Tu hijo come de todo, es inteligente, simpático, tiene salud y es bueno en todos los aspectos, hasta que empieza a ir a la escuela y, de repente, sin saber por qué, comienza a tener problemas. No tiene dificultades para adaptarse ni para portarse bien, su problema es simplemente para aprender. Esto no le impide seguir siendo el niño más maravilloso del mundo, pero el problema por el que atraviesa no es poca cosa y es muy importante que lo ayudes.




Cómo afectan los problemas de aprendizaje
Un niño con problemas de aprendizaje puede enfrentar dificultades para leer, para aprender ortografía, para escuchar con atención, para expresarse, para entender conceptos y para hacer operaciones matemáticas. Ojo: tener problemas de aprendizaje no significa tener todas estas dificultades. Las áreas de conflicto varían para cada niño.

Tampoco quiere decir que los niños con problemas de aprendizaje sean flojos o vagos. Lo que ocurre es que sus cerebros procesan la información de distinta forma. Por lo general, los problemas se empiezan a identificar cuando los niños empiezan a ir a la escuela. Cuando las dificultades para aprender se vuelven una constante es importante solicitar una evaluación por parte del colegio para confirmar si el niño tiene o no un problema de aprendizaje.

Generalmente, cuando un niño presenta algún problema de aprendizaje responde a algunas de las siguientes características:

  1. Tiene dificultad para entender, seguir instrucciones y realizar tareas
  2. Tiene dificultad para asimilar y recordar lo que alguien le acaba de decir
  3. Presenta dificultades para leer, deletrear, escribir y hacer operaciones matemáticas
  4. Tiene dificultad para distinguir entre la derecha y la izquierda
  5. Tiene dificultad para identificar las palabras (en algunos casos escriben las letras, palabras o números al revés)
  6. Muestra problemas de coordinación al caminar, practicar deportes e incluso para vestirse o amarrarse las cintas de los zapatos
  7. Tiene dificultad para ubicarse en el tiempo
  8. Tiene dificultad para controlar su irritación o excitación

Si tu hijo presenta al menos una de estas dificultades, nuestra recomendación es que lo comentaras con sus maestros y pidieras su punto de vista. No atender un problema de aprendizaje podría provocarle a tu hijo mayores consecuencias, como el fracaso escolar o la inadaptabilidad social.

Es importante recalcar que solo un especialista puede determinar si los problemas de aprendizaje que presenta tu hijo radican en algún trastorno como dislexia, hiperactividad, autismo, discalculia o algún problema de lenguaje.  

Fuente: www.guiainfantil.com

Notas relacionadas