Si tu hijo tiende a ser serio y socializar poco, podría ser por timidez pero también puede que solo sea introvertido. ¿Cuál es la diferencia? Un introvertido disfruta estar a solas. Un tímido, en cambio, no necesariamente desea estar solo, pero se siente inseguro al momento de relacionarse con los demás. No sabe cómo hacerlo, duda y muchas veces prefiere evitarlo.




Imagina a dos niños en el mismo salón de clases. Uno de ellos es tímido, el otro es solo introvertido. Cuando el maestro les pide realizar una actividad en conjunto, el introvertido piensa que preferiría permanecer en su escritorio y leer un libro porque estar con otros niños le resulta estresante. Por otro lado, al tímido le gustaría no tener ningún problema para unirse y participar en esa actividad, pero siente temor de no ser aceptado.

Descarga el libro ¿Cómo formar hijos emocionalmente sanos?, una herramienta de gran ayuda en la crianza.

Entendiendo lo anterior, nos quedará más claro que un niño tímido pueda recibir orientación para vencer su timidez y lograr estar más satisfecho con su forma de ser. Un niño introvertido, en cambio, no necesariamente tiene algo que cambiar, ya que puede no estar a disgusto con esta forma de ser. De hecho, un introvertido podría ser muy hábil socialmente, aun cuando prefiera los grupos pequeños o la soledad.

Si tienes un hijo introvertido, toma en cuenta estos que pueden mejorar tu relación con él:

  1. Respeta sus necesidades de privacidad
  2. Nunca lo avergüences en público
  3. Cada vez que se encuentre en una situación nueva para él, dale tiempo para que observe y se adapte a su manera 
  4. Las personas introvertidas suelen ser más racionales que el promedio, por lo que tienden a pensar más antes de hablar y actuar; no le pidas respuestas inmediatas
  5. No lo interrumpas, eso podría motivarlo a aislarse en exceso
  6. Cuando quieras enseñarle nuevas habilidades procura hacerlo en privado
  7. Si está en tus manos, propicia que encuentre amigos con intereses similares
  8. No lo presiones para hacer un montón de amigos
  9. Respeta su introversión no intentando hacerlo extrovertido (además nunca lo lograrías)

Con información de: superdotados.about.com

Notas relacionadas