por Anaid Jiménez del Río

Nuestra comida ha cambiado drásticamente en las últimas décadas. Hoy en día, los pasillos del supermercado están llenos de alimentos procesados, que, muy probablemente, nuestros bisabuelos ni siquiera podrían identificar.




Sin duda, un aspecto que como papá o mamá debes tomar muy en cuenta, es que existen muchos de esos alimentos que pueden influir en la conducta de tus hijos. Por ejemplo, ¿has observado cómo se comporta tu niño después de comer el pastel y dulces en una fiesta? Hiperactividad, irritabilidad, falta de concentración… ¿te son familiares este tipo de conductas? Quizás hayas pensado que se trata simplemente del azúcar, lo cual tiene algo de cierto, pero debes saber que existen otros componentes de la comida que también pueden ser causa de estos efectos.

Resulta revelador, por ejemplo, cómo han crecido, de manera paralela, la cantidad de niños con diagnóstico de Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad (TDAH), y la cantidad de alimentos que contienen ingredientes procesados.

Entre los principales alimentos que pueden afectar la conducta de tu hijo, están los siguientes:

TablaIntolerancias y alergias
Es importante que investigues si tu hijo tiene alguna intolerancia o alergia alimenticia, ya que esto también puede estar influyendo en su conducta. Por ejemplo, la intolerancia al gluten se relaciona con la falta de concentración y afecta el aprendizaje en niños con autismo. En algunas ocasiones, niños con TDAH pueden tener intolerancia a los salicilatos (tomates, aceitunas, peras frutos secos, chicle, entre otros), lo que también causa irritabilidad e inquietud.

¿Qué se puede hacer al respecto?
Aunque es difícil evitar que tus hijos dejen de comer estos alimentos por completo, es indispensable que la mayoría de las veces coman y tomen:

  • Frutas y verduras (procura que ocupen la mitad de su plato)
  • Alimentos asados o al vapor, no fritos
  • Harinas integrales en vez de refinadas
  • Proteína de buena calidad, como huevo orgánico, carne magra, nueces y pescado
  • Agua natural o mineral con jugo de limón en vez de refrescos y jugos embotellados

Por último, evita en lo posible alimentos con azúcar e ingredientes procesados, como conservadores y colorantes artificiales. Un buen tip es: si no lo conoces y es hasta difícil pronunciar el nombre del ingrediente que vez en la etiqueta, no lo compres.


Sobre la autora
Anaid estudió una licenciatura en Ciencias de la Salud en Melbourne, Australia, y se especializó en Medicina Herbal y Nutricional. Es miembro de la asociación profesional NHAA (National Herbalists Association of Australia) y lleva más de 8 años siendo maestra de Yoga Kundalini y terapeuta en masajes. Si quieres leer y saber más de ella puedes visitar su página o seguirla en Facebook.

 

Notas relacionadas