Xóchitl González Muñoz

Estar frente a un nuevo ciclo nos da la oportunidad de analizar lo que nos ha dado resultado y lo que podemos mejorar. Para los niños, el regreso a clases es algo muy importante, pues tiene un impacto emocional muy fuerte en ellos, mismo que podemos aprovechar para motivarlos y ayudarlos a plantearse objetivos que los lleven a ser mejores estudiantes y, sobre todo, a estar más contentos yendo a clases.




Al momento de iniciar un nuevo ciclo escolar, los niños experimentan la sensación de ser más grandes, la alegría de estrenar libros, cuadernos, mochila… de cambiar de salón, de conocer a una nueva maestra y en ocasiones de convivir con nuevos compañeros.

Adquiere el libro ¿Cómo formar hijos emocionalmente sanos?, una herramienta de gran ayuda en la crianza.

Esta sensación de “todo es nuevo” y “soy más grande” les permite estar más dispuestos para enfrentar nuevos retos. Lo más probable es que, una semana después de haber regresado a clases, hayan logrado resolver la ansiedad que tenían al principio y estén mejor adaptados al horario y a la dinámica del salón, de manera que éste es el mejor momento de ayudar a tu hijo a plantearse nuevos objetivos escolares, así que toma en cuenta las siguientes recomendaciones para que tu hijo tenga éxito en la escuela: 

  1. Mantén una comunicación constante y saludable con su maestra
    Evita formarte prejuicios por la percepción que tu hijo tenga de ella. Dale información que pueda ayudar a que lo conozca mejor. Ojo: algunas veces las mamás prefieren no dar información por temor a ser juzgadas, sin embargo, los niños proyectan casi todo en la escuela, de manera que si la maestra está informada le será más fácil apoyarlo.
  2. Invita a sus compañeritos a casa
    Observa cómo se desenvuelven, qué temas les interesan, cuál es el rol de tu hijo en el grupo. Esto te ayudará a tener una idea más clara de él.
  3. Establece pequeñas metas que lo mantengan motivado a mejorar
    Sé constante en cuanto a horarios y dinámicas relacionadas con la escuela.
  4. Reconoce sus esfuerzos y logros, no des por hecho que tiene que hacerlo
  5. Detecta sus fortalezas y debilidades académicas
    Ayúdalo a que las identifique y las tenga claras, de esa manera podrá anticiparse y dar un mejor rendimiento académico.
  6. Detecta situaciones que pueden generarle preocupación y ayúdalo a manejarlas
    Los niños están expuestos a muchos cambios emocionales. Por ejemplo, si un niño ya no quiere ser su amigo, si siente que el grupo no lo acepta completamente, si alguien le hace comentarios desagradables… este tipo de situaciones, por simples que parezcan, pueden generan mucha incomodidad en los niños y terminan por obstruir su integración, lo cual impacta negativamente no solo en su aprovechamiento escolar sino en su autoestima.
  7. Mantén una buena relación con las mamás de los compañeros de tu hijo
    Evita estresarte o entrar en conflicto por los comentarios que leas en el chat de mamás del salón o en las pláticas afuera de la escuela.

Sobre la autora
Xóchitl González Muñoz es directora de Psicología para Niños, un centro de atención psicológica para niños y adolescentes en la Ciudad de México. Desde 2002 ha diseñado e implementado talleres y conferencias para padres, maestros y profesionales de la salud sobre temas como inteligencia emocional, manejo conductual y pautas de la evaluación diagnóstica, entre otros. Es autora del libro ¿Cómo formar hijos emocionalmente sanos?, y ha colaborado con artículos de opinión en diversas publicaciones. Escribe mensualmente sobre paternidad y crianza para la Revista del Consumidor.

Notas relacionadas