Todos los papás hacemos un esfuerzo a la hora de decidir qué regalo dar a nuestros hijos, ya sea por Navidad, por su cumpleaños, porque sacó una buena calificación o por puro gusto.

Los gustos de los niños van cambiando conforme crecen y nosotros como papás debemos ser muy observadores si queremos darles un regalo sorpresa que sea de su agrado y al mismo tiempo se ajuste a sus necesidades. Sin embargo, existe un regalo invaluable e insustituible: tú. Así es, el mejor regalo que puede recibir tu hijo en la vida eres tú, tus enseñanzas, y la versión que le muestras a tu hijo de ti, del mundo y de él mismo.




Jill Churchill decía que no existen padres perfectos pero hay un millón de maneras para ser buenos padres. De acuerdo con ello, en este artículo te enumeramos siete regalos que tu hijo agradecerá cuando se convierta en adulto.

R: Reconoce sus talentos

E: Exprésales tu amor

G: Grita lo que te gusta de ellos

A: Ayúdales a tener una buena autoestima

L: Libéralos de expectativas

O: Omite las etiquetas

S: Sé feliz y sonríeles

¿Cómo formar hijos emocionalmente sanos?, una gran ayuda para los papás en la crianza.
  1. Reconoce sus talentos
    Todos los niños son buenos para algo. Cada quien desarrolla diferentes habilidades que le permite ser bueno cantando, dibujando, hablando, escribiendo, jugando futbol, etcétera. A través de la práctica los niños pueden saber lo que les hace sentir mejor y, nosotros como papás, debemos saber reconocer cuando nuestro hijo es bueno en algo para ayudarlo a que lo siga practicando.
  1. Exprésale tu amor
    A todas las personas nos gusta sentirnos amadas. Nos gusta saber que existe en el mundo alguien que nos quiere y nos valora tal cual somos, sin más ni menos. Y nuestros hijos no son la excepción. Para ellos somos lo más valioso y nuestros comentarios son los que más les importan, los que más toman en cuenta. Si enviamos mensajes positivos y amorosos, nuestros hijos se sentirán amados y crecerán seguros, sanos y felices.
  1. Grita lo que te gusta de ellos
    Sí, grítalo. Que tus hijos sepan que eres capaz de reconocer lo que hacen bien. La única manera de que nuestros hijos crean que son responsables, inteligentes y maravillosos, es teniendo a un papá o mamá que se los diga cada vez que pueden.
  1. Ayúdales a tener una buena autoestima
    John Milton decía: “Nada beneficia más al ser humano que su autoestima”. Y es que ésta nos permite sentirnos valiosos, capaces y dignos de ser amados, exitosos y felices. ¡Qué regalazo! ¿ A poco no?  Fomentar una alta autoestima en nuestros pequeños es ayudarles a extender las alas con toda certeza de que en su vuelo funcionarán a la perfección.




  1. Libéralos de expectativas
    Deja que tu hijo sea quien quiera ser, que encuentre su vocación, lo que más ama en la vida. No hay nada más frustrante que tener a un papá que tiene las expectativas de él mismo sobre sus hijos. ¡Libéralos!
  1. Omite las etiquetas
    Cuando tu hijo haga algo mal utiliza un lenguaje temporal, no permanente; esto significa que, en lugar de utilizar expresiones como: “¡Eres un burro por reprobar matemáticas!”, podemos decirle: “Fue un mal examen, debes estudiar más. Dime cómo puedo ayudarte”. Este cambio enseñará al niño que puede equivocarse y que cuenta con sus papás para mejorar.
  1. Se feliz, sonríeles
    La felicidad es el ingrediente que le pone sabor a la vida. Las personas verdaderamente felices no son las que más tienen, sino las que disfrutan lo que tienen porque cada cosa que poseen va en armonía con lo que son. Sonríele a la vida y a tus hijos, las sonrisas son una forma positiva de expresarnos, es un buen recurso para decir “todo va bien” o “todo mejorará, ¡ánimo!”.


Sobre la autora

Merab Govea
Psicóloga egresada de la UNAM. Desde hace ocho años trabaja con niños que tienen TDAH, hiperactividad y Síndrome de Asperger. Actualmente forma parte de un proyecto que permitirá detectar qué técnicas de enseñanza mejoran el desempeño escolar de niños y jóvenes. Actualmente, forma parte del equipo editorial de Psicología para Niños. 

Notas relacionadas