¿Te gustó? Compártelo

Para muchos papás, formar niños respetuosos y disciplinados sigue siendo sinónimo de aplicar mano dura. En algunos casos, incluso, justifican las agresiones físicas o psicológicas, pensando que solo así un niño será capaz de reconocer la autoridad y entender una lección. 




Sin embargo, lo que en realidad les estamos enseñando a nuestros hijos cuando recurrimos a un golpe es precisamente eso: que en la vida, las cosas deben solucionarse a golpes. 

Por tal motivo, les sugerimos ver el siguiente video sobre la importancia de establecer límites sin agresiones, no solo para hacer valer la disciplina, sino para hacer que nuestros hijos se sientan seguros y protegidos. 

Descarga el libro ¿Cómo formar hijos emocionalmente sanos?, una herramienta de gran ayuda en la crianza.

¿Te gustó? Compártelo