Xóchitl González

Aunque para los niños la Navidad es una época mágica, es importante cuidar que esa magia tenga un efecto positivo y no genere una sensación de vacío por no poder tener el juguete más grande, más caro o más popular.




¿Estamos de acuerdo en que siempre va a haber un regalo mejor que otro? ¿En que no siempre es posible que los niños reciban lo que quieren? Bien, entonces es muy importante que los niños vivan esta época desde una perspectiva realista y vivan la magia de la Navidad plenamente.

Cuida que esa magia ayude a tu peque a apreciar, valorar y disfrutar sus regalos. ¿Cómo puedes hacerlo? Evitando darle demasiados. Cuando los niños reciben muchos regalos, se les dificulta valorarlos y disfrutarlos. Y es que, aunque el exceso nos da una satisfacción aparente, con el tiempo nos damos cuenta de que esa felicidad era pasajera y termina convirtiéndose en un sentimiento de insatisfacción. ¿Se han dado cuenta? Bueno, pues con los niños ocurre exactamente lo mismo.

Descarga el libro ¿Cómo formar hijos emocionalmente sanos?, una herramienta de gran ayuda en la crianza.

Dale a tu peque la oportunidad de experimentar felicidad a largo plazo enseñándole a ser empático y ayudándolo a sentir que es un mejor niño. ¿Cómo puedes lograr esto? Fomentando en él la generosidad. Explícale cuál es el sentido de dar algo por el simple hecho de compartir felicidad, sin esperar nada a cambio. Una buena idea es que le regale un juguete a otro niño, que no tenga las mismas oportunidades que él. Pueden elegir uno suyo que todavía esté en buen estado o romper la alcancía para ir juntos a comprar algo. ¡Ya verás cómo se emociona al envolver el regalo y escribirle algo lindo!

Otra cosa que pueden hacer es comprar tarjetas navideñas para mandar a amigos y familiares, e incluso un video si a ti y a tu peque se les da la tecnología. Lo importante es que este tipo de actividades lo conecten emocionalmente con sus seres queridos. Ya verás que se pondrá muy contento cada vez que reciba una llamada de agradecimiento.

Otra idea es preparar galletas juntos. Las de jengibre, por ejemplo, son sencillas de hacer y a los niños les encantan. Su autoestima se elevará cada vez que alguien las pruebe y les cuente que él las preparó.

Aprovecha cada situación para inculcarle valores positivos, dale la oportunidad de sentir felicidad plena, de valorar y agradecer. Espero que esta información les sea útil para ayudarle a su peque a vivir una Navidad llena de amor.

¡Les deseo a todos que pasen una muy feliz Navidad!

 

Sobre la autora
Directora y fundadora de Psicología para Niños desde 2006. Desde 2002 ha diseñado e implementado talleres para padres, maestros y profesionales de la salud sobre temas como inteligencia emocional, manejo conductual y pautas de la evaluación diagnóstica, entre otros. Es especialista en la detección y tratamiento de TDAH, e instructora de visión extraocular: desarrollo mental y de la conciencia.

Notas relacionadas