Merab Govea

Conforme nuestros hijos crecen, aprenden, reconocen y canalizan sus emociones es importante saber qué es lo que hacen con lo que van experimentando frente a las diversas situaciones del día a día. Así como hay niños que socializan fácilmente, cantando, bailando y haciendo cosas graciosas para expresarse, existen niños que se enojan, avientan, gritan, insultan y pegan para mostrar lo que sienten, de acuerdo con su edad y experiencia. Si bien es cierto que no existen emociones “buenas” y “malas”, como papás debemos reconocer cuando algo en nuestro niño se está saliendo de control y está siendo agresivo con otros niños.




Nuestros hijos pueden mostrar actitudes agresivas por distintas razones: imitar al compañerito de clase, la violencia intrafamiliar a la que están expuestos, programas de televisión, películas, videojuegos, etcétera. Honestamente, aunque quisiéramos, nosotros los papás no podemos filtrar por ellos los mensajes agresivos que los rodean, pero sí podemos ayudarles a expresarse de mejor manera y evitar que la agresión se vuelva la base de sus reacciones y se conviertan en niños que golpean.

  1. Revisemos nuestro comportamiento y la manera en la que expresamos lo que sentimos y pensamos
  2.  Enseñemos que la agresión no es la forma correcta para conseguir lo que quieren. Evitemos reforzar de manera positiva sus conductas agresivas y eliminemos el castigo físico
  3. Resolvamos los problemas de una manera creativa, incluso divertida; si nuestros hijos nos ven haciendo determinada acción será más fácil que ellos aprendan a hacerlo
  4. Fomentemos la amabilidad, los buenos modales y el buen trato
  5. Pidamos ayuda en caso de que la situación nos sobrepase. En algunos casos la agresividad es una señal de que nuestro niño enfrenta otros problemas

Sobre la autora
Psicóloga egresada de la UNAM. Desde hace ocho años trabaja con niños que tienen TDAH, hiperactividad y Síndrome de Asperger. Actualmente forma parte de un proyecto que permitirá detectar qué técnicas de enseñanza mejoran el desempeño escolar de niños y jóvenes. Actualmente, forma parte del equipo editorial de Psicología para Niños. 

Notas relacionadas