Aunque para muchos papás se trata de una simple muestra de afecto, la psicóloga infantil Charlotte Reznick advierte que al ser la boca una zona erógena puede ser estimulada con un beso, lo que podría generar confusión en los niños.

Autora del libro El poder de la imaginación de tu hijo: cómo transformar el estrés y la ansiedad en éxito y felicidad, Reznick señala que los niños pueden asociar los besos en la boca con un aspecto sexual o romántico, como ve que ocurre entre sus padres, y después preguntarse qué significa que sus papás hagan lo mismo con él.

Para la psicóloga Sally-Anne McCormack, en cambio, pensar que un beso en la boca puede confundir a un niño es como creer que el bebé podría desconcertarse por el hecho de ser amamantado, y niega que esto pueda llegar a suceder.  

¿Qué dice Xóchitl González, Directora de Psicología para Niños?
Xochitl

Antes de entrar en la polémica respecto a si los niños podrían confundirse sexualmente por ser la boca una zona erógena… incluso antes de considerar la posibilidad de que haya una transmisión de bacterias, yo analizaría la situación desde un punto de vista conductual, es decir, en el impacto que podría tener esta conducta en su entorno. Me explico: si un niño recibe besos en la boca por parte de sus padres, aprenderá que se trata de una manifestación de cariño válida. Lo verá como algo normal y completamente sano. Tanto así, que lo más probable es que lleve a cabo esta misma acción en otros espacios, con gente a la que desea transmitirle un mensaje afectivo, como podría ser un primo, un amigo o sus compañeritos de clase. Y aquí la situación apunta hacia dos posibles puntos de conflicto: si el niño al que besa no tiene esta costumbre en casa, es probable que reaccione de manera negativa ante este contacto, lo que nuevamente nos llevaría a una posible confusión por parte del niño que dio el beso, pues se sentirá rechazado ante una demostración de afecto. Pero la reacción más difícil de enfrentar no sería esa, sino la que podría tener un adulto, es decir, una maestra o un padre de familia que llegue a ver lo ocurrido y probablemente repruebe el acto, dándole –él sí– una connotación sexual. En conclusión: el niño estará aprendiendo en casa algo que fuera de ella podría estar mal visto, y por lo que podría sea juzgado severamente, lo que podría influir negativamente en su forma de entender la sexualidad y generarle una confusión que podría llegar a tener repercusiones serias. 

Notas relacionadas