Hasta hace algunos años, era impensable que los padres fueran “bulleados” por sus hijos; hoy, sin embargo, se ha vuelto más común de lo deseable toparse con niños que manipulan a sus padres, llegando incluso a burlarse de ellos o insultarlos.

Que los niños aprendan a manipular a sus papás, sabiendo que pueden obtener lo que quieran de ellos al agredirlos, es un problema grave, pues significa que cada vez irán ganando más autoridad. Además, su agresividad irá en  aumento mientras sus padres sigan cediendo a sus demandas. Tal vez lo más importante de entender en estos casos, es que son los mismos hijos las principales víctimas (por más que parezca lo contrario), pues alterar de tal manera los roles familiares les impedirá contar con una formación idónea, que los llevará a enfrentar un sinnúmero de situaciones por demás complicadas.  

¿Quiénes son los padres más susceptibles a sufrir bullying por parte de sus hijos?

  1. En primer lugar, aquellos que de niños fueron maltratados por sus propios padres, tal vez haciendo cumplir una disciplina excesivamente estricta. En consecuencia, hoy que se han convertido en padres, son demasiado permisivos por querer darles a sus hijos lo que siempre añoraron de pequeños.
  2. Otro caso es el de aquellos que de niños padecieron una ausencia por parte de los padres, y hoy en día carecen de un modelo parental en el cual basarse para ejercer la paternidad, por lo que tienden a ser más amigos de sus hijos que padres.
Descarga el libro ¿Cómo formar hijos emocionalmente sanos?, una herramienta de gran ayuda en la crianza.

Si te identificas entre este tipo de padres, no pierdas la calma, ya que se trata de un problema que tiene solución, siempre y cuando aprendas a poner límites cuanto antes, y empieces a ejercer la autoridad que te corresponde. Ciertamente, no será fácil aprender a ser otro tipo de papá, por lo que es recomendable buscar la ayuda de un psicólogo especialista, que te ayude a generar esos cambios fundamentales.

Con información de: psychcentral.com

Notas relacionadas