Las parejas que crían a los niños juntos y comparten la responsabilidad de su cuidado de manera equitativa son más felices, de acuerdo con un nuevo estudio.

Los investigadores encuestaron a casi 500 parejas a lo largo de Estados Unidos que estaban casadas o vivían juntas, sobre la forma en que dividían la responsabilidad de cuidar a los niños (como jugar y hacer cumplir las reglas), además de conocer su nivel de satisfacción sobre su relación y vida sexual.

Los investigadores encontraron que la mayoría de las personas encuestadas –73% de las mujeres y 80% de los hombres– reportaron que dividían equitativamente el cuidado de los hijos con sus parejas. Entre el resto de las mujeres, 24% dijo que ellas hacían la mayor parte del trabajo. Del resto de los hombres, cerca del 10% dijo que asumían la mayor parte de las responsabilidades y otro 10% dijo que era su pareja quien lo hacía.

“Fue definitivamente interesante que muchas parejas vieran su división de labores como iguales”, dijo Daniel L. Carlson, profesor asistente de sociología en Georgia State University y autor principal del estudio.

Los investigadores descubrieron que las parejas que reportaron dividirse las responsabilidades de crianza también reportaron los niveles más altos de satisfacción sobre su relación e intimidad sexual, y el menor nivel de peleas. “Estar satisfecho es un fuerte indicador de la estabilidad de la relación, así que estas cosas son un buen presagio para (las parejas que) se queden juntos”, dijo Carlson.

Descarga el libro ¿Cómo formar hijos emocionalmente sanos?, una herramienta de gran ayuda en la crianza.

Por otro lado, las parejas en las que la mujer realizaba la mayoría o toda la labor de crianza reportaron la menor satisfacción y el mayor nivel de conflicto en la relación. La minoría de las parejas en las que el hombre se llevaba la carga del trabajo reportaron un nivel intermedio de satisfacción.

Parte de los motivos por los que el estudio encontró un nivel tan alto de padres cooperativos podría ser porque la encuesta preguntó por tareas –jugar, elogiar, crear y hacer cumplir reglas– que los hombres están más inclinados a hacer, dijo Carlson. No es claro si los hombres también realizaban tareas como cocinar y limpiar para los niños, dijo.

Parte de la investigación sugiere, sin embargo, que las mujeres y hombres podrían estar dividiendo las tareas más equitativamente. Un estudio encontró que, si bien las mujeres pasan un poco más de tiempo cada semana en el cuidado de los niños en años recientes (13.7 horas) que en los años sesenta (10.5), los hombres están aportando muchas más horas ahora (7.2) que antes (2.5).    

Es difícil saber si la tendencia continuará al punto que las mujeres y hombres inviertan aproximadamente la misma cantidad de tiempo en el cuidado de los hijos, dijo Margaret L. Usdansky, profesora investigadora asociada de estudios de la familia y los niños de la Universidad Syracuse. Hay evidencia que el progreso se ha detenido, posiblemente por factores como la desigualdad salarial.    

En general, las parejas que son más igualitarios en sus responsabilidades de cuidado infantil tienden a tener mejores relaciones, dijo Usdansky. “No todos quieren compartir, pero la mayoría de las parejas necesitan dos entradas de dinero, no es una elección, y cuando dos personas trabajan, entonces creo que en la mayoría de los casos las parejas estarán más felices cuando se comparte más los distintos tipos de trabajo”, incluyendo cuidar a los niños y a la casa.            

El presente estudio encontró que las parejas que compartían el cuidado de los hijos equitativamente no necesariamente pasaban más tiempo juntos. “Es plausible que puedas tener un impacto positivo en la satisfacción [en la relación] sin tener que cambiar la cantidad de tiempo que pasan juntas las parejas”, dijo Usdansky, quien no fue parte del presente estudio. “Ellos podrían estar pasando más tiempo juntos disfrutando (uno al otro) y menos de ese tiempo planeando y calendarizando lo que harán mañana”, dijo.

Fuente: www.cnnexpansion.com

Notas relacionadas