El primer paso para corregir un error es reconocerlo. Por eso queremos compartirte esta información que podría ayudarte a reconocer si estás sobreprotegiendo a tu hijo. ¿Te resultan conductas familiares?

Características de los niños sobreprotegidos:

  • Está acostumbrado a que siempre lo atiendan y hagan todo por él
  • No es servicial, así que nunca se preocupa por ayudar a los demás
  • Necesita que alguien lo ayude con sus tareas
  • Comparado con otros niños de su edad, suele ser el más dependiente
  • Nunca tiene presentes sus responsabilidades, por lo que alguien debe estar recordándoselas
  • Se enoja y reclama cada vez que debe hacer un esfuerzo
  • Es temeroso e inseguro
  • Es atenido y pocas veces muestra iniciativa
  • Se queja constantemente de ser maltratado por otros niños
  • Cuando pide algo lo hace lloriqueando
  • Es poco hábil para solventar retos físicos y mentales
  • Se le dificultan las relaciones sociales y suele quejarse de que los demás lo relegan
  • Le es difícil adaptarse a los cambios
  • Suele actuar de manera caprichosa
  • Tiende a ser poco activo y holgazán
  • Es egocéntrico y muestra poca sensibilidad y empatía hacia los demás
Descarga el libro ¿Cómo formar hijos emocionalmente sanos?, una herramienta de gran ayuda en la crianza.

Si reconoces varias de estas conductas en tu hijo, te sugerimos tomar en cuenta las siguientes recomendaciones: 

  • Motívalo a que se esfuerce para obtener lo que quiere 
  • Si tiene algún problema con un compañero deja que entre ellos mismos arreglen sus diferencias (a menos que la situación realmente exiga la intervención de un adulto)
  • Evita cumplir sus caprichos, sobre todo si lo exige o lo pide lloriqueando 
  • Asígnale responsabilidades de acuerdo con su edad y asegúrate de que las cumpla
  • Ayúdalo a fortalecer su autoestima y seguridad en sí mismo dejando que se enfrente a las adversidades en la medida en que pueda con ellas

 

Con información de: paternidadefectiva.com

Notas relacionadas