seremos. ¡No, no es así! La realidad es que seremos mejores papás entre menos ansiosos, estresados e infelices seamos, pues todo eso que sintamos se los transmitiremos a nuestros hijos. Enseñemos a nuestros hijos que todo tiene un tiempo y un espacio, y que estar saludables es un estilo de vida favorable por nosotros mismos y para las personas que amamos. 

Merab Govea es psicóloga egresada de la UNAM. Desde hace ocho años trabaja con niños que tienen TDAH, hiperactividad y Síndrome de Asperger. Actualmente forma parte de un proyecto que permitirá detectar qué técnicas de enseñanza mejoran el desempeño escolar de niños y jóvenes. Actualmente, forma parte del equipo editorial de Psicología para Niños.
 

Notas relacionadas